4/3/15

• Test del teleobjetivo zoom Olympus M.Zuiko ED 40-150 mm f:2.8 Pro y 1.4x teleconverter


 Olympus OM-D E-M1 con teleobjetivo zoom M.Zuiko ED 40-150 mm f:2.8 Pro 
© Oriol Alamany


En estos últimos meses os he hablando ya varias veces de los sistemas fotográficos sin espejo, de sus características, virtudes y problemas. 

Ya comenté que de cara a los profesionales o aficionados avanzados de la fotografía de la naturaleza y viajes uno de los inconvenientes de estos sistemas fotográficos es que en el momento actual aún no ofrecen una buena gama de teleobjetivos luminosos y de calidad óptica a toda prueba. Olympus parece decidida a aportar su grano de arena en este campo con el anunciado pero aún no comercializado 300 mm f:4 Pro y también con el recientemente llegado zoom M-Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro cuyo éxito ha sido tal que el fabricante no da abasto a cubrir las solicitudes.


Análisis del M.Zuiko ED 40-150 mm f:2.8 Pro

Cuando Olympus España me prestó este teleobjetivo el pasado mes de noviembre, su enorme caja me hizo temer que sería una óptica de tamaño respetable. Por suerte, una vez abierta y tras las protecciones de cartón, el folleto, una funda para la óptica y el parasol, al fin apareció un objetivo que, cierto que no es pequeño ni excesivamente ligero. Pero en ambos parámetros es mucho menor que el clásico 70-200 mm f:2.8 para cámaras réflex. 

Junto al objetivo, Olympus me había prestado el también nuevo teleconvertidor M.Zuiko 1.4x, una primicia en el mundo de las Mirrorless.



Quienes escojan el sistema del formato Micro 4/3 para usar sólo cámaras y objetivos diminutos y ligeros de peso pueden detenerse aquí y no seguir leyendo más: Estamos ante un teleobjetivo que tiene una cierta consistencia y peso, nada que ver con los 190 gramos de su compañero M.Zuiko ED 40-150 mm f:4-5.6 R. 

Sin embargo, para los que estamos acostumbrados a trabajar con cámaras DSLR de formato Full Frame, disponer de un objetivo de una focal equivalente a un 80-300 mm de luminosidad constante f:2.8 y que pesa menos de un kilo y mide 16 cm de largo es como una bendición.

--------------------------------------------------------------------------------------------
Peso oficial proporcionado por la marca: 870 gr. Este dato es sin el parasol.
Peso del objetivo con el parasol: 997 gr.
Peso sin parasol ni montura de trípode (Fácilmente extraible): 750 gr.
Peso del teleconvertidor 1,4x: 101 gr.
---------------------------------------------------------------------------------------------


Dos equipos fotográficos de clase profesional que abarcan las distancias focales (equivalentes) de 24 a a 300 mm con luminosidad constante f:2.8 y de 420 mm f:4 gracias al uso de un teleconvertidor 1.4x.
© Oriol Alamany

A título comparativo, en esta fotografía podemos comparar dos equipos fotográficos completos de nivel profesional que cubren el rango de focales (equivalentes) de 24 a 300 mm con una luminosidad constante de f:2.8. Y que alcancen los 420 mm f:4 mediante la adición de un teleconvertidor 1.4x. Entre los 24 y los 420 mm pocos temas se le escaparan a cualquier fotógrafo.

A la izquierda tenemos un equipo CSC de formato Micro 4/3 integrado por una cámara de gama alta Olympus OM-D E-M1, un zoom standard 12-40 mm f:2.8 Pro, el zoom teleobjetivo 40-150 mm f:2.8 Pro y un teleconvertidor de focal 1.4x. El peso total del conjunto es de 1,93 kg.

Para cubrir la misma gama con similares características en un equipo DSLR de formato Full Frame tenemos una Canon EOS 5D MkIII, y necesitaremos un zoom standard 24-70 mm f:2.8L, un zoom 70-200 mm f:2.8L IS, un 300mm f:2.8L IS y un teleconvertidor de focal 1.4x. En total 5,87 kg. Más del triple de peso y bastante más volumen e inversión económica.

En esta comparativa he tenido que sumar un 70-200 mm más un tele fijo de 300 mm f:2.8 para llegar a cubrir las mismas focales ya que ningún fabricante ofrece un 80-300 f:2.8. El único zoom para Full Frame de características relativamente similares al nuevo Olympus de 0,87 kg de peso es el Sigma 120-300 mm f:2.8 DG OS HSM Sports, de 3,39 kg. Casi cuatro veces más pesado y cercano al doble de longitud.

Construcción metálica impecable, buen aro de trípode, rápido sistema de cambio de AF a manual e ingenioso parasol.

Prueba del M.Zuiko ED 40-150 mm f:2.8 Pro sobre el terreno

Mi primer contacto con la óptica fue una escapada al atardecer a la playa de mi barrio, Poblenou, en Barcelona. Allí pude comprobar sus primeras bondades: excelente resolución a la máxima abertura f:2.8, un buen bokeh (o desenfoques del fondo) que no ofrecen otros teles de 150 mm ya existentes para el formato Micro 4/3 de abertura f:5.6, y la capacidad para tomar fotografías con muy poca luz debido a la combinación de gran abertura y estabilizador de imagen en el cuerpo de la cámara. En mi caso lo usé en una Olympus OM-D E-M1, pero como todas las ópticas para M 4/3, también puede usarse con cámaras Panasonic.

Playa de Poblenou, Barcelona, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 65 mm, 1/320 seg a f:4
© Oriol Alamany


Platano y edificio en Poblenou, Barcelona, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 85 mm, 1/100 seg a f:4
© Oriol Alamany


Cementerio de Poblenou, Barcelona, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 60 mm, 1/1250 seg a f:5.6
© Oriol Alamany

Gato callejero en el rompeolas, Barcelona, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 120 mm, 1/125 seg a f:2.8
© Oriol Alamany

Central Térmica del Besòs desde Barcelona, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4 x a 190 mm, 1/25 seg a f:4 a mano alzada.
© Oriol Alamany


En los días siguientes, hasta que tuve que devolverlo, utilicé el teleobjetivo en algunos trabajos profesionales que estaba realizando. Las imágenes obtenidas tienen una calidad excelente: nitidez, color, bokeh... y varias de ellas ya han sido publicadas en una revista. 

Hay que tener presente que en el formato Micro 4/3 no tan sólo los archivos Jpeg, si no también los Raw están algo "cocinados". Es decir, la cámara realiza correcciones de ciertas aberraciones de las ópticas utilizadas, por lo que resulta muy difícil decir si este objetivo tiene realmente o no aberraciones cromáticas, distorsión o viñeteo. Los Raw obtenidos, revelados en Adobe Lightroom, Adobe Photoshop o Olympus Viewer son excelentes y no requieren de ninguna corrección de objetivo. Existen muy pocas aplicaciones que puedan ver los archivos Raw realmente originales sin ningún tipo de corrección incorporada.


Barranco del río Bitlles y cañaveral al atardecer en la Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 95 mm, 1/250 seg a f:4
© Oriol Alamany




Luna con álamo en la Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 142 mm, 1/160 seg a f:8
© Oriol Alamany


Últimas luces sobre los viñedos de la Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 150 mm, 1/200 seg a f:2.8
© Oriol Alamany

La construcción del objetivo es excelente,  metálica y totalmente sellada contra la intemperie. El sistema de cambio de AF a enfoque manual es muy rápido y no necesita recurrir a ningún botón en el cuerpo de la cámara. Y además el objetivo incorpora un botón de Función programable con diversas opciones.

Curioso realmente el parasol, diseñado de tal manera que puede extenderse o replegarse con gran rapidez sin necesidad de desmontarlo. Eso permite llevar colgando una óptica menos llamativa por su tamaño paseando por la ciudad, y extenderlo al instante quedando bloqueado. Un acierto en el diseño.

Otra de las agradables sorpresas de este zoom es su mínima distancia de enfoque, de tan sólo 70 cm. A esta distancia, con la focal de 150 mm (equivalente a 300 mm) pueden fotografiarse gran variedad de sujetos, como mariposas, lagartijas, flores u otros detalles, aumentando así su polivalencia. Y añadiéndole el 1.4x aún se obtiene un aumento mayor. 

No lo probé, pero me hubiera gustado ver los resultados añadiéndole un tubo de extensión o una lente de aproximación apocromática, para comprobar sus prestaciones en el mundo de la macrofotografía real.

Hojas de álamo, olmo y roble en la Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 100 mm, filtro polarizador, 1 seg a f:8, trípode
© Oriol Alamany


Seta Clatro rojo (Clathrus ruber) en el Parc Natural de Collserola, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 150 mm, 1/40 a f:4
© Oriol Alamany


Aprovechando una sesión en el hide de la empresa Photo Logistics en el Estany d'Ivars para testear una cámara y teleobjetivo de otra marca, aproveché para realizar algunas fotografías de aves con el 40-150 mm, que tan sólo me sirvieron para corroborar mi primera impresión: se trata de una óptica 100% profesional de excelentes resultados.


Trabajando con el objetivo 40-150 mm f/4 Pro y la OM-D E-M1 en un hide de Photo Logistics en el Estany d'Ivars, Catalunya
© Oriol Alamany


Polla de agua, Estany d'Ivars, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x MC-14, 1/500 seg a f:5.6, trípode desde Hide de Photo Logistics
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de la fotografía anterior (Clicar para ver a tamaño real)
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x MC-14, 1/500 seg a f:5.6, trípode
© Oriol Alamany

Nido de Cigüeña blanca en un silo en Ivars, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x MC-14, 1/1000 seg a f:5.6, trípode
© Oriol Alamany


Pareja de Ánade real, Delta del Llobregat, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x MC-14, 1/500 seg a f:4
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de la fotografía anterior (Clicar para ver a tamaño real)
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x MC-14, 1/500 seg a f:4
© Oriol Alamany


El AF del objetivo me ha parecido rápido, aunque en AF Continuo supongo que está limitado por la cámara (E-M1). La posibilidad de pasar de enfoque automático a manual con un sólo clic del aro de enfoque también me parece muy interesante. 

Algo que me disgustó de este zoom es la ausencia del limitador de enfoque que tanto usamos los fotógrafos de teleobjetivos. He podido usar el 40-150 y, cuando el AF se pierde con algún sujeto conflictivo, algunas veces realiza todo el largo recorrido desde un extremo al otro del aro de enfoque, desde infinito hasta los 70 centímetros, para luego regresar hacia el infinito para relocalizar el sujeto. Con el limitador de enfoque que presentan la mayor parte de teleobjetivos, el AF podría pasar de infinito a 3 metros por ejemplo, y volver a pillar el sujeto en un instante, lo que ayudaría muchísimo a la rapidez de enfoque. Ojalá el 300 mm lo incluya, aunque por las imágenes mostradas no lo parece. Otra opción sería incorporarlo por firmware via el botón personalizable L-Fn de estas ópticas.


El bokeh del M.Zuiko ED 40-150 mm f:2.8 Pro

Hojas de olmo en la Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 150 mm, 1/5000 seg a f:2.8
© Oriol Alamany


Además de para poder fotografiar con poca luz, los fotógrafos solemos preferir los teleobjetivos luminosos por su capacidad para desenfocar el fondo y que así nuestro sujeto destaque o bien crear placenteros desenfoques de color. Esta es una de las razones por las que algunos fotógrafos preferimos trabajar con cámaras de formato completo FF, ya que a igual distancia focal equivalente y abertura de diafragma el desenfoque es mucho más notable. Este es uno de los pocos inconvenientes que le encuentro al más pequeño formato de sensor Micro 4/3.

Este 40-150 mm f:2.8 aporta una notable mejora en este sentido ya que hasta ahora los teleobjetivos similares disponibles tan sólo alcanzaban luminosidades f:5.6. En la nueva óptica se logran desenfoques mucho más armoniosos siempre que nos vayamos a su máxima abertura f:2.8.


Chica en la playa al anochecer, Poblenou, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 150 mm, 1/200 seg a f:2.8
© Oriol Alamany


Amentos de Avellano en el Parc Natural de Collserola, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro + 1.4x a 210 mm, 1/200 seg a f:4
© Oriol Alamany


Había leído que, fotografiando a iguales distancias focales equivalentes y misma abertura de diafragma, lograr un desenfoque igual requiere dos pasos de abertura mayores en una una cámara Micro 4/3 que en una FF

Así que me dispuse a comprobarlo sobre el terreno. Para ello realicé una serie de fotografías a diversas aberturas con la Olympus OM-D M-E1 y el 40-150 mm f:2.8 Pro a 100 mm montado en un trípode, y luego las repetí desde la misma posición con mi Canon EOS 5D MkIII y un 70-200 mm f:2.8L IS II buscando el mismo encuadre. 

Y analizando los resultados eso parece ser cierto. Y podéis comprobarlo en la serie de fotografías comparativas que pongo, clicando sobre ellas para verlas a mayor tamaño. 


Comparativa de bokeh entre el objetivo M.Zuiko 40-150 mm de formato M4/3 y la distancia focal equivalente en formato Full Frame.
© Oriol Alamany


Por lo tanto tenemos que considerar que si bien en lo concerniente a captación de la luz este 40-150 mm f:2.8 equivale a un 80-300 mm f:2.8 en FF, en lo concerniente a los desenfoques logrados equivale a si utilizáramos un 80-300 mm f:5.6. Es decir, para lograr una profundidad de campo aparentemente similar, en Micro 4/3 hay que trabajar con una abertura dos puntos mayor. Con el otro modelo existente M.Zuiko ED 40-150 mm f:4-5.6 R, la profundidad de campo sería equivalente a la de un 80-300 mm f:8-11 en FF.

Eso es un arma de doble filo: el pequeño formato nos dificulta lograr grandes desenfoques, pero en cambio nos favorece cuando necesitamos lograr una más amplia profundidad de campo.

Uno de los únicos puntos negativos de este objetivo es su comportamiento en caso de fuertes contraluces en que los rayos del sol incidan directamente sobre la lente. En estos casos los reflejos o flare producidos no resultan nada agradables, como puede verse en los dos ejemplos siguientes.


Viñas a contraluz, Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 57 mm, 1/4000 seg a f:2.8
© Oriol Alamany

Viñas a contraluz, Heretat Segura Viudas, Catalunya
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 40mm, 1/200 seg a f:16
© Oriol Alamany


Conclusiones

Continuando con la serie Pro, iniciada con el magnífico M.Zuiko ED 12-40 mm f:2.8 Pro, Olympus ha logrado de nuevo una óptica de muy alto nivel, utilizable tanto por sus usuarios como por los de Panasonic. Se trata de un zoom muy adecuado para la fotografía de moda, bodas, deportes, el reportaje de viajes y la fotografía de la naturaleza. Soy un gran fan de mi Canon EF 70-200 mm f:2.8 pero, durante la realización de esta prueba, disfrutar de un poco más de focal se me hizo muy práctico.

El precio puede parecer elevado (unos 1.400 €, unos 1.660 € con el 1.4x cuya compra me parece muy recomendable), pero en realidad no lo es, dadas sus elevadas prestaciones. La única óptica comparable para formato FF es el zoom Sigma 120-300 mm f:2.8 Sport, que cuesta ya 3.320 €. Y los 300 mm f:2.8 fijos de Canon y Nikon superan los 5.000 €.


Para fotografía de naturaleza es un teleobjetivo muy polivalente para uso general: ideal para paisaje, fotografía de detalles, pequeños animales como reptiles, mariposas..., o para fotografía de aves desde hides donde el animal esté cercano. También resulta perfecto para el clásico safari fotográfico en paises donde la fauna salvaje sea más confiada. 

Para caza fotográfica en Europa  su máxima distancia focal se queda algo corta y si no disponemos de ningún otro tele más largo habrá que recurrir con frecuencia al también nuevo teleconvertidor 1.4x. Y seguir esperando al prometido M.Zuiko 300 mm f:4 Pro al que ya tenemos muchas ganas de ver.

  



AVISO: Olympus España me ha prestado material fotográfico pero sin pedirme nada a cambio. Este texto y conclusiones no están en absoluto impuestos por ninguna marca. Son mis observaciones personales y las publico porque pienso que pueden ser de utilidad a los aficionados a la fotografía.



6 comentarios:

  1. Gran trabajo como siempre! Comparto un link que, entre otras cosas, tiene un calculador de distancias focales entre tamaños de sensor Y de diafragmas efectivos.

    Como dices, un 150mm f2,8 en 4/3 equivale a un 300 f5,6 en FF.

    http://www.cambridgeincolour.com/tutorials/digital-camera-sensor-size.htm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte José. Siempre lo había leído, pero me apetecía probarlo sobre el terreno.

      Eliminar
  2. Da gusto leer pruebas tan completas y detalladas como esta. No te canses de seguir así!!
    Aprovecho para comentarte un par de cosas respecto de las OMD que pueden ser interesantes.
    He leído y así ha sido confirmado por Olympus España, que el ISO LOW es una herramienta para ampliar rango dinámico y reducir un poco el ruido en las sombras. Me explico, en realidad se trata de un ISO superior efectivo de 250 y no inferior, como pudiera parecer, al 200 de base. La exposición es de 1/3 más de paso lo que implica el "derecheo" del histograma, obteniendo más información en todo el rango de la toma a expensas de las luces altas, si las hubiera. Si son muy fuertes, entonces quedarán sobreexpuestas, así que debe entenderse que se debe utilizar en escenas poco iluminadas o en interiores.
    Por otra parte al final compré el adaptador Metabones para Canon FD y honestamente opino que me parece muy caro para los resultados conseguidos ya que es perfecto a partir de f/ 1: 5.6 pero en aperturas grandes falla en los lados. Adjunto un par de tomas a f/ 1:1.4 y a f/ 1:5.6 para que podáis opinar. Sé que los paisajes no se deben tirar con esas aperturas, pero era la forma de ver el rendimiento con la máxima profundidad de campo. Pinchando en la imagen se puede ver al 100%
    http://postimg.org/image/o2sh9za1f/
    http://postimg.org/image/t1t9mtok3/

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi experiencia en el ISO LOW (100 ISO) en Olympus, al igual que el ISO LOW en Canon (50 ISO) es totalmente el contrario: coincido contigo en que las luces altas quedan sobreexpuestas, pero en fotografías comparativas y con ambas cámaras, las fotos a ISO LOW tienen MENOR rango dinámico, y por eso precisamente hay que tener cuidado en no sobrexponer los blancos. Si puedo, un día te colgaré dos fotos de ejemplo. eso se aprecia mucho en un cielo con nubes, por ejemplo. La finura de resolución de la imagen es muy buena, pero hay que vigilar la exposición.

      Eliminar
    2. Bueno, en realidad lo que parece ser que ha dicho Olympus España es que se consigue un rango dinámico más equilibrado lo que equivale, efectivamente, a mejorar no a ampliar el mismo. He debido ser más cuidadoso con el concepto. En este enlace se explica mejor lo que comento. Gracias y un saludo.
      http://www.guillermoluijk.com/article/lowiso/index.htm

      Eliminar
  3. Hola Oriol, te doy las gracias por tu magnifica review. Disculpa tambien mi retraso en dartelas, pues hace bien poco que "te he encontrado".

    Llevo semanas con un debate personal para decidirme por un buen tele en mi nueva em5 markII y su 12-40pro del kit. ¿Has llegado a probar el m.zuiko 75-300? Entre este 40-150pro+mc-14 y el 75-300 dejando de lado la luminosidad (sin menospreciarla) pero si momentaneamente en un segundo plano ¿Sus distancias focales máximas son muy dispares?

    ResponderEliminar