15/12/14

• El sistema fotográfico del futuro - III: Las CSC o Mirrorless para fotografia de fauna salvaje

No te pierdas los anteriores artículos de esta serie: 

- El sistema fotográfico del futuro -I: Las cámaras sin espejo, Mirrorless o CSC.


- El sistema fotográfico del futuro -II: Las cámaras sin espejo o Mirrorless para fotografía de paisaje.



Grajilla en Villafáfila, Zamora
Olympus OM-D E-M10 a ISO 400, Canon EF 500 mm + 1,4x con adaptador
© Oriol Alamany


Bueno amigos, vamos a por la tercera entrega de esta serie sobre la utilidad de las cámaras CSC, EVIL, sin espejo o mirrorless en la fotografía de naturaleza. Hoy pensando en la fotografía de animales salvajes. 

En el momento presente la fotografía de fauna está dominada por completo por las grandes y raudas cámaras réflex de Canon y Nikon y sus espléndidos, costosos y pesados teleobjetivos. El 99 % (o más) de los profesionales de esta disciplina usamos DSLRs (Full Frame o APS-C) y teleobjetivos en torno a los 500 mm para crear nuestras imágenes.

Hasta ahora ni los fabricantes de CSC se han preocupado por nuestras necesidades, ni nosotros hemos tenido demasiado interés en sus cámaras. Y acto seguido voy a razonar el porqué.

Pero antes de continuar quiero recalcar que estos artículos técnicos que publico en mi blog (ya sean probando el material fotográfico que yo mismo compro para trabajar, o bien el que a veces me dejan en préstamo algunas marcas) no son publirreportajes camuflados como los que publican algunos portales de fotografía. Lo que escribo son opiniones personales basadas en la experiencia real obtenida durante varias décadas de trabajo profesional como creador de imágenes.


EL AF CONTÍNUO, TENDÓN DE AQUILES DE LA FOTOGRAFÍA DE FAUNA CON CÁMARAS SIN ESPEJO

Desde el punto de vista del fotógrafo de fauna o de acción en general, en el momento presente los sistemas sin espejo de las distintas marcas que hemos ido repasando en los artículos anteriores pecan de un seguimiento de Enfoque Continuo aún lento y/o impreciso para seguir acciones muy  rápidas como un guepardo persiguiendo a su presa o las piruetas acrobáticas de ciertas aves en vuelo. No nos vamos a engañar: en esta disciplina las DSLR de alta gama y sus sistemas AF por Detección de fase aún están por encima en prestaciones y las CSC deben madurar su AF por Detección de contraste para alcanzarlas. Eso no significa que no puedan seguir a un animal en movimiento, pero los resultados aún no son los mismos. También conviene decir que el AF de las mismas DSLR dista de ser perfecto y es fuente de muchos disgustos con sujetos tan exigentes.

Sin embargo, el enfoque de algunas mirrorless funciona muy rápido en Enfoque Sencillo, de tal modo que he leído que algunos fotógrafos usan este modo para sus fotografías de acción, una técnica que tengo pendiente comprobar.

Dado que yo tan sólo he probado un limitado número de modelos, os invito a dejar en la sección de comentarios vuestras experiencias personales en la fotografía de acción con todo tipo de marcas y cámaras.

Perro a la carrera en Collserola, Barcelona
No es un animal salvaje, pero la joven perra "Xandri" se prestó gustosamente a diversas pruebas del sistema C-AF (Enfoque Continuo) de una Olympus OM-D E-M1. A cierta distancia, en movimiento rectilíneo y con buena luz el sistema respondió bastante bien, errando tan sólo en algún disparo esporádico y en las tomas finales cuando el animal se encontraba ya a escasa distancia.
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200 y ráfaga de 6 img/seg, M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro a 150 mm f:2.8 a f:2.8.
© Oriol Alamany



¿DONDE ESTÁN NUESTROS TELEOBJETIVOS?

Pero hay un problema más acuciante que el AF continuo: la flagrante ausencia de teleobjetivos potentes y luminosos para la práctica de fotografía de fauna. 

Si en nuestro país no existieran cazadores quizás los amantes de la naturaleza podríamos fotografiar a los animales salvajes con ópticas más cortas, como sucede en algunos países extranjeros. Pero debido al miedo que tienen al ser humano la mayoría de bestias, el uso de teleobjetivos de 300 a 600 mm  (o sus equivalentes) resulta obligado a quienes practicamos este tipo de fotografía.

Quizás para un safari en África nos baste con objetivos de focal corta, pero para fotografiar animales salvajes en España en formato Full Frame es habitual necesitar una distancia focal mínima de al menos 400 mm, y mucho mejor si es de 500 o 600 mm. Yo con mi DSLR FF uso un Canon EF 500 mm f:4L IS, y aún así debo combinarlo con frecuencia con teleconvertidores 1,4x o 2x para obtener el aumento necesario. 


Macho en celo de Impala con sus hembras al atardecer, Lake Mburo National Park, Uganda
Olympus OM-D E-M10 a ISO 800, M.Zuiko 14-42 mm 1:3.5-5.6 EZ
© Oriol Alamany


Por lo tanto las distancias focales largas no son un capricho sino una necesidad. Así que vamos a repasar qué nos ofrecen en este momento en concreto (Diciembre 2014) los diversos sistemas fotográficos sin espejo del mercado.

Las Sony Alpha (Formato FF y APS-C), dotadas de excelentes sensores, no ofrecen de momento grandes teleobjetivos específicamente diseñados para sus cámaras. Las distancias focales más largas ofrecidas son de tan sólo 200 mm y luminosidades f:4 o f:6.3. Pocos animales salvajes vamos a atrapar con ellas.

Un sistema tan atractivo como el Fujifilm XF (Formato APS-C) también queda de momento descartado para esta disciplina ya que su máxima longitud focal actual es un zoom 70-230 mm (x1,5 equivalente a una focal de 350 mm) de escasísima luminosidad (f:6.7).  Sin embargo, en la reciente Photokina Fujifilm mostró el prototipo de un apetecible 140-400 mm f:4-5.6 que podría cambiar las cosas en un futuro esperemos que no demasiado lejano. Hay esperanza para los usuarios de esta marca, aunque también debería mejorar la rapidez de su sistema de enfoque.

Canon y su EOS M (Formato APS-C)ofrecen como máximo un 200 mm f:6.3 (x1,6, equivalente a 320 mm). Ya tengo ganas de que esta marca apueste por un relanzamiento de esta abandonada serie M, ofreciéndonos algo que se pueda usar en fotografía de naturaleza. Por fortuna el adaptador ya existente Canon Mount Adapter EF-EOS M permite usar las ópticas EF originalmente diseñadas para su uso en DSLR conservando todas sus funciones incluido el AF. O sea que lo que los usuarios de Canon necesitamos con mayor urgencia es una especie de "EOS M Pro" con visor electrónico incorporado y cuyo AF funcione bien. Luego nos gustaría disponer de teleobjetivos más pequeños, específicamente diseñados para esta cámara. De hecho se ha publicado la patente de un EF-M 70-400 mm f:4.5-7.2 STM, pero eso no significa que este potente teleobjetivo vea jamás la luz.


La pequeña Canon EOS M también puede usar las ópticas Canon EF a pleno rendimiento mediante su adaptador específico, con el beneficio de que su focal equivalente se multiplica por 1,6x. En este caso el 70-200 mm f:2.8 actuaría como un 112-320 mm f:2.8.


Olympus y Panasonic (Formato Micro 4/3) sí que ofrecen zooms hasta 300 mm (que teniendo en cuenta su factor de reencuadre x2 equivalen a un 600 mm). Pero son extremadamente poco luminosos para la fotografía de acción (f:5.6 o f:6.7). 

El teleobjetivo más interesante hasta el momento para este formato es el recién presentado M.Zuiko 40-150 mm f/2.8 Pro, equivalente a un 80-300 mm f/2.8 de menos de un kilo de peso. O equivalente a un 112-420 mm f/4 usando el también nuevo teleconvertidor 1.4x, el único de estos aditamentos ópticos existente entre todos los fabricates de sin espejo. El 40-150 es una bella joya para fotografía de animales salvajes siempre que no se encuentren a demasiada distancia, al trabajar desde escondites o ideal para safaris en África. Se dice que Panasonic también estaría preparando un 150 mm f:2.8 fijo. Ojalá sea cierto.


Un teleobjetivo "serio" para cámaras sin espejo: el M.Zuiko 40-150 mm f:2.8 Pro.

El anuncio realizado por Olympus de un teleobjetivo M.Zuiko 300 mm f/4 Pro para finales de 2015 es el más prometedor para los fotógrafos de fauna que piensan en una adquirir una Mirrorless. Estaríamos hablando del equivalente a un 600 mm f/4 en un tamaño muy reducido (Equiv. a 840 mm f:5.6 combinándolo con el teleconvertidor 1.4x). Si además el AF estuviera a la altura algunos fotógrafos de fauna podrían empezar a considerar el cambio de sus pesados equipos DSLR.

El futuro y esperado M.Zuiko 300 mm f:4 Pro


Nikon y su sistema 1 (Formato 1") es el más preparado en este momento para la fotografía de fauna salvaje con su 70-300 mm f:4.5-5.6 (x2,7 equivalente a un 190-810 mm). Pero hay que tener presente su reducido sensor CX de tan sólo 1". Aunque el objetivo sea poco luminoso, es una combinación que podría ser muy útil para un fotógrafo de fauna aficionado que no quiera complicarse la vida y disfrutar de su afición.


La pequeña Nikon 1 V3 con el teleobjetivo 1 70-300 mm f:4.5-5.6, equivalente a un 190-810 mm

A la espera de los indispensables teleobjetivos, algunas marcas como la misma Nikon, Canon, Sony y Olympus ofrecen adaptadores para poder utilizar en sus CSC los grandes teles diseñados originalmente para las cámaras réflex. Esa es una opción válida para aprovechar ópticas que ya poseamos y que el cambio de sistema sea más gradual y menos traumático para nuestro bolsillo.


Sony ofrece un adaptador (de tamaño considerable) que permite usar las lentes de sus réflex en sus mirrorless.


Avestruz macho fotografiado con un teleobjetivo de sistema réflex 4/3 adaptado a una cámara sin espejo Micro 4/3, Barcelona.
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200 con teleobjetivo Zuiko 150 mm f:2 ED a f:2 montado mediante un adaptador.
© Oriol Alamany

A MENOR FORMATO, MAYORES AUMENTOS

Así pues: ¿Qué sistema CSC sería teóricamente mejor para la fotografía de fauna salvaje? 

Para la fotografía de sujetos lejanos los sensores de menor tamaño nos resultan más atractivos por el factor de recorte que introducen: aunque usemos teles más cortos y ligeros obtendremos mayores aumentos. Por lo tanto, para alguien exclusivamente interesado en la fotografía de fauna las cámaras a priori más atractivas son las Nikon 1 (Factor 2,7x) y las Olympus y Panasonic (Factor 2x). Sin olvidarnos de la anecdótica Pentax Q de diminuto sensor de factor 5,6x.


Diferentes encuadres obtenidos con el mismo teleobjetivo utilizando cámaras de distintos formatos.
(Ilustración de mi libro "Fotografía en tus viajes", JdeJ Editores, 2013).


A cambio de esta bienvenida mayor ampliación de la imagen, en los sensores pequeños lo que sacrificamos es un aumento del ruido a sensibilidades ISO elevadas. Una lástima, ya que precisamente la mayor actividad de los animales salvajes se produce al amanecer y anochecer, cuando no en plena noche, momentos en que sensibilidades de 800, 1600 o 3200 ISO son una bendición.

 A la hora de decidirse por un formato u otro habrá que meditar qué valoramos más: si un mayor aumento a igual focal, o bien un menor ruido del sensor. Pienso que para los aficionados que tan sólo muestran sus imágenes en las redes sociales, o quieran hacer ampliaciones sobre papel a los tamaños habituales una Nikon 1 puede ser una excelente opción, ya que a esas medidas el ruido es poco visible. Los aficionados prosumers o profesionales deberían empezar como mínimo en las Micro 4/3.


LAS MIRRORLESS, ABIERTAS A TODAS LAS ÓPTICAS

Mientras los teles específicamente diseñados para ellas no llegan nos queda otra alternativa: Una de las grandes ventajas de las cámaras sin espejo es que, debido a su estrecho cuerpo, pueden montar mediante un adaptador casi cualquier tipo de óptica existente presente o antigua y aún así mantener el enfoque a infinito.

De repente los usuarios de antiguas ópticas Nikon, Canon FD, Minolta, Zeiss, Takumar, Zuiko, Leica... disponen de cámaras de nueva generación donde poder usarlas. 

Para la fotografía con teleobjetivos eso adquiere una importancia vital: Insisto en que en los sistemas de sensor APS-C las focales se multiplican por x1,5 o x1,6 y en el Micro Cuatro Tercios x2, por lo que mi Canon EF 500 mm f:4L montado en la Olympus E-M1 ¡aumenta como si tuviera un 1000 mm! El enfoque es manual, pero aunque a algunos les parezca difícil, generaciones de fotógrafos de animales así lo hemos hecho durante décadas y tampoco nos iba tan mal ;-) 

Y los visores electrónicos ofrecen ayudas como la posibilidad de aumentar un área para enfocar con mayor precisión, o el sistema Focus-peaking.

Una esquiva Agachadiza común (Gallinago gallinago) captada con una distancia focal equivalente de 1000 mm con enfoque manual, Reserves Naturals del Delta del Llobregat, Barcelona
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, Canon EF 500 mm f:4L IS con adaptador
© Oriol Alamany

Recorte al 100% de la fotografía anterior (Haz clic para ver a tamaño real)
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, Canon EF 500 mm f:4L IS con adaptador
© Oriol Alamany

Acertar en el enfoque y evitar la vibración debido al fuerte aumento son las principales dificultades en estos casos. Y a veces la misma humedad o calor presente en el aire ya desdibujan la imagen.

Si la óptica tiene diafragma electrónico y usamos uno de los sencillos adaptadores manuales habrá que trabajar a máxima abertura, lo cual ya es habitual con los grandes teleobjetivos. Con estos adaptadores sencillos el estabilizador de imagen original de la óptica tampoco funciona. Por ello será muy interesante contar con un cuerpo de cámara que incorpore estabilización de imagen en el sensor, como algunas Sony, Panasonic o todas las Olympus.

Sin embargo, si usamos el nuevo Metabones Smart Adapter o el Speed Booster, diafragma e IS sí que funcionan correctamente. aunque su precio es mucho más elevado (399 y 599 USD). En algunos casos (Sony) incluso el AF también funciona.


Adaptador Metabones que permite montar objetivos Canon EF a cámaras del formato M4/3 monteniendo todas las funciones excepto el AF.


Halcón común (Falco peregrinus) urbano fotografiado a gran distancia en lo alto de un edificio de l'Hospitalet
Olympus OM-D E-M10 a ISO 400 con teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS + Extender 2x-II. 
Distancia focal equivalente 2000 mm.
© Oriol Alamany

Recorte al 100% de la imagen anterior con 500 mm + 2x + 2x crop factor
Olympus OM-D E-M10 a ISO 400 con teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS + Extender 2x-II. 
Distancia focal equivalente 2000 mm.
© Oriol Alamany



Si esta foto del halcón urbano con una focal equivalente a 2000 mm os parece rizar el rizo os aseguro que hay gente que aún va más allá. Mi amigo Ramón Torres, excelente fotógrafo, por cierto, combina su Canon 500 mm con una diminuta Pentax Q cuyo factor de multiplicación es de 5,6. es decir, en este caso con el 500 sólo ya obtiene un encuadre equivalente al de un 2800 mm.


Pentax Q con teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS. 
Distancia focal equivalente 2800 mm.
© Oriol Alamany

Lince ibérico en la Sierra de Andujar, Jaén
Pentax Q con teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS
Distancia focal equivalente 2800 mm.
© Ramón Torres

Garcilla cangrejera en el Delta del Llobregat, Barcelona
Pentax Q con teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS
Distancia focal equivalente 2800 mm.
© Ramón Torres



Al principio pensaba que la ganancia en aumento al usar un sensor pequeño del tipo Micro 4/3 sería relativa, ya que la mayoría de cámaras réflex actuales ofrecen una mayor resolución en megapixeles (en torno a los 22-24 MP). Por lo tanto, parece que reencuadrando la imagen hasta los 16 MP que hoy en día ofrecen Panasonic y Olympus eso podría compensar esta ventaja. Pero vamos a hacer las cuentas para ver si eso es verdad:

Los sensores Micro 4/3 (17,3 x 13 mm) tienen un área 3,84 veces menor que los Full Frame (36 x 24 mm). Por lo tanto, para que un sensor Full Frame tuviera la misma densidad de píxeles que los 16 de una M4/3, debería tener 61 MP de resolución. 

En las fotografías de animales que hago con mi Canon EOS 5D MkIII de 22 MP, el recorte que debería aplicarles para obtener el mismo encuadre que obtengo con la misma focal en la Olympus OM-D E-M1 tendría una resolución de tan sólo 6 MP. En las cámaras FF de mayor densidad existente (la Nikon D810 y Sony A7R) el recorte necesario tendría 9 MP. En cambio, usando el mismo teleobjetivo montado en la Olympus obtengo una foto de 16 MP, es decir, de mayor resolución. Por lo tanto aún existe una ventaja para fotografiar sujetos lejanos aunque los sensores sean de menor resolución.

Intentando fotografiar lobos en la Sierra de la Culebra con un objetivo Canon EF 500 mm f/4L IS con teleconvertidor 2x montado en la Olympus OE-M10 mediante un adaptador. La distancia focal equivalente es de 2000 mm. ¿El gran problema? Clavar el foco y evitar la vibración.
© Oriol Alamany

Pelea entre machos de Avutarda fotografiada desde el interior de un vehículo con un objetivo Canon EF 500 mm f/4L IS con teleconvertidor 1.4x montado en la Olympus OE-M10 mediante un adaptador. La distancia focal equivalente sería de 1400 mm
© Oriol Alamany

Estornino en Villafáfila, Zamora
Olympus OM-D E-M10 a ISO 400, Canon EF 500 mm + 1,4x con adaptador
© Oriol Alamany


Objetivo Canon EF 70-200 mm f/2.8L IS II montado en la Olympus E-M10 mediante un adaptador. La distancia focal equivalente sería de 140-400 mm.
© Oriol Alamany

Caballito del diablo fotografiado con un objetivo Canon montado en una Olympus E-M1 mediante un adaptador. La distancia focal equivalente sería de 140-400 mm.
Olympus E-M1 a ISO 800, Canon EF 70-200 mm f/2.8L IS II + Extender 1.4x-III + lente aproximación 500D, trípode 
© Oriol Alamany


ESTABILIZADOR DE IMAGEN EN EL CUERPO

Una de las características más atractivas de las Olympus, alguna Panasonic Lumix y de la nueva Sony A7II es que incorporan la estabilización de imagen en el mismo sensor de la cámara. De este modo casi cualquier objetivo sin IS, de cualquier marca, o antiguo pasa a gozar de los beneficios de la estabilización. Simplemente hay que indicar en el menú de la cámara la distancia focal de la lente utilizada y el estabilizador de la cámara se adapta a sus necesidades. 

En mi experiencia esto funciona bien y resulta extremadamente útil, excepto si nos vamos a focales extremadamente largas. El sistema IS que he podido probar de las Olympus OM-D M1 y M10 funciona bien con mis Canon FD 300 mm f:2.8L y EF 500 mm f:4L IS, pero si añado un teleconvertidor para obtener un 1000 mm, aunque el menú de la cámara me deje programar esta distancia focal, el estabilizador ISIS ya no logra estabilizarlo. Incluso peor, le introduce un severo movimiento por lo que más vale desconectarlo y olvidarse de él.

Avefrías en vuelo en el Delta del Llobregat. Una óptica de los años 80 en una cámara de última generación
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, Canon FD 300 mm f:2.8L con adaptador
© Oriol Alamany


Calamón acicalándose en el Delta del Llobregat. Una óptica de los años 80 en una cámara de última generación
Olympus OM-D E-M1 a ISO 200, Canon FD 300 mm f:2.8L con adaptador
© Oriol Alamany

Pollos de Halcón común en su nido en la Central Térmica del Besós
Olympus OM-D E-M10 a ISO 200, Canon EF 500 mm f:4L con adaptador
© Oriol Alamany

CONCLUSIÓN

La fotografía de fauna salvaje es una disciplina extremadamente difícil por las grandes distancias focales que se requieren, por la rapidez de algunas de sus acciones y por la escasa luz con la que solemos trabajar. Eso significa que los especialistas necesitamos teleobjetivos de largas distancias focales, sistemas AF rápidos e infalibles y poder trabajar a sensibilidades ISO de entre 400 a 1600 ISO (o incluso más de manera puntual). Además hay que cargar con estos equipos a la espalda para movernos por la naturaleza y un teleobjetivo de 500 o 600 mm pesa sus buenos kilos, por lo que la comercialización de ópticas más reducidas en peso y tamaño serán bien recibidas.

Está claro que de los distintos temas fotográficos que he tocado en esta serie de artículos, la fotografía de fauna es donde las "sin espejo" están aún más verdes. Resulta fantástico que podamos montarles todo tipo de teleobjetivos. También que en algunos sistemas (en especial en el caso de las Nikon 1  y las Micro 4/3) sus distancias focales se multipliquen, y que cámaras y teleobjetivos puedan ser pequeños y ligeros facilitando su transporte en la naturaleza

Pero... ¿debemos sacrificar un enfoque extrarápido por un mayor aumento o un menor peso? ¡No, los fotógrafos de la naturaleza lo queremos todo! 

Seguro que el próximo año 2015 nos va a traer nuevos modelos de cámaras sin espejo y más teleobjetivos. Fabricantes: aquí estamos y somos muchos los aficionados a fotografiar nuestros compañeros de planeta.


AVISO: Olympus España me ha prestado material fotográfico pero sin pedirme nada a cambio. Este texto y conclusiones no están en absoluto impuestos por ninguna marca. Son mis observaciones personales y las publico porque pienso que pueden ser de utilidad a los aficionados a la fotografía. 







10/12/14

• Nature Photo Blog - 10 diciembre 2014




Esta fotografía de dos Dragos Sangre de dragón fotografiados al anochecer en la isla de Socotra en Yemen es mi imagen del día en Nature Photo Blog.

Si quieres ver más imágenes del proyecto fotográfico que realicé en 2009 en esta isla, lee este artículo en el blog, o mira esta galería fotográfica en la web.

Mis fotografías aparecen en Nature Photo Blog los días 10 y 25 de cada mes. Estas son las publicadas hasta ahora. No todas las voy comunicando en mi blog. Tan sólo de vez en cuando para recordaroslo.


Si quieres leer sobre fotografía de naturaleza y viajes, lee mi libro: Fotografia en tus viajes - inspiracion y tecnica para conseguir fotos espectaculares (Foto-Ruta)


5/12/14

• Entrevista a Oriol Alamany en la web FOTO321





La web FOTO321 ha publicado una entrevista que me han realizado sobre algunos aspectos de mi trabajo como fotógrafo de naturaleza y viajes, destacando mis proyectos sobre el Oso pardo en Pirineos, la isla de Socotra o los Halcones urbanos de Barcelona

Esta web contiene diversas entrevistas publicadas a conocidos fotógrafos como Mario Rubio,  Alex Alonso, José Benito Ruiz o Cesar Lucas Abreu, entre otros.

30/11/14

• Els viatgers de la Gran Anaconda - 1 desembre 2014 - Uganda-Ruanda 1


Homes treballant en unes salines al fons d'un cràter del Parc Nacional Queen Elisabeth, Uganda
DSLR a ISO 800, 500 mm f:4 + 1.4
© Oriol Alamany

Aquesta fotografia feta durant un viatge a Uganda és la que pertany al programa que fem amb el periodista Toni Arbonés i que s'emetrà el dilluns 1 de desembre 2014, a les 3h de la matinada al programa "Els viatgers de la Gran Anaconda" a Catalunya Ràdio

Després de l'èxit d'audiencia que varem tenir la temporada pasada, CatRadio ens ha relegat ara a un horari residual. Però no cal que us aixequeu a les tres de la matinada per a sentir-nos, ja que després de la data d'emisió ho podreu fer a la web del programa que ja enllaçaré aquí mateix tant bon punt estigui disponible.




El relat del viatge a observar i fotografiar primats per Uganda y Ruanda es perllonga dos programes dels quals aquest n'és el primer. 


El límit entre els conreus i la selva de Bwindi Impenetrable Forest, Uganda
DSLR a ISO 200, 70-200 mm f:2.8
© Oriol Alamany

Si us ve de gust veure més fotografies d'aquest viatge o llegir-ne el relat que n vaig fer en aquest blog, podeu llegir AQUEST ARTICLE.

Recordeu que la meva secció de fotografia de viatges està en antena el darrer dilluns de cada mes (tot i que aquesta vegada és el dia 1, excepte els messos d'estiu.

Si vols llegir les histories que hi ha darrera les meves fotografies llegeix el meu llibre: Fotografía en tus viajes, Inspiración y técnica para conseguir fotos espectaculares. Demana'l AQUÍ i si el vols signat o dedicat algún com a regal de Nadal, Tió o Reis, nomas has de demanar-ho


I si vols sortir a fer fotografies amb mi i aprendre fotografia, mira les activitats a Cursos y viajes fotográficos




24/11/14

• Test del zoom granangular Canon EF 16-35mm f/4L IS

(COSAS DE MI EQUIPO - 6)


El zoom gran angular Canon EF 16-35 mm f:4L IS en su hábitat natural: la fotografía de paisajes, Parc Natural del Montseny, Barcelona
Canon EOS 7D MkII a ISO 800, 17-40 mm f:4L
© Oriol Alamany


El pasado mes de mayo publiqué un primer y extenso artículo sobre las características y funcionalidades del zoom granangular de Canon EF 16-35 mm f:4L IS recién anunciado. Lo primeros ejemplares llegaron a las tiendas de fotografía pasado el verano y en septiembre Canon España me prestó un ejemplar para testearlo. A lo largo de cinco semanas estuve utilizándolo en un viaje a los Alpes y luego en los Pirineos junto al EF 17-40 mm f:4L, una de mis ópticas más utilizadas en la última década.

Desgraciado el momento en que acepté realizar esta prueba ya que al devolver este zoom a Canon una vez finalizado el préstamo, fuí incapaz de resistir a la tentación de comprármelo dados los buenos resultados obtenidos (No, por más que algunos lo crean y nosotros lo lamentemos, a los fotógrafos profesionales no suelen regalarnos los equipos). 

Os emplazo a leer mi primer artículo sobre este objetivo tan largamente esperado por los usuarios de DSLR Canon, para no repetir aquí muchos conceptos y opiniones allí ya plasmados. Por lo tanto, hoy voy a ir al grano directamente. Las comparaciones serán siempre en relación a mi 17-40 mm anterior, la óptica más similar en la gama Canon.



DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN

Una pareja destinada a entenderse: mi Canon Eos 5D MkIII y el EF 16-35 mm f:4L IS
Olympus E-M1 a ISO 400, 12-40 mm f:2.8 Pro
© Oriol Alamany



Al coger por vez primera el 16-35 mm f:4L IS uno aprecia su notable peso y buena construcción. En mi báscula pesa 143 gramos más que el 17-40, un no desdeñable aumento de peso del 30%, sin duda debido a la incorporación del estabilizador de imagen.

                                                  17-40 mm f:4L        16-35 mm f:4L IS
PESO del objetivo                           475 gr                         618 gr
PESO con tapas y parasol                528 gr                         678 gr

Sorprende un poco en un objetivo de la categoría L el acabado exterior en materiales plásticos, así como sus números simplemente impresos en blanco en lugar de grabados en el cuerpo. Lo cierto es que hoy en día ópticas tan costosas como el 24-70 mm f:2.8L II ofrecen este mismo diseño. Supongo que los ingenieros disponen ahora de materiales nuevos de gran resistencia y confían en ellos, mientras que a los fotógrafos aún nos reconforta más el metal. Pero una vez pasada la primera impresión vemos que la untuosidad del aro del foco y del zoom son correctos: suave el primero y más duro el segundo. Todo funciona a la perfección y sería absurdo hacer una premonición infundada de cómo estará está óptica tras una década de uso. De hecho en mi 17-40 con once años a sus espaldas los números de las focales seguían perfectamente legibles. También se agradecen los aros de goma para el foco y zoom que proporcionan un buen agarre con los dedos y no resbalan como los simplemente grabados en el metal o el mismo plástico del cuerpo, el diseño tan de moda ahora en las ópticas de sistemas sin espejo y que personalmente no me gusta nada.


El Mont Collon de 3637 metros de altitud en Valais, Alpes, Suiza
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 16-35 mm f:4L IS a 16 mm, 1/15 f:11, trípode
© Oriol Alamany

El objetivo está sellado contra la intemperie lo que permite trabajar en condiciones climatológicas adversas (lluvia, nieve...) o en ambientes polvorientos. Si queremos rematar su estanqueidad deberemos añadir un filtro protector, UV o polarizador para proteger su parte frontal que es móvil. 

Tres cosas sencillas que me han alegrado el día son: en primer lugar que mantiene el tradicional diámetro de filtros de 77 mm en lugar del de 82 que aparece en algunos objetivos. Así puedo aprovechar los mismos filtros del 17-40 y mi 70-200 mm f:2.8. En segundo lugar me gusta el nuevo parasol, con bloqueo y más pequeño en relación al del 17-40. Aquel era enorme, de tal modo que era un incordio a la hora de guardar el objetivo en la bolsa fotográfica. Y con el paso del tiempo tenía tendencia a soltarse, algo imposible en el modelo nuevo. Y en último lugar, la excelente tapa frontal de nuevo diseño, infinitamente más práctica que el modelo antiguo. 


Refugio de montaña en Las Dolomitas, Alpes, Italia
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 16-35 mm f:4L IS a 16 mm, 1/125 f:8 a mano alzada
© Oriol Alamany

La distancia mínima de enfoque (28 cm) no ha variado respecto al 17-40, pero sí sus focales que se han desplazado hacia abajo. Tal y como comenté en el primer artículo yo personalmente hubiera preferido un 17-50 mm o similar para acercarme más a la focal de mi 70-200 mm. Pero Canon ha optado por la vía contraria. Mi aceptable vacío de focales entre los 40 mm  donde terminaba mi gran angular y los 70 donde empieza mi tele ha aumentado ahora de 35 a 70, por lo que empiezo a plantearme la necesidad de cargar con una tercera óptica, tipo 24-70 o 24-105 mm. Ya veremos, ya que no me apetece añadir más peso a mi equipo.


EL ESTABILIZADOR DE IMAGEN (IS)

El Mont Blanc, de 4810 metros de altitud, fotografiado desde los 3800 metros, Alpes, Francia
Canon EOS 5D MkIII a ISO 200, 16-35 mm f:4L IS a 17 mm a mano alzada
© Oriol Alamany


¿Es un estabilizador de imagen una tontería en un objetivo gran angular? Si lo consultas por internet parece que sí, a juzgar por las opiniones expresadas en diversos foros de fotografía. Desde luego yo opino que no, y ya he podido comprobar sus bondades en alguna complicada excursión por los Alpes en la que no era fácil usar el trípode. En el primer artículo ya defendí el porqué y aquí tan sólo voy a compartir los resultados de mis test. 

Por lo que he podido apreciar, mientras que sin estabilizador puedo disparar un 24 mm a mano alzada hasta una velocidad de 1/30 o 1/15 de segundo, con el IS activado puedo llegar a 1/4 de seg  o 1/2 seg. Incluso, en casos puntuales, he obtenido resultados decentes a 1 seg. Eso representa una gran ventaja a fotografiar sujetos estáticos en fotografía urbana con poca luz, interiores de templos, o de paisajes cuando no apetece o no se puede llevar un trípode.

Para uso con trípode en exposiciones de una cierta duración se recomienda desconectar el IS para que no introduzca movimiento en la fotografía.


 Fotografía de test de IS fotografiando a mano alzada
Canon EOS 7D MkII a ISO 800, 16-35 mm f:4L IS
© Oriol Alamany


CALIDAD DE IMAGEN

Alpenglow en el Matterhorn (4478 m), Alpes, Suiza
Canon EOS 5D MkIII a ISO 200, 16-35 mm f:4L IS, 6 seg a f:8, trípode
© Oriol Alamany


Si hay algo de que los usuarios de Nikon se vanaglorian (y con razón) es de la calidad de algunos de sus objetivos gran angulares. Canon dispone de teleobjetivos inigualables, fantásticos objetivos macro y otras virtudes, pero los zoom gran angulares nunca han sido su especialidad. No es que el 16-35 mm f:2.8L II o 17-40 mm f:4L sean ópticas mediocres ni muchísimo menos, pero su nitidez en la periferia de la fotografía a grandes aberturas no es perfecta.


 Fotografiando con la Canon EOS 5D MkIII y el EF 16-35 mm f:4L IS a 3100 metros de altitud en los Alpes suizos
Canon EOS 1D MkIV a ISO 100, 70-200 mm f:2.8L IS
© Oriol Alamany


Pero eso ha cambiado con el nuevo 16-35 mm f:4L IS. Respecto a mi 17-40 mm he apreciado una calidad extremadamente similar en el centro de la imagen. Como mucho el nuevo modelo aporta una chispa más de microcontraste. Pero en la periferia a plena abertura son dos mundos distintos, ya que el 16-35 presenta un viñeteo y aberración cromática mucho menores y una nitidez que alcanza hasta los extremos mismos de la imagen. Nada que ver con cualquier otro gran angular Canon. Aquí los ingenieros nipones se lo han trabajado de verdad. No hay más que felicitarles.

En la fotografía de paisaje suelo trabajar con trípode para poder utilizar diafragmas cerrados (habitualmente entre f:11 y 16) que me aporten la necesaria profundidad de campo. En este caso las diferencias entre uno y otro zoom menguan notablemente. El 16-35 mm sigue destacando por su nitidez hasta los bordes, pero el 17-40 tampoco hace un mal papel al mejorar muchísimo sus resultados. Por ello lo he estado utilizando en mi trabajo profesional durante tantos años. Los resultados del 17-40 mejoran aún más si utilizamos la función "Optimizador digital de objetivos" existente en la aplicación de revelado de Raws Canon Digital Photo Professional, o la corrección de la aberración cromática en Adobe Camera Raw o Lightroom.


Hayedo en otoño en el Parc Natural del Montseny (Imagen completa)
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 16-35 mm f:4L IS a 20 mm y f:11, trípode
© Oriol Alamany

Recortes al 100% del centro de la fotografía a f:4 y a f:11. La calidad óptica es muy elevada y tremendamente similar en ambos objetivos (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 17-40 mm f:4L y 16-35 mm f:4L IS a f:4 y f:11, trípode
© Oriol Alamany

Recortes al 100% del borde de la fotografía a f:4 y a f:11. A f:4 la calidad óptica es espectacularmente mejor en el 16-35, mientras que a f:11 las diferencias están presentes pero son menos apreciables (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 17-40 mm f:4L y 16-35 mm f:4L IS a f:4 y f:11, trípode
© Oriol Alamany


FLARE

Los objetivos gran angular son muy sensibles a los rayos de luz que inciden en sus lentes, apareciendo reflejos o brillos de colores diversos al fotografiar a contraluz o de cara al sol.

De vez en cuando me gusta incorporar a alguna fotografía la imagen del mismo sol. Utilizando una pequeña abertura eso crea una estrella que puede ser un elemento composicional en una imagen.


Test de Flare y estrella solar en ambos objetivos (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, 17-40 mm f:4L y 16-35 mm f:4L IS a f:22
© Oriol Alamany

El 17-40 mm incorpora un diafragma formado por 7 laminillas y al fotografiar de cara al sol crea una estrella de 14 puntas y tiene propensión a crear algunos "flares" o reflejos de color fantasmas. Sin embargo el 16-35 incorpora un diafragma circular formado por 9 laminillas que forman una preciosa estrella de 18 puntas, siendo además mucho más resistente a los reflejos.


FOTOGRAFÍA NOCTURNA Y LA ABERRACIÓN DE COMA

Durante varios años estuve realizando fotografía de paisaje nocturno con el 17-40 mm f:4L. Pero a f:4 el fuerte viñeteo, la escasa resolución y la notable aberración de coma visible en los bordes de la imagen, así como su escasa luminosidad f:4 me hicieron abandonarlo para este tipo de imágenes en que las estrellas son las protagonistas. Por ello compré el Samyang 14 mm f:2.8 (ver artículo en este mismo blog) más luminoso y de mejor resolución en los bordes.

Sin embargo, en las pruebas que he realizado el 16-35 mm f:4L IS me ha demostrado ser una excelente lente para fotografía nocturna. F:4 sigue siendo una abertura poco luminosa para esta disciplina, pero la ausencia de viñeteo que oscurezca la periferia de la imagen, la extrema resolución y la notable ausencia de aberración de coma plasman los puntos de las estrellas con una calidad excepcional. Habrá que subir el ISO un punto más que con las lentes f:2.8, pero si tenemos una buena cámara Full Frame esta puede ser una solución aceptable.
 

Cielo nocturno en los Alpes franceses
Canon EOS 5D MkIII a ISO 3200, 16-35 mm f:4L IS, 30 seg a f:4, trípode
© Oriol Alamany

Recortes al 100% de la esquina superior derecha de la imagen anterior, tomada con el 17-40 y el 16-35 mm. En la imagen de la izquierda puede apreciarse la aberración de coma, así como la pérdida de nitidez y de luminosidad (Hacer clic para ver a tamaño real).
Canon EOS 5D MkIII a ISO 3200, 16-35 mm f:4L IS
© Oriol Alamany



CONCLUSIÓN: CANON EF 17-40 mm f:4L vs 16-35 mm f:4L IS

Crepúsculo en el glaciar Grenz bajo el Monte Rosa (4634 m) y el Liskamm, Valais, Alpes, Suiza
Canon EOS 5D MkIII a ISO 200, 16-35 mm f:4L IS a 22 mm, 13 seg a f:11, trípode
© Oriol Alamany


Y hasta aquí hemos llegado. Esta claro que este nuevo zoom gran angular es la consolidación de una nueva época para los Canonistas, iniciada con la versión II del 24-70 mm f:2.8L II. Por ello yo mismo me lo he comprado tras esta prueba y espero que me dé muchos años de buenas imágenes alrededor del mundo, además de añadir la versatilidad de su estabilizador de imagen IS.

Para algunos practicantes de la fotografía de paisaje que desean un objetivo económico, ligero y de alta calidad, el 17-40 mm sigue siendo una opción muy interesante y que no puedo más que recomendar. Y además ahora están apareciendo muchos de segunda mano a precios asequibles (en torno a los 450 € en lugar de su precio nuevo de 650 €). 

Los fotógrafos que prefieran disponer de una abertura más luminosa f:2.8 en lugar del estabilizador IS, y no les moleste una ligera pérdida de nitidez en la periferia, tienen el Canon EF 16-35 mm f: 2.8L II por 1.475 €. Pero tampoco me extrañaría ver aparecer unos cuantos de segunda mano de personas debido a Canonistas que se pasen al nuevo f:4 de mayor calidad óptica.

Por último, quienes deseen la mayor calidad disponible, fotografíen con frecuencia a diafragmas f:4 o 5.6, les resulte útil el IS, o quieran utilizarlo para paisaje nocturno, con el 16-35 notarán una notable mejoría. Además su precio no es nada desorbitado. Tras el anuncio inicial en torno a los 1.100 € ya se está vendiendo por unos 960 y además Canon ofrece hasta el mes de enero 2015 un Cashback de 100 € más. Un precio dentro de la razonable por el que es, sin duda, el mejor gran angular jamás ofrecido por este fabricante.




(Recordad leer mi primer artículo sobre el EF 16-35 mm f:4L IS para ampliar mis opiniones sobre este objetivo.)

AVISO: Canon España me ha prestado este objetivo como fotógrafo profesional pero sin pedirme nada a cambio. Este texto y conclusiones no están en absoluto impuestos por la marca. Son mis observaciones personales y las publico porque pienso que pueden ser de utilidad a los aficionados a la fotografía. 


 


LECTURAS ADICIONALES:

ALGUNOS OTROS ARTÍCULOS SOBRE MATERIAL FOTOGRÁFICO: 
- El sistema fotográfico del futuro: Las cámaras sin espejo, Mirrorless o CSC
- Test del teleobjetivo zoom Canon EF 200-400mm f:4L IS Extender 1.4x
- Cosas de mi equipo: 5 - Teleconvertidor Canon Extender EF 1.4x vs 1.4x III
- Cosas de mi equipo: 4 - Redes de camuflaje
- Cosas de mi equipo: 3 - Test Samyang 14 mm f:2.8
- Test Canon 5D Mark III - Primeras impresiones
- Test Canon 5D Mark III (2) - Comparando con la 1Dx
- Test Canon 5D Mark III (y 3) - En el Ártico
- Canon EOS 5D Mark III nuevo firmware 1.2.1
- Comentarios sobre la Canon EOS-1Dx
- Cosas de mi equipo: 2 - Canon EOS-1D MkIV
- Cosas de mi equipo: 1 - La herramienta multiuso

LIBRO "FOTOGRAFÍA EN TUS VIAJES":
Para leer sobre las historias que hay detrás de las fotografías.
http://www.alamany.com/webstore/tienda.htm












TALLERES Y VIAJES FOTOGRÁFICOS:
Acompáñame a fotografiar mis localizaciones favoritas y a debatir y aprender fotografía.