6/3/12

• Referentes personales (II): La década de los 70

El 28 de febrero inicié una serie de entradas dedicada a los fotógrafos, libros y revistas que me han gustado a lo largo de mi trayectoria como fotógrafo, para compartir con vosotros autores interesantes que algunos quizás desconozcáis. No se trata de una relación histórica de clásicos de la fotografía ni mucho menos, si no de autores y obras que en un momento determinado fueron mis referentes, aunque a día de hoy es posible que su trabajo pueda verse desfasado.

Es un artículo con muchos enlaces que podéis ir visitando para complementar la información. Lamentablemente, en Internet hay muy poca documentación e imágenes de algunos de los autores de los años 70 y 80 y se hace difícil valorar ahora sus espléndidos o innovadores trabajos. Mis autores favoritos los he destacado con un asterisco *

Para situaros un poco en el momento histórico, incluyo a modo de curiosidad algunas imágenes de los equipos fotográficos utilizados en la época. En esta entrada permitidme asimismo algunos breves apuntes autobiográficos para que entendáis mis inicios y cómo llegué a conocer a estos autores. En capítulos posteriores me centraré más en los fotógrafos.






LOS AÑOS 70


La Asahi Pentax Spotmatic (1964-1976) y sus afamadas ópticas Takumar eran utilizadas en aquella década por muchos profesionales. Fue una de las primeras cámaras en incorporar medición de la luz a través del objetivo.

Mi afición al mundo de la imagen —y por ello entiendo no tan sólo la fotografía, sino también el cine y el dibujo— me viene de pequeño.  Nací en 1958 y tanto mi padre como mi madre hacían fotografías a nivel aficionado y con la llegada de la adolescencia a los cuatro hermanos nos daría por esa afición. Yo la compartí de un modo especial con mi amigo Ignasi Rovira, hoy en día también fotógrafo de viajes. En su casa tenían una ampliadora con la que empecé a descubrir los misterios de la fotografía en blanco y negro. Por otra parte, dos de mis tíos, Jaume y Fernando Sesé, eran aficionados al cine amateur y también me aficioné a rodar en 8 mm.

A inicios de la década de los 70 lo que más me atraía eran las películas de animación y los documentales de la naturaleza realizadas por Walt Disney Studios. Y una película en especial me impactó por su tremenda fuerza visual y despertó en mí el amor por el cine: “2001, una odisea del espacio” del director Stanley Kubrick.



En 1973 Ignasi y yo rodamos una película realizada mediante la técnica del fotograma a fotograma y realizamos algunos pinitos en el mundo de los dibujos animados. Este es el “Making Off” de aquel cortometraje de animación realizado a los 15 años de edad.

Aunque por aquel entonces me interesaba más el cine que la fotografía, en 1974 gané mi primer concurso fotográfico (muy modesto) con esta imagen a la que hoy en día se le pondría el calificativo tan de moda de Street Photography.

Hombre con muletas fotografiando a una niña con una cámara de juguete, La Rambla de Barcelona, 1974
© Oriol Alamany

La pasión por el dibujo, el cine y la fotografía iba pareja con la que sentía por todo tipo de animales. En casa tuve hámsters, renacuajos, ranas, tritones, lagartijas, insectos, pájaros, un gato y un acuario con peces. Pero a mediados de los 70 aprendí que podía salir al campo con unos prismáticos para observar animales salvajes y desde entonces ya no tuve más animales cautivos.

Mis lecturas del momento eran básicamente libros sobre animales: el que más me marcó y releí hasta la saciedad era "El anillo del rey Salomón" (Editorial Labor, 1962) del etólogo y Premio Nobel Konrad Lorenz. (Hoy en día publicado como Hablaba con las bestias, los peces y los pájaros (Fabula (Tusquets)). Desde entonces guardo buen recuerdo de sus historias sobre las grajillas y los peces espinosos, cuyo fascinante comportamiento  no podría fotografiar hasta tres décadas más tarde, como describí en esta entrada del Blog.


Ilustración de Espinoso haciendo su nido en el libro "El anillo del Rey Salomón", 1960

Espinoso macho en celo construyendo su nido, 2008
Canon EOS-1Ds MkII, Canon TS-E 90mm f:2.8, flash, trípode, en un acuario
© Oriol Alamany

Sin cámara fotográfica propia todavía me inclinaba más por el dibujo y me aficioné a los comics. Primero el reportero Tintin, viviendo aventuras alrededor del mundo, y luego el a veces oscuro mundo de los primeros álbumes del detective Gil Pupila, dibujado con maestría por Maurice Tillieux y que descubrí gracias  a la revista Cavall Fort, eran mis referencias.
Tintin en el Tibet, (Hergé, 1960)
Impresionante la fuerza gráfica de algunos de los álbumes de Tintin.


Les cargos du crepuscule" (Tillieux, 1959)
El sórdido ambiente y los planos cinematográficos de las aventuras de Gil Pupila 


Talleres de La Vanguardia en ruinas, Barcelona, 2008
Quizás mi afición por fotografiar oscuros entornos urbanos tenga su origen en la lóbrega atmósfera de algunas de las aventuras de Gil Pupila
Canon Powershot G9 a ISO 100
© Oriol Alamany

En un mundo sin internet las fuentes de información eran pocas. Mi favorita era la hoy en día desaparecida “Librería Francesa” de Barcelona. Allí podía comprar la revista belga Spirou donde aparecían mis dibujantes favoritos Tillieux* y Franquin*.

En un cómic que dibujé en 1974, el protagonista ya iba a fotografiar animales en los Pirineos. ¿Premonitorio? Las cajitas de carretes en color amarillo y rojo son, evidentemente, Kodachrome, las preferidas por los fotógrafos de la naturaleza de aquellos años.
© Oriol Alamany

La revista "La vie des bêtes"

Por aquel entonces en España no existían revistas de naturaleza, pero a aquella misma librería llegaba “La Vie des Bêtes”. Allí descubrí mes a mes los reportajes de fotógrafos franceses como Albert Visage (que cogió un coche y atravesó Africa de norte a sur haciendo fotografías), Jean-Pierre Varin (que siempre hacía montajes raros, como utilizar coches de juguete teledirigidos con cámaras), Jean-Paul Ferrero* (que marcharía de joven a Australia y ya no regresaría, siendo fundador de la agencia Auscape, ver su libro A remarkable Eye (2000), y André Fatras* (que hacía bellos retratos de aves). 

Los franceses y su agencia fotográfica Jacana copaban en aquel momento las publicaciones en España, donde llegaba muy poco material de los fotógrafos americanos u de otros países. Por fortuna, en aquella época en las escuelas aún se enseñaba francés, lo que siempre me ha permitido estar en contacto con los autores y publicaciones del país vecino.

Nikon F2 (1971-1980) la reina de los 70 con sus chasis opcionales para 750 y 250 exposiciones

A partir de 1975, la emisión por TVE de los documentales de la Serie Ibérica de "El hombre y la tierra"* dirigidos por Felix Rodriguez de la Fuente nos mantenían pegados al televisor a todos los amantes de la naturaleza. A pesar de sus imperfecciones y licencias narrativas, esos documentales tuvieron un impacto notable en la sociedad española siendo responsables del inicio del cambio de mentalidad hacia las aves rapaces y otros depredadores hasta entonces conocidos como "alimañas".

En 1976 mi padre compró una Leica 3C de 1940 por 10.000 pesetas a alguien que no debía saber qué se vendía y yo, feliz, tomaba el tren y me la llevaba para fotografiar paisajes y pequeños animales mediante una lupa casera antepuesta a la lente. Con ella disparé mis primeros Kodachrome, expuestos a ojo sin la ayuda de fotómetro alguno.

Los libros de fotografía de naturaleza eran inexistentes en España y poco nos llegaba del extranjero por aquel entonces. La Natural History Book Service permitía suscribirse a su catalogo impreso y pedir por correo libros extranjeros, en especial ingleses donde podía verse el trabajo de fotógrafos como Eric Hosking, quizás el más famoso fotógrafo de aves del siglo XX.

La famosa imagen de Lechuza en vuelo de Eric Hosking, una de las fotografías de aves más publicadas (e imitadas) del mundo, 1948
Cámara Brand 17, Tessar 210 mm, Kodak Tri-X, flashes de alta velocidad
© Eric Hosking

Tras dos años estudiando Biología, en 1977 pasé a estudiar Diseño Gráfico en la Escuela Elisava. Allí aprendí  mucho sobre los colores, la composición, las artes gráficas y conocí el trabajo de los pintores como los renacentistas Sandro Boticelli y Leonardo da Vinci, y los impresionistas en general y Vincent Van Gogh* o Claude Monet* en particular, de quienes sigo admirando su uso maestría en el uso del color y de la luz natural.


Almendro en flor, Vincent Van Gogh

Les falaises a Etreat, Claude Monet

Arco de roca en la isla de Cabrera, 2002
Siempre he intentado captar en mis imágenes las sutilezas de la luz natural.
Bronica ETRsi, Zenzanon PE 40 mm f:4, Fujichrome Velvia 50, trípode
© Oriol Alamany

Aquella fue una época crucial para la historia de la fotografía de la naturaleza en España, ya que en 1977 apareció en los kioscos Periplo*, la lujosa revista del Instituto de la Caza Fotográfica (INCAFO), que sería la cuna de los fotógrafos de toda una generación. La fotografía de naturaleza en nuestro país no puede entenderse sin conocer esta publicación. Allí aparecían los trabajos de Jaume y Jordi Blassi*, que captaban hermosos y detalladísimos paisajes con sus cámaras de formatos 9x12 y 6x6. Jamás hasta entonces se había fotografiado el paisaje español de aquella manera.

La revista "Periplo" de INCAFO, un hito en la historia de la fotografía de naturaleza en España


Hierbas y arrozal
(Publicada en Periplo en 1977)
Cámara de formato 9x12, película Kodak Ektachrome
© Jaume y Jordi Blassi


Fresno y cascada en Vall de Ribes, 1977
Primer intento con una cámara prestada de formato medio, intentando imitar a las imágenes de los hermanos Blassi.
Yashica Mat 6x6, película Kodak Ektachrome X, trípode
© Oriol Alamany

Entre los diversos colaboradores de INCAFO en sus inicios me gustaban de modo especial los trabajos de Luis Pechuán, especializado en aves acuáticas por vivir cerca de la Albufera de Valencia, José Luis Gonzalez Grande* y sus trabajos sobre las grandes rapaces ibéricas, los belgas también especialistas en rapaces Willy Suetens y Paul Van Groenendael, así como Antonio Camoyán, que publicaba en cada número de esa revista una serie de artículos sobre técnica de la fotografía de la naturaleza que yo devoraba con avidez. Mis preferidos eran la pareja formada por Mila Olano y Javier Echevarri*, que realizaban bellas monografías sobre aves utilizando innovadoras técnicas de fotografía. Sus meritorios trabajos sobre el Martín pescador o el Abejaruco han caído hoy en día en el olvido.


Martín pescador pescando
(Publicada en Periplo en 1977)
Cámara de formato 35mm, dos flashes a 1/20.000 de seg.), película Kodachrome
© Mila Olano y Javier Echevarri

En aquella época yo aún fotografiaba de prestado hasta que en 1977 pude comprarme mi primera cámara: una Konica Autoreflex TC. Por fortuna mi amigo Xavier Parellada con quien compartiría afición durante muchos años, me prestaba su teleobjetivo Novoflex 400 mm f:5.6. Este teleobjetivo era el más utilizado en los años 70, disponía de una revolucionaria empuñadura de enfoque rápido por gatillo y se desmontaba por el medio para facilitar su transporte.


Canon AE-1 con un teleobjetivo Novoflex Noflexar 400 mm f:5.6 de enfoque rápido

En aquellos años causaban furor los etéreos retratos de chicas obra del británico David Hamilton, que marcaron toda una época de la fotografía. Los aficionados íbamos locos por convencer a nuestras amigas para que posaran para nosotros en una sesión fotográfica. También es cierto que ellas estaban encantadas con los resultados obtenidos. Un objetivo luminoso, un filtro cálido Cokin y una gasa negra antepuesta al objetivo era todo lo que necesitábamos.

Retrato de joven, David Hamilton

Astrid en Can Fusteret, 1979
Una imagen de mi época "Hamiltoniana".
Konica Autoreflex TC, Vivitar 200 mm f:3.5, Ektachrome 200
© Oriol Alamany

El nacimiento de Venus, Sandro Boticelli, 1485

Chica rapanui durante la fiesta de la Tapati, Isla de Pascua, 2010
¿Es posible que este retrato de una chica captada de improvisto durante al fiesta de la Tapati Rapa Nui, que forma parte de mi reciente trabajo sobre esta isla del Pacífico, esté inconscientemente influenciado por los melancólicos retratos de David Hamilton o por las pinturas de Boticelli?
© Oriol Alamany

Terminaba la década y aún estaba más centrado en mi afición por la observación y estudio de la fauna salvaje que en la pura fotografía. De nuevo en la Librería Francesa encontré unos libros que aún me incitarían más a dedicarme a este campo: los dos volúmenes de "Mammifères sauvages d'Europe" (Éditions Delachaux et Niestlé, 1971) del naturalista y artista suizo Robert Hainard*. El vívido relato de sus noches pasadas observando tejones, lobos u osos salvajes y sus evocativos dibujos y grabados me trasladaban a una naturaleza salvaje que ansiaba descubrir por mi mismo. Poco me imaginaba en aquel momento que mis deseos se cumplirían con creces.

Tejones en su madriguera, por la noche, 1937
Una de las evocativos apuntes al natural de Robert Hainard para su libro "Mammifères sauvages d'Europe"

Tejón en su madriguera, por la noche, 1984
La única fotografía que logré tras una emocionante noche de espera
Canon A1, Canon FD 200mm f:2.8, película Kodachrome 64, flash Metz 45 CT-1 con teleflash, trípode, escondite
© Oriol Alamany

Pero de momento dejémoslo hasta el siguiente capítulo, dedicado a los autores que conocí durante los años 80.

© Oriol Alamany, Prohibida su reproducción

25 comentarios:

  1. Felicidades por esta gran capacidad de síntesis en esta narración personal tan interesante. Mas tarde volveré a leerlo a fondo consultando todos los enlaces que contiene.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta entrada, enhorabuena, me has tocado la fibra.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Fantàstica entrada! Amb dos anys menys i amb diferents evolucions a la llarga, jo seguia les mateixes estacions: la llibreria francesa, els còmics belgues, la subscripció a la Vie des Bêtes i la fruïció de llegir en Camoyán en Periplo.. i la Konica, que en el meu cas era el model anterior, la T3. Una abraçada!

    ResponderEliminar
  4. Siempre me ha fascinado la capacidad narrativa que muestras en tus publicaciones. Esta entrada es fantástica y a los que tenemos un punto de nostalgia nos encanta. Un saludo Oriol.

    ResponderEliminar
  5. Roger, jo també vaig fotografiar amb la T3 d'un amic abans de comprar la meva TC. Veig que feiem gairebé el mateix per aquella época. Es clar que no hi havien moltes alternatives!

    ResponderEliminar
  6. mmm ... eso es mejor que leer un libro. Me parece muy interesante, y lleno de matices y muy buenas referencias.

    Yo soy nacido en 1979 y excepto la revista Cavall Fort (que durante una época regalaba "La Caixa" a los hijos de los clientes) poco más reconozco.

    Una de las cosas que más me ha gustado es que hicieras referencia a las cámaras de la época que utlitizaste porque no se puede entender el tipo de fotografía y valorarla sin conocer las limitaciones técnicas.

    ResponderEliminar
  7. Dani, esta claro que no era lo mismo fotografiar a un quebrantahuesos en vuelo con poca luz con una película de sensibilidad ISO (en aquellos tiempos se llamaba ASA) de 25, 50 o 64, que con una digital a 1600 ISO. ¡Y qué decir del enfoque manual en teleobjetivos con el duro y lento enfoque en helicoide! Por eso tuvo éxito el curioso enfoque por gatillo del Novoflex que, si bien era bastate rápido, era superimpreciso.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado muchisimo, Oriol.

    Por cierto, si algún día escribo una entrada de este estilo, que sepas que mis primeros pinitos en los años 90 fueron muy influenciados por tu libro "Fotografiar la naturaleza".

    ResponderEliminar
  9. Ufff Jordi, los 90... ya llegarán, pero antes me falta escribir el capítulo sobre los 80, que fueron muy y muy buenos tiempos para la fotografía.

    ResponderEliminar
  10. veig que ens han influenciat si fa no fa autors semblants...
    en el meu cas, Hamilton va ser de passada, però l'amic Jaume Altadill fotògraf i muntanyenc, juntament amb el Jordi Pons, em van influenciar pel tema de l'alta muntanya...
    i referent a l'equip, què dir de la Asahi Pentax, en aquella època em vaig decantar per la Olympus Pen FT, una càmera revolucionària que em van regalar al 1970... Canon per aquella època no tenia gaire influència i les Rolleiflex eren una opció interesant...
    gràcies per les teves aportacions Oriol, em fan recordar moltes coses
    s@lut

    ResponderEliminar
  11. Gràcies Oriol, M'ha agradat molt aquesta entrada. Dóna'ns temps per païr-la abans de la propera :-)

    ResponderEliminar
  12. Maravillosa entrada Oriol. Curioso esto de leer a uno de mis referentes sobre sus referentes...
    Por cierto, la foto de la isla de Cabrera es una de las mejores que he visto tuyas de paisaje, parece una pintura, realmente es sutil, como comentas.

    ResponderEliminar
  13. Dear Oriol, this is great! You are a genious!
    I have always wanted to put together all the possible inputs I got from outside during my life and which are now shaping my photography... but never started. And now, there you are! Congratulations for another brilliant idea and corresponding post!

    ResponderEliminar
  14. Thanks a lot Bruno, nice to see you here. I wrote these articles one year ago but Blogger lost them before publishing it! I am now in the process to write them again and it's not easy work.

    Regards,

    Oriol

    ResponderEliminar
  15. Oriol,
    enhorabuena por tu entrada. En el fondo me has puesto melancólico pues encuentro muchas analogías contigo y me hace rememorar buenos tiempos en el campo y cuando éramos unos pocos los que hacíamos fotos de naturaleza. Recuerdo especialmente la realización de una película junto con dos grandes amigos en Super8, concretamente con una cámara Beaulieu por lo que ver tu video es un poco como un espejo. Aunque soy del 69, muchos de los autores que mencionas han sido también referentes para mi.

    Un abrazo y estoy deseoso que entres en los 80, que seguro que me sorprenderás.

    Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui, yo también rodaba películas en 8 y en Super 8, je, je.

      Ya tienes la primera parte de los 80 lista para leer, Marcos

      http://blog.alamany.com/2013/08/referentes-personales-iii-de-1980-1984.html

      Eliminar
  16. hola Oriol,
    m'has fet retrocedir uns anys en el temps...
    impecable i cuidat relat dels teus, i els de molts de nosaltres, inicis fotogràfics
    seguiré atent com sempre a les entrades del teu blog
    s@lut

    ResponderEliminar
  17. M'ha agradat molt llegir l'entrada. Es bó saber com es feien les coses abans, tecnicament ara es mes facil, no dic que ara les fotos siguin dolentes, pero crec que les fotografies d'abans es valoraven mes.
    Esperant la seguent entrada amb impaciencia.
    Salutacions

    David

    ResponderEliminar
  18. Encantado de encontrar tu reseña en tu blog.Yo trabajé en INCAFO hasta prácticamente su cierre a principios de los noventa. Trabajé como repartidor y eventualmente, como ayudante de producción Margarita Méndez de Vigo, Luis Blas Aritio y los estupendos profesionales con los que tuve la suerte de coincidir. Además, tuve la fortuna de conocerte a ti y a todos los fotógrafos que, como bien dices, formaron parte de aquella generación de fotógrafos de la Naturaleza. GRACIAS por tu trabajo y por tu / vuestra herencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos. Aquello eran tiempos pioneros y el trabajo que realizasteis tuvo mucho valor. Lástima que ahora mucha gente lo desconozca. Yo sigo con mi colección de PERIPLO guardada en mi biblioteca.

      Eliminar
  19. ¡¡Es una entrada fantástica!! Gracias por tu blog, Oriol.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste. Hace meses que trabajo en el siguiente capítulo de la serie 1985 a 1989) pero me está dando problemas encontrar imágenes. A ver si puedo publicarlo pronto.

      Eliminar