5/6/19

FOTÓGRAFOS DE NATURALEZA... CAUTIVA






(Este artículo escrito por Eulàlia Vicens y yo mismo fué publicado hace 24 años en el número 1 de Iris de otoño de 1995, publicación de la que fui creador, diseñador y redactor gráfico. Iris es la revista de AEFONA, la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza. Hoy me ha parecido interesante republicar este texto en versión digital, ya que algunos de los aspectos de que trata siguen siendo aún vigentes).


Fotografiar animales salvajes ha sido siempre una disciplina extraordinariamente difícil que requiere de unos profundos conocimientos naturalistas, innumerables preparativos, dominio de las técnicas fotográficas, algo de suerte e infinita paciencia.


A pesar de ello todos hemos visto publicados impresionantes reportajes sobre la vida del lobo ibérico, preciosas imágenes de los últimos linces u osos pardos, o inmejorables fotografías de la vida secreta de los urogallos. ¿Como han logrado estos fotógrafos observar y plasmar en película los momentos más íntimos de unos animales que cualquier experto zoólogo estaría feliz con tan solo divisar durante unos pocos segundos, de lejos y a la escasa luz del crepúsculo? La respuesta suele ser que, en muchos casos, los animales fotografiados no son salvajes. Están prisioneros temporalmente o de por vida en una jaula, de mayor o menor extensión, pero cautivos al fin y al cabo. Esto permite al fotógrafo realizar imágenes muy difíciles de obtener en plena naturaleza. ¿Realmente alguien tiene en España fotografías de calidad de linces, osos pardos o lobos en libertad?


(P.D. En 1997, dos años después de la publicación de este artículo, el fotógrafo Antonio Sabater realizó un reportaje sobre el lince ibérico en Doñana con fotos de animales en libertad. Posteriormente, y con el incremento de algunas especies y también con el brutal aumento en el número de fotógrafos, empezaron a verse fotografías de linces, lobos, osos salvajes, urogallos, realizadas en libertad en España. Hoy en día eso ya no es una rareza como lo era en aquellos años. Pero de todos modos se siguen haciendo pasar por animales salvajes muchas fotografías realizadas en lo que se ha dado en llamar "Condiciones controladas").




Lobos ibéricos (Canis lupus signatus) en un ambiente natural, pero domesticados y cautivos. La fotografía la realicé desde el interior de su jaula, durante la demostración de una nueva cámara a un grupo de fotógrafos, Sevilla, 2016
Fujifilm XT-2 a ISO 1600, XF 50-140 mm f:2.8 R LM OIS WR, 1/1600 f:2.8
© Oriol Alamany


El propósito de este artículo no es el de condenar de por sí este tipo de fotografía. Nosotros mismos aprovechamos en ocasiones las oportunidades que brindan algunos zoológicos o parques de fauna para poder fotografiar animales que no hemos visto en veinte años de patear montañas y que sabemos que probablemente tampoco veremos en lo que nos queda de vida. ¡Y no hablemos ya de hacerles fotos!


(P.D. Ahora ya llevamos más de cuarenta años pateando monte, y desde hace ya muchos prácticamente no hacemos fotografías de animales cautivos).


Como es lógico, los redactores gráficos de libros y revistas (que por desgracia no suelen provenir ni del mundo de la biología, ni del de la fotografía), aceptan encantados estos primeros planos de animales rarísimos, sin cuestionar su autenticidad o valor intrínseco a la hora de compararlos en la mesa de luz con trabajos de quizá inferior impacto visual, pero realizados con sangre, sudor y lágrimas en pleno monte. ¿Como hacer valorar ante un editor nuestras fotografías de mochuelo boreal salvajes, las primeras obtenidas en los Pirineos tras largos años de trabajo, cuando otros fotógrafos españoles cuentan con magníficas imágenes logradas en un conocido zoológico centroeuropeo? En nuestro mismo archivo fotográfico tenemos imágenes de búhos reales salvajes conseguidas tras largas noches de observaciones, preparativos y duro trabajo, y otras realizadas en cautividad, con su perfecta y artificiosa iluminación de flash múltiple. Los editores suelen preferir estas últimas, obtenidas en una tarde de trabajo en un centro de recuperación de aves rapaces.


Tiempo atrás nos maravillabamos ante las fotografías de pumas u osos pardos norteamericanos, algunas incluso realizadas con objetivos granangulares, hasta que nos enteramos de que en Estados Unidos hay granjas especializadas en las que alquilas los animales y por un buen montón de dólares te los sacan a pasear por donde quieras. Esta técnica está mucho más extendida de lo que el público cree y constituye el núcleo de un duro debate en la recientemente creada NANPA, la asociación norteamericana de fotografía de la naturaleza. 


En el First Annual Nature Photography Forum, que tuvo lugar recientemente, uno de los fotógrafos asistentes hizo una rotunda afirmación "Las granjas de fauna salvaje y la fotografía de fauna amaestrada son a la naturaleza, lo que la prostitución o la pornografía es al amor". En cambio, según Joe McDonald, asiduo practicante de este tipo de fotografía, la fotografía de animales en cautividad evita la persecución y las molestias a los animales salvajes, y las bellas imágenes de lobos y osos que aparecen en posters, calendarios y libros (casi siempre obtenidas en cautividad), ayudan a concienciar al público en general sobre la belleza y la necesidad de protección de estos animales. 


La postura opuesta la defiende Thomas Mangelsen, Wildlife Photographer of the Year 1994. "No creo que podamos salir al monte y esperar tomar buenas fotografías sin conocer un poco de historia natural", dijo. "Pero fotografiando animales en cautividad no aprendemos mucho. Tenemos una pérdida de experiencia, una pérdida de conocimiento." Según Mangelsen, la fotografía de animales controlados conlleva la desaparición del incentivo de intentar competir con fotos obtenidas en la naturaleza con las fotografías obtenidas en cautividad, la pérdida del sentido de la aventura, la pérdida del orgullo en el propio trabajo y la pérdida del respeto del público por el trabajo de los fotógrafos de la naturaleza. Según él, concierne a los editores y redactores gráficos de las revistas el poner las cosas en su sitio.




Orangután (Pongo pygmaeus) fotografiado cautivo en el Parque Zoológico de Barcelona, 1998.
Sería injusto dar el mismo valor a una fotografía así, cómodamente realizada a escasa distancia de casa con un animal cuyos movimientos están restringidos en una jaula, con la misma imagen obtenida en un remoto país asiático tras un largo y costoso viaje y horas de fatigoso trabajo en la selva tropical.
Canon EOS-1 N, EF 500 mm f:4.5L, Fujichrome Sensia 100
© Oriol Alamany


El debate está abierto y en ese país se empieza a exigir que las fotos realizadas en cautividad o con animales amaestrados lleven la indicación de "Controled conditions" claramente impresa en el marquito de la diapositiva. Galen Rowell, conocido fotógrafo alpinista, es uno de los defensores de la posición intermedia: Fotografías de animales cautivos sí, pero siempre indicándolo en el marquito y al ser publicadas. Según él, si no se indica lo contrario en el pie de foto, el público interpreta una fotografía de la naturaleza como la representación de un evento visual que un humano vió realmente en la naturaleza y logró captar en la película. Revistas como National Geographic o Natural History suelen indicarlo claramente. Hace unos años la edición americana de GEO tuvo que cerrar sus puertas a consecuencia de la publicidad negativa que le reportó el haber publicado un fotoreportaje sobre pandas salvajes que, posteriormente, se descubrió que habían sido fotografiados en cautividad.


Rowell cree que los fotógrafos y sus agencias tienen la obligación moral de indicar en sus fotos si el sujeto está cautivo o controlado y deben sugerir encarecidamente a sus compradores que esta información aparezca en las publicaciones de tipo periodístico, es decir, aquellas en las que el público va a suponer que lo que se le muestra es verdad. Este aspecto no es de tanta importancia en usos simplemente ilustrativos, como posters, la publicidad o la ilustración de guías de campo. El concurso Wildlife Photographer of the Year adopta una postura similar: cada año premia algunas fotografías realizadas con animales controlados, pero obliga a hacerlo constar claramente en la ficha de inscripción para así poder valorarlas adecuadamente.


(P.D. En la actualidad, y después del escándalo del premio a una fotografía de un lobo amaestrado de un fotógrafo español, este concurso ya no admite fotografías de ningún tipo de animales cautivos).




Lince ibérico (Lynx pardinus) fotografiado en libertad en la sierra de Andujar tras varios días de esperas, Jaén, 2013
Canon EOS-1D MarkIV a ISO 400, EF 500 mm f:4L IS + Extender 1.4X, 1/320 f:6.3
© Oriol Alamany


Con ello no se pretende prohibir la fotografía de animales cautivos o amaestrados, si no que la dificultad intrínseca de la obra final quede patente. De esta manera el redactor gráfico puede valorar en su justo valor todas las imágenes con las que cuenta. Como hemos comentado, algunas revistas americanas ya publican las fotos especificando en el pie de foto las condiciones en que fueron obtenidas, para que el lector también pueda valorar su mayor o menor dificultad. En una ocasión el redactor gráfico de una publicación rehusó nuestras fotografías de oso pardo al comentarle que estaban realizadas en cautividad, y me enseño las que habían escogido para publicar... ¡tomadas por otro fotógrafo en el cercado de El Hosquillo! 
(P.D. Que, evidentemente, no les había contado que eran cautivos).

En nuestro país todavía estamos muy lejos de esta filosofía y las publicaciones raras veces indican cuando una fotografía fué obtenida en condiciones controladas. Hasta aquí todo tiene un pase y todos hemos comercializado imágenes de este tipo.


Lo que sí es un verdadero fraude es cuando estas imágenes se insiste en hacerlas pasar por reales. Titulares del tipo "Las primeras fotos de ... conseguidas en España", son un engaño al lector y una afrenta a los fotógrafos que están trabajando duro para producir resultados de similar o inferior calidad en plena naturaleza. Una nota sobre que estas fotografías estan realizadas en condiciones controladas sería apreciada por mucha gente, aunque quizá bajaría su valor intrínseco en el mercado y quizás algunas revistas podrían lucir exclusivas con menos frecuencia.


Personalmente no nos desagrada fotografiar animales raros en cautividad, siempre que estén viviendo en buenas condiciones en los grandes parques de fauna. Los zoológicos clásicos nos deprimen profundamente, pero un buen parque de fauna nos permite dar rienda suelta al disparador después de unos días de sequía fotográfica en pleno monte. De hecho, estos vastos cercados construidos en su hábitat original provocan que en muchos casos la observación no esté ni tan siquiera garantizada. También suele ser necesaria bastante paciencia, pero es nuestra única oportunidad de observar a estos seres maravillosos. En una ocasión tuvimos que volver varios días seguidos a un mismo parque, incluso muy de madrugada, hasta que logramos ver y fotografiar unos magníficos pero esquivos linces boreales que durante el día permanecían dormidos en el espeso bosque de su gran cercado. Al fin pasamos horas mirándolos y fotografiándolos. Pero desde luego, nos gustaria muchísimo más lograr verlos en la naturaleza, aunque la calidad de las imágenes fuera muy inferior.


(P.D. Con el paso de los años cada vez se nos ha hecho más insoportable la cautividad de seres vivos y hoy en día no escribiríamos este párrafo. En la actualidad prácticamente jamás hacemos fotografías de animales cautivos).




Oso pardo pirenaico (Ursus arctos) fotografiado en libertad en los Pirineos, fotografiado tras varios días de esperas, Vall d'Aran, 2012
Canon EOS-1D MarkIV a ISO 400, EF 500 mm f:4L IS + Extender 2X-II, 1/200 f:10
© Oriol Alamany


El verdadero problema para el fotógrafo de naturaleza que ha escogido este duro e inseguro oficio para ganarse el pan, es que cuantas más fotos de animales cautivos se ofrezcan a las publicaciones, menos factible económicamente será dedicar meses de esfuerzos en plena naturaleza para intentar obtener una imagen salvaje. ¡Al fin y al cabo, nadie la querrá!


Llegado el caso de que debamos ganarnos la vida fotografiando a la mayoría de animales entre rejas, quizá cambiemos nuestro actual trabajo por el de oficinistas y dediquemos los fines de semana o nuestras vacaciones a obtener malas fotografías de animales salvajes, siempre tan esquivos pero tan queridos, tan insensibles a nuestros esfuerzos pero, al fin y al cabo, libres.



© 1995, Oriol Alamany y Eulàlia Vicens. Prohibida la reproducción.




Como he dicho al inicio, este artículo fue publicado en 1995 hace 24 años, cuando fotografiábamos con película, no disponíamos de internet y había muchos menos fotógrafos de naturaleza en España. Hoy en día su redactado no sería igual, pero me ha parecido interesante respetar el texto original en lugar de intentar actualizarlo.


Lamentablemente la situación hoy en día es la misma, si no peor. Ahora vemos muchísimas fotografías en redes sociales y constatamos que en España casi ningún fotógrafo indica cuando están realizadas en cautividad, algo que sería de agradecer, para valorarlas en su justa medida. 


También hay fotógrafos que organizan "cursos de fotografía de fauna salvaje" que consisten en atar una serie de aves rapaces a unos postes enfrente de los alumnos y fotografiarlas a escasa distancia, o hacerlo con animales encerrados en jaulas de zoológicos (pequeñas o grandes, pero jaulas). En mi opinión, y de acuerdo con la cita anterior del gran Thomas Mangelsen, así no se aprende mucho y el instructor no transmite a los participantes el amor y el respeto por los animales y su libertad.


Por otra parte, no indicando de manera clara si una fotografía está realizada en cautividad, se esconde información al público, el cual tiene el derecho a poder valorar el valor real de una fotografía y la dificultad de su realización. Al no diferenciar entre unos trabajos y otros, se le resta importancia a los realmente realizados con esquivos animales libres, mediante una enorme inversión de conocimiento naturalista, muchas horas de trabajo y, con frecuencia, una buena suma de dinero invertido.



16/5/19

ENTREVISTA EN SER CATALUNYA SOBRE EL INFORME BIODIVERSIDAD DE LA ONU Y EL LEOPARDO DE LAS NIEVES



El pasado 13 de abril de 2019, Màxim Castillo y Anna Puigboltas me entrevistaron en el programa cultural SOROLL en la radio SER Catalunya. El tema fue el informe de la ONU sobre la desaparición de especies y el proyecto fotográfico sobre el leopardo de las nieves.

Podéis escuchar el programa en la web de SER Catalunya en el siguiente enlace (Entrevista en idioma catalán):



EXPOSICIÓN WILD CLOUDS EN FOTOMAIG DE SITGES





Con motivo del Festival de fotografía FotoMaig de Sitges, del 4 al 19 de mayo 2019 mi exposición Wild Clouds estará expuesta en la ermita de la Fundació Ave Maria, ONG dedicada a la atención a las personas con discapacidad intelectual, situada en la 
Avinguda Artur Carbonell,11, 08870 Sitges.

Horario: de lunes a viernes de 18 a 20h. Sábados de 12 a 14h y de 18 a 20h. Domingos de 12 a 14h.
Presentación y conferencia "La fotografia de natura, aventura, ciència o art?" el sábado 11 de mayo a las 19h.


Esta exposición está centrada en la relación estética entre los animales salvajes y las nubes y nieblas.


5/5/19

ELS VIATGERS DE LA GRAN ANACONDA - 5 abril 2019 - Rere els passos del lleopard de les neus


Dos jóvenes leopardos de las nieves fotografiados en una vertiente nevada a unos 4.000 metros de altitud, Himalaya, India, Marzo 2019.
Canon 5D Mark IV a ISO 200, EF 500mm f:4L IS II + 2x-III, trípode Benro Mach3.
@ Oriol Alamany



El pasado 5 de abril de 2019, el periodista Toni Arbonés me entrevistó en el programa "Els viatgers de la Gran Anaconda" en Catalunya Ràdio. Esta vez el tema fue el proyecto fotográfico que estos tres últimos inviernos hemos llevado a término sobre el leopardo de las nieves en el Himalaya.
Pasada esta fecha podéis escuchar el programa en la web de CatRadio en el siguiente enlace (Entrevista en idioma catalán):










24/2/19

TRAS LA HUELLA DEL GATO FANTASMA

Leopardo de las nieves macho recechando un grupo de íbices del Himalaya, India, 2017


El periodista Francisco Martínez ha publicado en la web de AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza" el artículo "Tras la huella del gato fantasma" sobre el trabajo de fotografía de conservación que Eulàlia y yo estamos realizando sobre el leopardo de las nieves en las montañas del Himalaya.

Para leer la crónica completa, clica este enlace.



Oriol y Eulàlia en una de sus seis expediciones al Himalaya, en este caso a la Annapurna Conservation Area, Nepal, 2010

11/1/19

CANON EOS R CONTRA 5D-IV, TOMA DE CONTACTO CON LA PRIMERA MIRRORLESS FULL FRAME DE CANON.


La Canon EOS R se enfrenta a la más veterana Canon EOS 5D-IV, Diciembre 2018.
© Oriol Alamany

CANON EOS R CONTRA CANON EOS 5D MARK IV

Gracias a la tienda de fotografía de Barcelona Foto K, he tenido la posibilidad de probar durante unos días la primera cámara con visión sin espejo y sensor Full Frame de Canon, la EOS R. Han sido cuatro días de escapada relajada a la ciudad de Londres, justo antes de la Navidad, en los que pude probar este modelo inicial del sistema EOS RF. Sistema que, con el paso de los años, seguramente va a acabar substituyendo al actual sistema EOS EF. Y quién sabe si quizás también al EOS M.

Dado que era una escapada ciudadana decidí ir ligero de equipaje y sólo me llevé la cámara con el nuevo zoom RF 24-105 mm f:4L IS que me prestaron, además de mi pequeño objetivo de la serie EF 50 mm f:1.8 STM, para disponer de luminosidad extra al fotografiar en interiores y al anochecer. Aunque la EOS R usa la nueva línea de objetivos con montura de bayoneta RF, todos los objetivos de la actual bayoneta EF (más de 80) pueden usarse en ella mediante los adaptadores que ha comercializado Canon. Adaptadores que mantienen todas sus funciones e incluso les añaden alguna de nueva.


El sensor de la EOS R, y en consecuencia la calidad de las fotografías obtenidas, es prácticamente idéntico al de mi cámara réflex habitual, la Canon 5D Mark IV. Por ello, en lugar de escribir uno de esos artículos comparando minuciosamente los Raws de ambas cámaras, he decidido hacer un listado (argumentado) de pros y contras del nuevo modelo en relación a esa réflex.

Espero que esto sea útil tanto para quienes empiezan en el mundo de la fotografía y buscan adquirir un equipo nuevo, como para los que ya disponen de un equipo de similar calidad pero con visión réflex, y están pensando en si cambiar a un sistema sin espejo.


si alguien que trabaje en Canon está por aquí leyendo, pues para que les sirva de referencia de las posibles mejoras que yo, como usuario de la marca durante 39 años, pienso que podrían introducirse en el futuro.


Frío amanecer desde la ventana del hotel, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 800, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/50 f:22.
© Oriol Alamany


Árboles y edificios, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 800, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/400 f:16.
© Oriol Alamany


Caja de extintor, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 100, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/160 f:5.
© Oriol Alamany


VENTAJAS DE LOS OBJETIVOS RF

Aunque estos días se está hablando mucho de la cámara, creo que la verdadera revolución para los canonistas es el nuevo sistema de objetivos RF. Estas ópticas son de diseño específico para cámaras de sensor completo y visión sin espejo, pero están llamados a ir substituyendo al actual sistema EF nacido en 1987, y que lleva ya mas de treinta años dando buenos servicios a los fotógrafos. 



Los cuatro objetivos que inauguran la serie RF, cuidadosamente escogidos para demostrar lo que será posible hacer con la nueva gama: 35 mm f:1.8 IS Macro, 24-105 mm f:4L IS, 28-70 mm f:2L y 50 mm f:1.2L. Se espera que pronto les sigan otros objetivos de uso más general.


Las ventajas que aporta el sistema RF son:

+ + + Montura con mucha menor distancia de registro (20 contra 44 mm, desde el plano de la montura hasta el sensor). 

Eso proporciona una mayor libertad a los diseñadores y en teoría les permitirá crear objetivos mejores, más luminosos y/o más pequeños


Como ejemplo tenemos el nuevo RF 24-105 mm f:4L IS, que es un 12% más ligero y un 10% más corto que su versión EF. O el RF 35 mm f:1.8 IS Macro STM, que siendo más luminoso, macro y con mejor IS, es un 9% más ligero y algo más pequeño que el actual EF 35 mm f:2 IS.


Sin embargo, con el RF 50 mm f:1.2L sucede lo contrario: pesa un 38% más que la versión EF. Eso sí, con una calidad óptica époustouflante que dirían los franceses.





Diferencias de diseño entre los dos objetivos de 35 mm de las series EF y RF, que permiten que este último sea más pequeño, luminoso y ligero.


+ + + Mayor velocidad de transmisión de datos entre cámara y objetivo.

La bayoneta RF tiene 12 contactos electrónicos, en lugar de 8 en la EF, lo que permite mejor y más rápida comunicación entre cámaras y objetivos.

+ Nuevo sistema de gestión del IS algo más eficaz, combinando la información recibida tanto del objetivo como de la cámara.

+ + Montura compatible con los objetivos EF mediante un adaptador.

Cambiar la montura de bayoneta EF era inevitable debido a la distinta distancia de registro de un sistema sin espejo respecto a uno réflex. Un cambio de montura siempre es un duro golpe para los usuarios de una marca (yo ya sufrí el cambio de FD a EFen los años 90). Pero al menos esta vez se ha tenido el cuidado de permitir seguir utilizando los objetivos EF mediante un adaptador. De hecho existen tres modelos distintos, dos de los cuales incluso añaden nuevas funcionalidades a los objetivos EF.
Teleobjetivo de 300 mm f:2.8 se la serie EF montado en la Canon EOS R mediante un adaptador. El rendimiento de los objetivos EF montados con adaptador es muy similar al que proporcionan en las cámaras EOS réflex.


+ + + La corta distancia de registro permite usar infinidad de ópticas de marcas y monturas diversas, mediante el uso de adaptadores de terceras marcas

Por ejemplo, podrán volver a usarse los antiguos Canon FD, algo que durante treinta años no ha sido posible en las Canon EOS. Yo aún conservo por casa un FD 300 mm f:2.8L y un FD 28 mm f:2.8 que ahora podrían tener una nueva vida. Y también podrán montarse objetivos de bayoneta Nikon F, Leica M, Olympus OM, Pentax K, etc.

+ Anillo adicional en las ópticas RF programable para realizar diferentes funciones. 

En la prueba en Londres yo lo usé para la compensación de exposición como alternativa al desaparecido dial posterior de la cámara y me resultó bastante práctico. Aunque prefería el anterior sistema mediante el gran dial trasero, muy rápido de manipular con el pulgar derecho. Ahora hay que desplazar la mano izquierda por el objetivo hasta encontrar esta anilla.




Los cuatro mandos básicos (y libremente programables) de la EOS R.


CONTRAS  DE LOS OBJETIVOS RF

Pocas desventajas le veo al sistema RF:

- - - Por más que el nuevo sistema de objetivos RF promete mucho y mira hacia el futuro, para los usuarios que ya tenemos invertido un considerable capital en ópticas EF, cualquier cambio de montura resulta traumático.

- El aro de enfoque manual no funciona cuando la cámara está apagada, necesita recibir electricidad de la cámara.

- - El indicador de montaje del objetivo de la serie EF era una protuberancia roja, fácilmente detectable por el tacto al cambiar objetivos a oscuras o durante la noche. Los objetivos RF tienen una línea roja, sólo visible con luz.



Pista de patinaje y luces navideñas frente al Natural History Museum, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 800, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/6 f:4.
© Oriol Alamany


Tienda de quesos en el Borough Market, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 640, EF 50 mm f:1.8 STM con adaptador EF-EOS R, 1/60 f:2.2.
© Oriol Alamany


Decoraciones navideñas en Leicester Square, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 2500, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/80 f:4.
© Oriol Alamany

VENTAJAS DE LA CÁMARA EOS R, EN RELACIÓN A LA EOS 5D-IV

Las características de las que he hablado hasta ahora serán aplicables en general a cualquier cámara actual y futura de montura RF. Acto seguido voy a detallar los pros y contras del hasta ahora único modelo existente, en relación a su modelo réflex mas parecido, la 5D Mark IV, que es la herramienta con la que actualmente hago casi todas mis fotografías.




Comparativa de tamaño entre la Canon EOS 5D-IV con el EF 24-105mm f:4L IS, y la EOS R con el RF 24-105mm f:4L IS.



ERGONOMÍA


+ Tamaño bastante menor (sin ser pequeña) debido a la eliminación de todo el mecanismo réflex, pentaprisma y visor óptico.

+ Peso algo más reducido.


660 gramos contra los 800 gramos de la 5D-IV. Son 140 gramos menos, un 18% más ligera. La construcción en magnesio da sensación de gran robustez, no de una cámara de gama media.

+ Precio menor: 2.294 € versus 2.949 € aprox. (Unos 650 € menos, incluyendo uno de los adaptadores RF-EF).


+ A pesar del tamaño reducido, el buen diseño de la empuñadura permite que el dedo meñique no quede “colgando en el aire” o debajo de la cámara como sucede en otras cámaras sin espejo de pequeño tamaño.

+ Diversos botones y mandos personalizables y n
ueva barra táctil multifunción de uso un tanto discutible, ya que tiene tendencia a mover inesperadamente los parámetros asignados si no se bloquea cada vez.

+ + + Misma batería que los modelos anteriores réflex. No hace falta comprar baterías extras si ya teníamos.



Detalle de la cacería real de leones, bajorrelieve del palacio de Nínive en el British Museum, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 800, RF 24-105 mm f:4L IS, 1/15 f:4.
© Oriol Alamany



CAPTACIÓN DE IMAGEN


+ Sensor FF de 30,1 MP, en teoría idéntico al de la 5D IV, pero que ofrece la opción de recorte a tamaño APS-C (factor 1,6x, 12 MP) mediante el menú.


+ Nuevos formatos de grabación RAW CR3 y cRAW comprimido que reduce el tamaño del archivo un 40% sin pérdida aparente de calidad, a menos que fuerces la exposición bastantes pasos.

+ Procesador Digic 8 más potente que el Digic 6+.

+ Ráfaga de disparo más rápida en AF One Shot (8 fps vs.7), aunque más lenta en AF Continuous (5 fps vs. 7).


+ + + La tarjeta SD HC-II y el buffer permiten grabar 47 RAWS seguidos, en lugar de 21.

+ Optimizador digital de objetivo de aplicación instantánea, sin enlentecer la cámara como sucede en la 5D-IV.



Paseo nocturno a orillas del Támesis, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 1600, EF 50 mm f:1.8 STM con adaptador EF-EOS R, 1/60 f:1.8.
© Oriol Alamany



FUNCIONALIDADES

+ + + Obturador totalmente silencioso opcional, ideal para fotografía de fauna salvaje.

+ Nuevo modo semi-auto Fv, que complementa al Av y Tv. Aunque el breve tiempo de prueba no me permitió probarlo demasiado.

+ + + Los modos personalizados C1, C2 y C3 permiten diferenciar entre uso para foto o para video, por lo que en realidad son 6 presets en lugar de 3.

+ Joystick virtual táctil en pantalla (Inútil para quienes miramos por el visor con el ojo izquierdo).


+ Jack para cable disparador y control remoto de tipo universal (aunque no compatible con el temporizador Canon).

+ Conexión USB-C (3.1), más rápida que la 3.0.




Recargando la batería LP-E6N por USB-C directamente en la cámara mediante el cargador Apple del MacBook Pro 13".
© Oriol Alamany


+ + + Opción de recarga de la batería en la cámara por USB-C


Mediante el adaptador de alimentación USB opcional PD-E1 de Canon, no hace falta usar el cargador habitual para recargar las baterías LP-E6N. A priori eso no parece ninguna ventaja, ya que en lugar de llevar el cargador externo que viene incluido con la cámara, debes comprar aparte (¡Por 119 €!) el voluminoso PD-E1 y cargar con él. 


Sin embargo, los primeros usuarios de la EOS R ya descubrieron que la recarga por USB-C funciona usando los cargadores de los ordenadores MacBook Pro, enchufando un cable directamente a un MacBook, a un PowerBank, o incluso con algunos cargadores de telefonía móvil. Canon no recomienda hacer eso, pero si tienes cuidado con las características eléctricas del cargador, en algunos casos puede funcionar y permite ahorrar llevar algo de peso, o disponer de un cargador de recambio si el original fallara. 

Yo lo he probado con el cargador de mi MacBook Pro 2018 (USB-C de 61 W) y funciona. Sin embargo me ha dado error con dos cargadores distintos de teléfonos móviles y con un powerbank. ¡Cuidado con los experimentos!



VISOR Y PANTALLA


+ + + Visor electrónico de gran calidad


Nítido, con agradables colores, regulable en luminosidad, y que proporciona multitud de informaciones. Me encantó en comparación con otros visores electrónicos que he podido probar de otras mirrorless. A mi entender es uno de los puntos fuertes de esta cámara.

+ Magnificación del visor de 0,76X contra 0,71X.


+ + Monitor trasero multiángulo, contra fijo en la 5D IV.


+ Posibilidad de personalizar las pantallas de visualización de información de la imagen y del visor, así como su luminosidad, por separado.


Trabajadora de un restaurante chino tomándose un descanso, Chinatown, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 1250, EF 50 mm f:1.8 STM con adaptador EF-EOS R, 1/80 f:2.5. Los brillos de las luces no son culpa de la óptica, si no de una gota de lluvia que cayó en la lente.
© Oriol Alamany





ENFOQUE

+ + + Muchos más puntos de enfoque: ¡5565 contra 61!

+ + + Los puntos de enfoque cubren un área muchísimo más amplia.


Abarcan la casi totalidad del encuadre, incluso llegando a las esquinas, lo que permite realizar encuadres forzados con el sujeto en el extremo. Otra gran ventaja en comparación con un visor réflex.

+ + + Ayuda al enfoque manual mediante el ya clásico en las cámaras mirrorless  focus-peaking.

+ + + 
Innovadora guía de enfoque manual por símbolos.

Sistema tremendamente ingenioso y muy preciso, que me recordo el enfoque por imagen partida que utilizábamos en los años 70 a 90.

+ + El AF funciona con objetivos de luminosidad máxima hasta f:11, en lugar de f:8. 


Por ejemplo, ahora puede enfocarse con el teleobjetivo 100-400 mm f:4.5-5.6 y el teleconvertidor 2X-III (Máxima focal 800 mm f:11).

+ Mayor sensibilidad del AF con luz escasa: EL AF más sensible del mercado con baja luz, -6EV utilizando un objetivo f:1,2. -3,5EV contra -3EV utilizando un objetivo f:2.8. 
(Post data 1/2/2019: Olympus acaba de presentar su Ee-M1X que iguala esta sensibilidad). 

+ + + Ya no es necesario realizar el "Ajuste fino del AF" en cada objetivo.

+ Indicador de distancia de enfoque en el visor (Los objetivos RF ya no llevan escala de distancias).



VIDEO


+ + + Mejores códices de video para 4K: IPB y All-Intra, contra el engorroso Motion JPG de la 5D-IV.

+ + + C-Log de serie, en lugar de ser un extra de pago como en la 5D-IV.

+ + + Por la salida HDMI graba en mejor calidad: 10 bit 4:2:2, en lugar de 8 bit 4:2:2.


+ Posibilidad de estabilización de imagen electrónica al grabar en video.




Barrio de Camden, Londres, Diciembre 2018.
Canon EOS R a ISO 400, EF 50 mm f:1.8 STM con adaptador EF-EOS R, 1/80 f:8.
© Oriol Alamany



CONTRAS DE LA CÁMARA EOS R, EN RELACIÓN A LA EOS 5D-IV

- - - - - !  Ausencia del imprescindible joystick para moverse por la multitud de puntos AF. 

La opción de hacerlo pasando un dedo por la pantalla táctil trasera es inútil para la multitud de fotógrafos que miramos por el visor con el ojo izquierdo, que somos alrededor del 30-40% de los usuarios. Tampoco funciona con guantes, a menos que sean especiales para pantallas táctiles. Por lo que he hablado con compañeros, incluso a bastantes de los que miran con el ojo derecho no les entusiasma y preferirían el joystick,


- - Aunque el sensor de imagen es casi idéntico al de la 5D-IV, fotografiando sujetos oscuros con subexposiciones muy severas que luego deban ser aclaradas puede aparecer algo de banding


Leí algunos comentarios al respecto en internet y tan sólo por ello decidí probarlo. En mis pruebas forzando los archivos Raws al límite (5 pasos EV) he podido comprobar que en mi 5D IV no aparece banding pero sí se aprecia algo en la R. 
Luego, ya buscándolo en las fotos que había hecho en Londres, descubrí que se intuía en alguna de las fotos nocturnas con cielo totalmente negro. No me parece un problema grave, pero sería de agradecer que Canon lo eliminara mediante un firmware, como ya hizo hace años en uno de los primeros modelos de 5D.

- - - Sin estabilización de imagen en el sensor (IBIS)


Tampoco la tenía la 5D-IV, pero lo comento porque es algo que ahora 
ya ofrecen todo el resto de fabricantes de cámaras sin espejo. Canon siempre argumenta que el IS en las ópticas es más efectivo que en el sensor, y le doy la razón en ello siempre que hablemos de teleobjetivos. Pero me parece un contrasentido decir esto y que presenten dos de los cuatro objetivos de la nueva gama RF sin IS alguno. O sea que en esos el IBIS habría sido de gran utilidad. Y también para las antiguas ópticas Canon FD u de otras marcas que ahora podremos montar mediante adaptadores. 

Por otra parte, ofrecer IBIS en el sensor no significa que deban eliminarlo de los objetivos. La combinación de IBIS en cámara sumada al IS en objetivos, tal y como ya ofrecen otras marcas, es algo revolucionario que permite usar la cámara a mano alzada a velocidades de obturación inusitadas. Lo he probado con Olympus y resulta sorprendente.

- - - Desaparición de diversos botones físicos.

El Q, el de cambio rápido del modo AF,  el de WB-Modo medición, el de Drive-Modo AF, el de ISO, el RATE, que ahora son táctiles mediante el monitor trasero. Alguna de estas funciones pueden aplicarse de manera personalizada a alguno de los botones programables o la barra táctil.

- - - Ausencia del clásico gran dial posterior


Soy un gran fan de ese super-práctico dial de Canon que se mueve con el pulgar. El pequeño dial semiescondido en la parte superior trasera es ahora menos accesible y más difícil de manipular.

- - Botón AF-On trasero difícil de presionar, ya que debido a su posición muy a la derecha y arrinconado, el dedo pulgar lo pulsa de manera casi lateral.

- Ausencia del dial de modos de disparo (M, Tv, Av, P, B…). 


El sistema actual por la pantalla LCD es elegante, aunque menos intuitivo, ya que no sabes hacia qué lado hay que desplazarse para llegar a una posición concreta. Con el tiempo debes aprendértelo, pero en un primer momento vas perdido desplazándote a izquierda y derecha.

- El mando de Off-On mediante el dial izquierdo es práctico de funcionamiento, pero al contrario que con la palanca de la 5D-IV, al mirar la cámara desde detrás no sabes si la tienes encendida o apagada. 

Eso sucede la cuando la llevas colgando en el pecho con un objetivo pesado (por ejemplo 70-200 mm) durante un rato y te olvidas. O cuando la tienes montada en un trípode a la altura de los ojos (en el interior de un hide para fotografiar fauna, por ejemplo). Algunas veces en mis largos paseos por Londres me puse la cámara en el ojo para hacer una fotografía y descubrí que antes la había apagado. Si me comprara una R, le marcaría una línea vertical blanca en el dial para ver su posición desde detrás. 



El mando para encender y apagar la cámara es diferente en la EOS 5D-IV (superior) y la EOS R (inferior).
© Oriol Alamany


- - No es posible apagar la pantalla LCD trasera, a menos que la gires del revés. 


Cuando llevas la cámara colgando al hombro, o bien está conectado el visor, o bien la pantalla, lo que consume batería. Debería haber la opción de ver sólo por el visor, dejando la pantalla apagada o encendida según la conveniencia del momento.

- - Ausencia de intervalómetro y temporizador en el menú.

- Ausencia de GPS. Aunque puede conectarse por Bluetooth al GPS del teléfono móvil.


- Ausencia de sensor de luminosidad automática de la pantalla LCD. Yo jamás lo uso y lo desconecto el mismo día en que compro la cámara.


- - - El estabilizador de imagen IS de los objetivos está en funcionamiento constante mientras la cámara esté activada.  


Eso no sucede con las cámaras réflex, en las que el IS se apaga a los pocos segundos si no se usa. Sin duda ese comportamiento en la EOS R debe reducir la duración de su batería.

- - - La gama de objetivos RF aún es muy reducida.


Tan sólo 4 modelos, uno sólo de ellos de uso general, contra más de 80 modelos en la gama EF). Alguien que empiece el equipo desde cero tiene muy poco donde escoger. Y no va a comprarse ahora unos costosos objetivos EF que deben usarse mediante adaptadores. Parece que Canon va a lanzar en 2019 unas cuantas ópticas nuevas, en especial las básicas f:2.8, como 24-70 y 70-200 mm.

- - - Menor ráfaga de disparo en AF Continuous (5 contra 7).


- - - Bloqueo de la imagen en el visor en AF Continuous.

Al disparar una ráfaga a un ave en vuelo o un mamífero corriendo, la imagen que muestra el visor va "congelándose" a cada disparo, lo que dificulta realizar un seguimiento continuo del sujeto.

- Protección todo-tiempo de nivel algo inferior a la EOS 5D IV, según Canon similar a la EOS 6D II.


- Jack para cable disparador y control remoto no compatible con el temporizador Canon.


- Una sola tarjeta de memoria, del tipo SD.


Preferiría tener dos ranuras, pero no es algo que me parezca tan dramático como les parece a algunos testeadores de internet. Con mi 5D-IV jamás grabo simultáneamente en los dos tarjetas a la vez, ya que eso enlentece la cámara. Sólo lo uso por comodidad para que cuando se llene una tarjeta salte automáticamente a la otra. 

- Menor duración de la batería (Oficialmente unos 370 en la EOS R vs. 900 en la 5D-IV). 

Eso es algo general en todas las cámaras mirrorless, ya que tienen el sensor activado de modo continuo para disponer de visión. Y el visor electrónico también consume electricidad, algo que no sucede en un visor óptico. De todos modos me pareció que la duración es mucho mayor que la oficialmente anunciada. En mi último uso, con una batería LP-E6N que tiene ya varios años de uso, hice 310 disparos y aún le quedaba el 45% de capacidad. Seguro que los 370 se superan con facilidad.



- - - Misma batería que los modelos anteriores réflex

Aunque antes he puesto esta característica como una ventaja, como usuario de Canon habría estado dispuesto a sacrificar este aspecto por un nuevo modelo de batería de nueva tecnología, mayor capacidad, y también mayor voltaje para mejorar el AF en los grandes teleobjetivos, al estilo de las EOS 1D.


Zampullín chico, Delta del Llobregat, Diciembre 2018.

Canon EOS R a ISO 400, EF 500 mm f:4L IS II, con Extender 2X-III, y adaptador EF-EOS R, 1/500 f:8.
© Oriol Alamany

CONCLUSIONES

Bueno, me había propuesto hacer un artículo cortito y como siempre me ha salido un tostón. Vamos a resumir.

Como fotógrafo que trabajo profesionalmente con la cámara réflex Canon EOS 5D-IV, he constatado que la nueva mirrorless EOS R ofrece un montón de ventajas sobre ella. Al ir redactando la lista yo mismo me he sorprendido de lo larga que era. Y seguro que aún me dejo algo, ya que tan sólo la he usado unos pocos días. Algunas de esas nuevas características son importantes y útiles para el fotógrafo, y otras resultan más anecdóticas. Me he sentido bastante cómodo con ella y estoy contento con las fotografías obtenidas.

Pero la EOS R nace con sus sombras, algunas leves y otras que enturbian un poquito una cámara que me parece buena pero que, por poco mas, podía haber sido genial. El mismo fabricante ha prometido una actualización de firmware que va a solucionar algunas de sus lagunas e introducir algunas mejoras. Lo esperaremos con esperanzas. 

Coincidiendo con lo que ya han apuntado diversos otros fotógrafos en internet, mi conclusión final es que en la actual gama Canon, la EOS R se sitúa un poco por debajo de la EOS 5D-IV, pero por encima de su modelo hasta ahora inmediatamente inferior, la EOS 6D-II. La R es una buena cámara para fotografía de paisaje, para macro, para fotografía con poca luz, para fotografía de calle... pero no es la más adecuada para fauna salvaje, deportes u otro tipo de fotografía de acción.


Respecto a los objetivos RF, su aspecto y sólida construcción me dan una muy buena impresión. En lugar de ir a abaratar la gama, parece que Canon ha apostado por elevar la calidad de su gama óptica. Es de suponer que cuando aparezcan modelos de cámaras más básicos, también ofrecerán objetivos más económicos, pero de momento los cuatro actuales son impresionantes.

Ahora le corresponde a cada fotógrafo poner en una balanza ventajas e inconvenientes de cada sistema y decidir qué camino tomar, teniendo muy claro que, en unos años, camino no habrá más que uno y ese va a ser el de las mirrorless.

Al parecer 2019 nos traerá varios objetivos RF y un par de nuevas cámaras, una por debajo y otra por encima de la actual EOS R. Espero con curiosidad la que estará por encima, deseando que no sea esa de 75 MP de la que hablan algunas webs de rumorología fotográfica. Esta misma R con un joystick, mejor AF en foto de acción, más ráfaga en AF Continuous, y un sensor de unos 30 MP mejorado y con estabilizador IBIS sería mi cámara ideal.


(PostData 18 febrero 2019: 
Canon ha presentado ya la EOS RP, el modelo más sencillo. Es una diminuta y económica Full Frame más pequeña que algunas M4/3, que usa el sensor de la 6D-II. Y ha mostrado prototipos de 5 lentes RF más: 15-35 mm f:2.8L, 24-70 mm f:2.8L IS, 85 mm f:1.2L, 85 mm f:1.2L DS, un diminuto 70-200 mm f:2.8L IS y un todo-terreno 24-240 mm f:4_6.3 IS. Y se rumorea un 100-400 mm f:3.5-5.6L IS y un 70-300 mm f:4-5.6 IS. 
Al parecer, en un año tendríamos ya una gama RF impresionante, centrada en objetivos de alta gama. Paradójicamente de momento tan sólo utilizables en dos cámaras de gama media y baja. Habrá que esperar al modelo R Pro para sacarles todo el rendimiento).



• • •


Aviso a navegantes: estas son mis opiniones personales. Quizás lo que no me gusta a mí, te encanta a ti y viceversa. Por suerte existen multitud de disciplinas y enfoques distintos en la fotografía y cada uno debe decidir cual es la mejor herramienta para su trabajo. Si te apetece dejar tu opinión, los comentarios y el debate son bienvenidos.

¡Y gracias a Esteve Llanes de Foto K por el préstamo!