14/9/17

VIVE TUS FOTOGRAFÍAS





Reflejos en un lago, Parque Nacional de Aigüestortes, Pirineos, 2001
@Oriol Alamany

Hola. 

Sí, tú, fotógrafo "de la naturaleza". Déjame hacerte una pregunta: ¿tú fotografías lo que vives, o lo que te imaginas que vives? 

O dicho de otra manera: ¿Fotografías el mundo en el que físicamente habitas, o prefieres crear un mundo ficticio que solo existe en tu imaginación?

¿Que a qué viene este interrogatorio? Pues porque vamos a meternos en un berenjenal y así sabemos de qué lado te inclinas: de los “fotógrafos puristas” "retrógrados" o “faltos de evolución” (como los califican los partidarios del retoque fotográfico a ultranza), pero que también podrían denominarse “auténticos”, “veraces” o “documentalistas”. Aunque en este último calificativo no estoy muy de acuerdo, ya que una fotografía no manipulada no significa que sea simplemente documental. 

O bien te inclinas del lado de los “fotógrafos artistas” (como les gusta autodenominarse a ellos), aunque también podrían calificarse como "retocadores", “manipuladores” o “ilustradores digitales”. Sí, los que en el mismo momento que están realizando una foto ya te comentan que van a borrar con Photoshop esa rama que les molesta, en lugar de buscar un encuadre alternativo. O quienes fabrican escenas inexistentes mezclando una montaña de ahí, con un suelo de allí y un cielo de otro país. 

El riesgo es que con el paso del tiempo, al manipulador fotográfico ninguna escena real le parezca ya apetecible. Cada vez va un poco más allá. Cada vez se aleja algo más de sus vivencias reales en la naturaleza. Y cierto tipo de público le jalea más y más en las redes sociales, arrastrándole a la exageración. 

(INTERLUDIO: Si eres adepto a realizar encendidos comentarios en las redes sociales o, simple y llanamente el típico “troll” de internet, te ruego que respires profundamente, cuentes hasta tres y, antes de correr a dejar directamente tu encendida opinión en la sección de comentarios, leas el artículo completo. O, al menos, el siguiente párrafo. 

Y si eres un defensor del retoque sin límite en pro de la libre creatividad fotográfica, tus comentarios y aportaciones al debate serán bienvenidos. La finalidad de esta entrada es expresar mi opinión y filosofía personal, pero también hablar y debatir este espinoso tema).



Una conocida imagen de Ted Gore, uno de los fotógrafos de paisaje más de moda en las redes sociales. Como él mismo explica, toda la vertiente en primer plano no corresponde a la fotografía del fondo, son dos imágenes captadas en dos momentos distintos. Y habiendo estado en este sitio de la Patagonia argentina, yo diría que las montañas del fondo también han sido estiradas para añadirles altivez.
@Ted Gore

Vamos a ver, aunque yo practico la primera opción, en realidad opino que ambas son respetables y existen todos los estadios intermedios imaginables. Pero para mí una cosa es fotografía y la otra ilustración digital. Todo es lícito... siempre que el autor no lleve a su público a engaño. Ahí radica el límite. En dar a entender a la gente que algo inexistente es real. Por poner un ejemplo práctico: no entiendo que se anuncie un viaje fotográfico a un destino ilustrándolo con una escena que los participantes jamás van a ver, porque ese lugar simplemente no existe como tal. Eso es engañar. Y también lo es explicar en un foro o en las redes sociales el enorme esfuerzo y la pericia sin par que te llevó a obtener una imagen fantástica que, en realidad, jamás viste ni existió.


Invierno en las islas Lofoten, Noruega, 2015
@Oriol Alamany


LA CULPA NO ES DEL PHOTOSHOP
Conviene aclarar que en toda la historia de la fotografía el retoque y la manipulación siempre han estado presentes (No, siento decepcionarte, la manipulación fotográfica existió mucho antes que el tan encumbrado por unos y denigrado por otros Adobe Photoshop). 

La culpa no es de Photoshop, que es una aplicación neutra, sin intelecto, opinión ni tendencia. Yo lo uso a diario para ajustar mis fotografías y no por ello parecen salidas del mundo fantástico de El señor de los anillos o  Juego de tronos, como algunas que se ven en las redes sociales o en portales como 500px. La culpa es de la manera en que algunos usan o abusan del Photoshop.

También conviene no olvidar que hay otras muchas maneras de manipular la naturaleza o no contar la verdad al público sin recurrir al ordenador. Por ejemplo, fotografiando animales en cautiverio, amaestrados o rapaces de cetrería haciéndolos pasar por salvajes (Sobre ello Eulàlia y yo escribimos hace años un artículo en la revista IRIS de AEFONA). O bien colocando fondos falsos a las fotografías de insectos o flores silvestres. O utilizando cartulinas de colores delante del objetivo para simular inexistentes nieblas o desenfoques naturales. Todo ello y más constituyen distintos niveles de manipulación. O sea que no nos limitemos a culpar tan solo al Photoshop.

 
Este tipo de imágenes de ranitas con posturas irreales tienen mucho éxito en internet. Los animales son manipulados mediante hilos que luego son borrados en Photoshop.


Los partidarios de la segunda de las facciones, los creadores de imágenes de naturaleza oníricas, suelen responder a la pregunta de por qué manipulan tanto sus fotografías con un: "Es que ahora es más fácil hacerlo" o  la clásica: "Es que mis fotografías son arte, y al arte no se le pueden poner límites". Que queda superchulo decirlo pero es una sandez, ya que da a entender que toda fotografía realizada a lo largo de la historia antes del Photoshop, o bien en la actualidad pero sin manipulaciones, no debe ser arte.

Jirafa reticulada comiendo follaje, reserva Nacional de Samburu, Kenia, 2010
@Oriol Alamany


¿ES QUE NO TE GUSTA LA NATURALEZA?
Quizás es que mi pregunta inicial es equivocada. Quizás la pregunta correcta debería ser: ¿No te gusta el mundo en que vives? O bien ¿no te llena lo suficiente y piensas que con unos retoques aquí y allá vas a mejorarlo cual Dios Todopoderoso? Si prefieres deformar unas montañas estirándolas hacia arriba para que tu imagen tenga un mayor impacto, quizás es que no has sabido apreciar su belleza real. O también que no has sido capaz de captarla correctamente con tu cámara. 

¿Qué sucede si un día la naturaleza no te concede una luz espectacular? ¿La suples con unos bits informáticos y Santas Pascuas? Cómo fotógrafos que somos, sabemos que la gracia y el valor de las luces inhabituales es precisamente eso: que no son habituales. Hay que esperar y hay días en que no aparecen. ¡Ahí está el reto, la grandeza de la fotografía de la naturaleza! No es malo salir al campo y volver sin la fotografía imaginada. No hay que sentirse frustrado, hay que sentirse más motivado si cabe.

Si cada vez que saliéramos al monte lucieran grandilocuentes cielos rojizos y púrpuras con voluptuosas nubes, los árboles y plantas fueran perfectos sin ramas u hojas rotas, los animales lucieran sus mejores galas, etc, todo eso ya no nos llamaría la atención. Que es precisamente lo que empieza a suceder cuando miras fotografías en ciertas redes sociales, donde los paisajes son siempre magníficos, espectaculares, sin fallo alguno... Pero que a mí, con 59 años a mis espaldas, bastante curtido en viajes y con miles de horas pasadas en la naturaleza, no me evocan las sensaciones verdaderas y tan satisfactorias que yo experimento en ella. No me emocionan, no transmiten autenticidad.


Vía Láctea en un macizo desértico, Namibia, 2013
@Oriol Alamany


¿INVENTAR O VIVIR?
¿Y si resultara que el fotógrafo de naturaleza verdaderamente artista es el que es capaz de obtener una buena fotografía sin necesidad de eliminar sus imperfecciones, sin manipularla excesivamente, sin exagerar la realidad? Hay que saber apreciar la belleza de una imperfección. Es como sucede con las personas: no todos somos agraciados y perfectos. Los/las supermodelos son minoría. ¡E incluso a ellos y ellas las retocan con Photoshop! Pero hay chicas con pecas que son un encanto, personas maduras fascinantes, hombres fofos atractivos… Eso lo han descubierto hace años los fotógrafos de retrato y algunos de ellos sí que saben sacar partido de esas imperfecciones en lugar de eliminarlas. Los fotógrafos de naturaleza deberíamos tomar buena nota de ello.

Tomar la decisión personal de mostrar en nuestras fotografías el mundo natural auténtico, parecido a la realidad, aunque sea a través del filtro de nuestra mirada personal de fotógrafo ¿es purismo? ¿No es arte? ¿Es cerrarse a las nuevas tecnologías? ¿Es ser retrogrado? Yo considero que en absoluto. Es una valiente y difícil apuesta personal como autor (o artista si prefieres llamarlo así), mucho más arriesgada que recurrir sistemáticamente a la manipulación. 

Crear algo en casa, cómodamente sentado ante un ordenador con música de fondo y una cerveza fría al lado, es algo que no me interesa. En mi obra fotográfica deseo plasmar y transmitir a otras personas la naturaleza que amo, escenas que yo he vivido y experimentado, lo que me emociona, mostrar aquella imagen que creé cuando estaba agotado o helándome de frío Yo necesito VIVIR mis fotografías. Lo otro, repito, no me interesa.


13/9/17

NIKON CELEBRA SU 100 ANIVERSARIO





Hace unas semanas la empresa Nikon celebró sus 100 años de vida. Nikon ha sido y sigue siendo una empresa fundamental en la historia de los equipos fotográficos de alta calidad, siempre en competencia directa con Canon, la otra gran compañía del sector.

En los años 70 y 80 Nikon parecía la única opción para los fotoperiodistas, fotógrafos de guerra o fauna salvaje. Aún recuerdo la pregunta de una persona del público en una de mis conferencias, hace ya muchos años: ¿Y siendo fotógrafo profesional cómo es que no usas Nikon? Tan anclada estaba en la mentalidad de algunas personas el emparejamiento: fotógrafo profesional = Nikon. Usar otra marca parecía de aficionado. Luego las cosas se igualaron y algunos se dedicaron a los cambios de marca: de Nikon a Canon, luego de Canon a Nikon, y viceversa. Hay gente que tiene mucho dinero por gastar.

El público me asocia siempre con Canon por haber sido usuario habitual de sus cámaras y objetivos desde 1980 (¡Ufff, 37 años ya!). Pero no dudo en que podría haber hecho mi carrera con equipos Nikon y mis fotografías no serían muy distintas ya que los niveles de tecnología y calidad alcanzados por ambas marcas son elevadísimos: a esos niveles de equipo lo realmente importante es quien maneja la cámara. 

Pero aunque no os lo creáis, en cierto modo también soy usuario de Nikon: en mi casa hay varios aparatos de esa marca. Unos prismáticos, el magnífico escáner Nikon Super Coolscan 9000 ED, encargado de convertir en archivos digitales de alta calidad mis diapositivas y negativos de película, e incluso durante varios años lo fueron los cristales de mis gafas progresivas.

Es decir, que descubría mis imágenes a través de unas lentes Nikon y las plasmaba en fotografías con objetivos y cámaras Canon :-)

7/8/17

Los viajes fotográficos en Els Matins de TV3




El 4 de agosto intervine en el programa Els Matins de TV3 con la periodista Cori Calero, para dar algunas recomendaciones sobre que hay que tener en cuenta en los viajes de fotografía de la naturaleza.

Aquí tenéis mi intervención partida en dos bloques (Emisión en idioma catalán).


De viatge? Com es pot fer una bona foto-Video 1
De viatge? Com es pot fer una bona foto-Video 2

El día 22 de agosto haremos otro programa, esta vez sobre la fotografía en vacaciones cerca de casa.


Si quieres venirte de viaje fotográfico con nosotros, esta es nuestra AGENDA de actividades.

3/8/17

Entrevista sobre Patagonia en Gravetat Zero de Catalunya Ràdio




El 2 de agosto 2017 participé en el programa Gravetat Zero de Catalunya Ràdio, siendo entrevistado por Ernest Macià. El tema, viajar a la Patagonia.

Aquí tenéis la entrevista, por si os apetece escucharla (en idioma catalán):





25/7/17

Rompiendo las reglas con el disparo de alta resolución Olympus




Soy un fotógrafo de los que siempre recomiendo leerse el manual de instrucciones de las cámaras que uno se compra, algo que constato que muchas personas no hacen. Y claro, luego no saben cómo acceder a funciones de su equipo o lo utilizan mal. Pero hoy os voy a dar un ejemplo de llevarle la contraria a los manuales, de no hacer caso de las recomendaciones que dan.


Hace unas semanas Olympus España me prestó su cámara de más alta gama, la Olympus OM-D E-M1 Mark II, para poder realizar una prueba durante nuestra Expedición fotográfica a las islas Svalbard 2017. 
El motivo era darles mi opinión sobre el funcionamiento de su renovado sistema de autoenfoque y redactar un artículo sobre la cámara para este blog. Estos días estoy en pleno proceso de redacción de ese artículo, pero mientras tanto os quiero enseñar algunas imágenes obtenidas jugando con la cámara llevándole la contraria a su manual de instrucciones.






La M1-II incorpora el original Modo de disparo Alta Resolución o Hi Res, un sistema introducido con el anterior modelo Olympus M-5 Mark II (y también presente en algunas cámaras Hasselblad y Pentax) que permite aumentar la resolución de su relativamente pequeño sensor para competir con cámaras de formatos mayores. 


Básicamente consiste en un método para obtener una fotografía a partir de la combinación de una serie de ocho disparos consecutivos en los que su sensor de 20 MP se desplaza medio pixel en cada uno de ellos. Eso es posible gracias al mecanismo de estabilización de imagen en 5 ejes que incorpora Olympus. La cámara ofrece un Jpeg resultante de 50 o 25 MP o bien un Raw de nada menos que 80 MP de tamaño. Digo de tamaño, que no de resolución ya que, cómo comentaré en mi próximo artículo y según mis pruebas, la resolución aumenta bastante en relación a sus 20 MP originales, pero no llega a alcanzar la de un sensor que realmente tuviera 80 MP. Como mucho rondaría los 30 o 40.

Según el manual de la M1-II, para que el Disparo de Alta Resolución funcione correctamente tanto la cámara como el sujeto deben permanecer absolutamente inmóviles durante los ocho disparos. El uso de un trípode resulta obligado para que las tomas puedan encajar de modo perfecto. La versión en la M1-II mejora la incorporada en la M5-II: el proceso es más breve e incorpora un método para que la cámara detecte si alguna parte del sujeto se mueve algo (un torrente, unas hierbas...) y corrija por software ese desencaje.




¿Pero qué sucede si durante el disparo de la secuencia la cámara no permanece quieta, si no que la mueves o sacudes conscientemente? Pues que intenta combinar los ocho disparos y se obtiene una fotografía que recuerda a las obtenidas mediante una exposición múltiple. De todos modos, mi impresión es que en este modo alta resolución la cámara hace algo más que simples exposiciones múltiples, ya que su software intenta combinar las imágenes y, en teoría, disimular durante su procesado las zonas que no encajan. 


Durante una semana en el Pirineo navarro tras el viaje a Svalbard experimenté un poco con las posibilidades de esta técnica creativa no prevista por el fabricante y algunas de las imágenes resultaban sorprendentes.


Habría que probar con motivos idénticos y realizando el mismo movimiento (algo difícil de duplicar) para saber si el resultado es igual con el modo Alta Resolución o con el modo Exposición Múltiple, pero ya devolví la cámara y no dispongo de ella para experimentar con mayor profundidad esta técnica. De momento os dejo aquí algunos resultados que me parecen especialmente interesantes.



(OS RECOMIENDO HACER CLIC SOBRE LAS FOTOGRAFÍAS PARA VERLAS A MAYOR TAMAÑO, Y ASÍ APRECIAR MEJOR EL EFECTO PRODUCIDO).








22/7/17

Libro Fotografía en tus viajes - Contenidos adicionales 2


En mi libro Fotografía en tus viajes, Inspiración y técnica para conseguir fotos espectaculares de JdeJ Editores la técnica fotográfica con la que se ha creado cada imagen queda arropada por la historia y el porqué que se esconde tras ellas. En el momento de su aparición ya hice un artículo sobre los contenidos de la obra.

Pero todos los libros pasan por un largo proceso creativo y también por una difícil fase de encaje en el número de páginas determinadas por el diseño, la maquetación, la imprenta, etc. Es por ello que algunos temas que había redactado para el libro se quedaron finalmente en el cajón y no se integraron en la obra final. Aprovecho el blog para irlos publicando. Es como la "Versión extendida", los "Contenidos adicionales" o las "Escenas eliminadas" que vienen en los DVD de algunas películas.

La primera publicación de esta serie fue "Del primer plano al infinito". Esta segunda publicación correspondía al capítulo 8: ANIMALES y son dos artículos que no fueron publicados.

---------------------------------------------------------------------------------------------------


Familia de leones devorando un Kudu en plena noche, Parque Nacional Kruger, Sudáfrica, 2008
© Oriol Alamany



VIDA NOCTURNA

No hay cosa más excitante que un buen safari nocturno. Y también nada más aburrido que un mal safari nocturno. Son muchos los mamíferos de nuestro planeta que muestran una mayor actividad por la noche, en parte debido a la influencia del gran depredador humano. Hacer salidas nocturnas con un vehículo y equipados con un buen foco ofrece la oportunidad de ver especies raras o desconfiadas, imposibles de ver a pleno día. Las observaciones son muy emocionantes pero hay que tener presente que resulta bastante difícil obtener buenas fotografías en la oscuridad de la noche.

El primer problema es enfocar con precisión. Con tan sólo la iluminación de un foco puntual (a veces manejado por alguien que tiene poca experiencia con la fotografía y que no para de moverlo) utilizar el autofoco de la cámara resulta complicado. Además, dada la falta de luz suele trabajarse a la máxima abertura del teleobjetivo, por lo que la profundidad de campo es mínima. Suele ser mejor utilizar tan sólo el punto de enfoque central de nuestra cámara, que siempre es el más sensible y preciso de todos. Pero si la luz es tan tenue que vemos que la cámara es incapaz de enfocar correctamente habrá que recurrir al enfoque manual. En contadas ocasiones, y con alguien que mantenga el foco absolutamente inmóvil, podremos utilizar un ISO muy alto para fotografiar con tan sólo esa luz. Pero es mejor usar un flash para penetrar en la oscuridad de la noche.

Fotografié a esta leona y sus cachorros comiendo un Kudu durante un Night Drive organizado en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica. La iluminación proviene del potente flash que yo llevaba montado en la cámara, cuya potencia aumenté con el uso de un teleflash. De todos modos no usé la máxima velocidad de sincronización de flash de la cámara (1/250) si no una más lenta, para que algo de la luz cálida del foco utilizado se mezclara con la fría luz del flash.


Cámara: DSLR Full Frame
Objetivo: Teleobjetivo 500 mm f:4
Sensibilidad: ISO 1600
Medición: Puntual
Exposición: Manual
Velocidad: 1/50
Diafragma: f/4
Balance de blancos: Nublado
Otros: Fotografiado desde un vehículo, teleobjetivo con estabilizador de imagen apoyado en un Beanbag



Ualabi de Bennett (Macropus r. rufogriseus) al crepúsculo, Parque Nacional Mount William, Sudáfrica, 1999
© Oriol Alamany

MEZCLA DE LUCES

No tan sólo en África pueden realizarse safaris nocturnos. En muchos otros destinos también es posible observar animales de noche. Empezando por nuestro país, donde quizás de noche nos topemos con un jabalí, un zorro o una liebre.

En la isla de Tasmania, durante nuestro segundo viaje a Australia, mi compañera y yo dedicamos varias noches a rondar con el coche buscando animales salvajes a la luz de los faros: uombats, diablos de Tasmania o ualabies podían acudir a la cita. El presuntamente extinto Tigre de Tasmania o Lobo marsupial era nuestra más loca esperanza.

La fotografía la realicé al crepúsculo, justo antes de que los últimos resplandores desaparecieran del cielo en el Parque Nacional Mount William. Equilibrar la luz del flash con la natural es mucho más fácil desde que existen los automatismos TTL y las cámaras digitales en las que ya aprecias los resultados de inmediato, pero a veces más vale tomar el control manual ya que el resultado de los automatismos no siempre plasma el aspecto nocturno deseado. En este caso, en que aún estaba fotografiando con película diapositiva, primero medí la parte iluminada del cielo utilizando el patrón de medición puntual del fotómetro. Luego puse manualmente en la cámara una exposición un punto más elevada que la indicada para que esa zona quedara algo más luminosa que un tono medio. En el momento del disparo, el destello del flash iluminó la parte delantera sumida en la oscuridad, revelando la presencia del Ualabi de Bennett.


mara: SLR 35 mm
Objetivo: Teleobjetivo 500 mm f:4.5
Película: Diapositiva 24x36
Sensibilidad: ISO 200 forzada a 400
Medición: Puntual
Exposición: Manual
Otros: flash con teleflash, desde vehículo, apoyado en un beanbag


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
CONSEJO


Utilizado con un teleobjetivo, el destello del flash no suele alcanzar más allá de una decena de metros. Pero si le añadimos un teleflash, un simple soporte de plástico que aguanta una lente Fresnel en su parte delantera, concentraremos su luz obteniendo una potencia entre 2 y 3 puntos superior. Lo único que hay que tener en cuenta es que el haz de luz extremadamente concentrado tan sólo iluminará correctamente las fotografías tomadas con teleobjetivos de 300 mm o más.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------




Para adquirir este libro podéis hacerlo en una librería, en Amazon o a través de mi web www.alamany.com. Y si os apetece firmado o dedicado para vosotros o algún ser querido no tenéis más que pedirlo.

- Para saber más sobre esta obra puedes leer esta entrevista publicada en la web de FotoRuta.

- Del primer plano al infinito (Primer artículo de "Contenidos adicionales").
- Reseña en ALTfoto
- Reseña en "Fotógrafo Digital"
- Reseña en "Xatakafoto"
- Reseña en "Cuaderno de Bitácora"
- Reseña en "Sociedad Geográfica Española"