28/4/16

• Pere Soler entrevista a Oriol Alamany en su blog "El racó dels meus somnis"




Pere Soler es uno de estos fotógrafos que empezó como aficionado y que, paso a paso, se fue abriendo camino en el mundo de la fotografía de la naturaleza. Cuando le conocí hace algunos años trabajaba especialmente los temas de macrofotografía, la fotografía nocturna y la de paisaje de costa de los lugares clásicos. Progresivamente derivó hacía la fotografía de paisaje más sentida y auténtica, innovando en sus localizaciones, un tema sobre el que hemos debatido en diversas ocasiones. Últimamente ha dirigido sus pasos hacia el exigente campo de la fotografía de naturaleza aérea.

Pere ha realizado diversas exposiciones y es un asiduo de los certámenes fotográficos, en los que ha cosechado multitud de galardones. El más deseado, el Primer Premio en la categoría From the Sky en el Wildlife Photographer of the Year 2015.

Como autor del blog "El racó dels meus somnis" (El rincón de mis sueños) desde 2009, ahora a empezado una nueva sección de entrevistas a fotógrafos en la que todos los invitados responderán a las mismas preguntas, para apreciar las distintas filosofías sobre la fotografía de la naturaleza. Ha tenido la deferencia de escogerme como su primer invitado, y esta semana ha publicado la entrevista.


El blog de Pere lo publica en idioma catalán, pero en la parte superior o en la columna lateral aparecen gadgets para traducirlo automáticamente a otros idiomas y así disfrutar de sus contenidos.

21/4/16

• Libro Fotografía en tus viajes - Contenidos adicionales 2


En mi libro Fotografía en tus viajes, Inspiración y técnica para conseguir fotos espectaculares (2013) de JdeJ Editores la técnica fotográfica con la que se ha creado cada imagen queda arropada por la historia y el porqué que se esconde tras ellas. En el momento de su aparición ya hice un artículo sobre los contenidos de la obra.

Pero todos los libros pasan por un largo proceso creativo y también por un difícil proceso de encaje en el número de páginas determinadas por el diseño, la maquetación, la imprenta, etc. Es por ello que algunos temas que había redactado para el libro se quedaron finalmente en el cajón y no se integraron en la obra final. Aprovecho el blog para irlos publicando. Es como la "Versión extendida", los "Contenidos adicionales" o las "Escenas eliminadas" que vienen en los DVD de algunas películas.

La primera publicación de esta serie fue "Del primer plano al infinito". Esta segunda publicación correspondía al capítulo 8: ANIMALES y son dos artículos que no fueron publicados.

---------------------------------------------------------------------------------------------------


Familia de leones devorando un Kudu en plena noche, Parque Nacional Kruger, Sudáfrica, 2008
© Oriol Alamany



VIDA NOCTURNA

No hay cosa más excitante que un buen safari nocturno. Y también nada más aburrido que un mal safari nocturno. Son muchos los mamíferos de nuestro planeta que muestran una mayor actividad por la noche, en parte debido a la influencia del gran depredador humano. Hacer salidas nocturnas con un vehículo y equipados con un buen foco ofrece la oportunidad de ver especies raras o desconfiadas, imposibles de ver a pleno día. Las observaciones son muy emocionantes pero hay que tener presente que resulta bastante difícil obtener buenas fotografías en la oscuridad de la noche.

El primer problema es enfocar con precisión. Con tan sólo la iluminación de un foco puntual (a veces manejado por alguien que tiene poca experiencia con la fotografía y que no para de moverlo) utilizar el autofoco de la cámara resulta complicado. Además, dada la falta de luz suele trabajarse a la máxima abertura del teleobjetivo, por lo que la profundidad de campo es mínima. Suele ser mejor utilizar tan sólo el punto de enfoque central de nuestra cámara, que siempre es el más sensible y preciso de todos. Pero si la luz es tan tenue que vemos que la cámara es incapaz de enfocar correctamente habrá que recurrir al enfoque manual. En contadas ocasiones, y con alguien que mantenga el foco absolutamente inmóvil, podremos utilizar un ISO muy alto para fotografiar con tan sólo esa luz. Pero es mejor usar un flash para penetrar en la oscuridad de la noche.

Fotografié a esta leona y sus cachorros comiendo un Kudu durante un Night Drive organizado en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica. La iluminación proviene del potente flash que yo llevaba montado en la cámara, cuya potencia aumenté con el uso de un teleflash. De todos modos no usé la máxima velocidad de sincronización de flash de la cámara (1/250) para que algo de la luz cálida del foco utilizado se mezclara con la fría luz del flash.


Cámara: DSLR Full Frame
Objetivo: Teleobjetivo 500 mm f:4
Sensibilidad: ISO 1600
Medición: Puntual
Exposición: Manual
Velocidad: 1/50
Diafragma: f/4
Balance de blancos: Nublado
Otros: Fotografiado desde un vehículo, teleobjetivo con estabilizador de imagen apoyado en un Beanbag



Ualabi de Bennett (Macropus r. rufogriseus) al crepúsculo, Parque Nacional Mount William, Sudáfrica, 1999
© Oriol Alamany

MEZCLA DE LUCES

No tan sólo en África pueden realizarse safaris nocturnos. En muchos otros destinos también es posible observar animales de noche. Empezando por nuestro país, donde quizás de noche nos topemos con un jabalí, un zorro o una liebre.

En la isla de Tasmania, durante nuestro segundo viaje a Australia, mi compañera y yo dedicamos varias noches a rondar con el coche buscando animales salvajes a la luz de los faros: uombats, diablos de Tasmania o ualabies podían acudir a la cita. El presuntamente extinto Tigre de Tasmania o Lobo marsupial era nuestra más loca esperanza.

La fotografía la realicé al crepúsculo, justo antes de que los últimos resplandores desaparecieran del cielo en el Parque Nacional Mount William. Equilibrar la luz del flash con la natural es mucho más fácil desde que existen los automatismos TTL y las cámaras digitales en las que ya aprecias los resultados de inmediato, pero a veces más vale tomar el control manual ya que el resultado de los automatismos no siempre plasma el aspecto nocturno deseado. En este caso, en que aún estaba fotografiando con película diapositiva, primero medí la parte iluminada del cielo utilizando el patrón de medición puntual del fotómetro. Luego puse manualmente en la cámara una exposición un punto más elevada que la indicada para que esa zona quedara algo más luminosa que un tono medio. En el momento del disparo, el destello del flash iluminó la parte delantera sumida en la oscuridad, revelando la presencia del Ualabi de Bennett.

mara: SLR 35 mm
Objetivo: Teleobjetivo 500 mm f:4.5
Película: Diapositiva 24x36
Sensibilidad: ISO 200 forzada a 400
Medición: Puntual
Exposición: Manual
Otros: flash con teleflash, desde vehículo, apoyado en un beanbag


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
CONSEJO


Utilizado con un teleobjetivo, el destello del flash no suele alcanzar más allá de una decena de metros. Pero si le añadimos un teleflash, un simple soporte de plástico que aguanta una lente Fresnel en su parte delantera, concentraremos su luz obteniendo una potencia entre 2 y 3 puntos superior. Lo único que hay que tener en cuenta es que el haz de luz extremadamente concentrado tan sólo iluminará correctamente las fotografías tomadas con teleobjetivos de 300 mm o más.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------




Ahora que se acerca el Día del Libro, os sugiero este libro como un buen obsequio para cualquier aficionado a la fotografía y/o los viajes. Para adquirirlo podéis hacerlo a través de mi web www.alamany.com. Y si os apetece firmado o dedicado para vosotros o algún ser querido no tenéis más que pedirlo.



- Para saber más sobre esta obra puedes leer esta entrevista publicada en la web de FotoRuta.

- Del primer plano al infinito (Primer artículo de "Contenidos adicionales").


14/4/16

• Visítanos en B-Travel, el salón de turismo de Barcelona





Este próximo sábado 16 de abril 2016, de 11h30' a 13h30', Eulàlia y yo estaremos en el stand de Tabia Safaris (Pabellón 8, Stand núm. 210 del recinto de Montjuïc) del salón de turismo B-Travel en Barcelona. 

Si os acercáis allí podéis simplemente saludarnos y charlar un rato sobre viajes y fotografía, o bien informaros sobre nuestros viajes fotográficos. En especial el de este próximo verano a Ruanda y Kenia a fotografiar los gorilas de montaña y la gran migración de herbívoros a través del Mara. 


Si alguien quiere entradas para el salón, disponemos de algunas escribiéndonos al e-mail talleres@alamany.com


• Relato sobre nuestro viaje fotográfico a la tierra de los gorilas de montaña en 2014.

• Entrada sobre nuestro viaje fotográfico a Kenia 2015.

12/4/16

• Nature Photo Blog - 10 abril 2016



Esta fotografía de una ladera de brezos en flor es mi imagen del mes de abril en Nature Photo BlogLa imagen la tomé en mayo del año pasado, durante la realización de la salida fotográfica y naturalista a Asturias "En busca del Cantábrico salvaje". Este año vamos a volver allí del 17 al 22 de mayo 2016. Si te interesa venir a fotografiar los paisajes, la flora y la fauna de la Cordillera Cantábrica, vente con nosotros.

Mis fotografías aparecen en esta web de fotógrafos europeos el día 10 de cada mes. Estas son las publicadas hasta ahora. No todas las voy comunicando en mi blog. Tan sólo de vez en cuando para recordaroslo.

Si quieres leer sobre fotografía de naturaleza y viajes, lee mi libro: Fotografia en tus viajes - inspiracion y tecnica para conseguir fotos espectaculares (Foto-Ruta)

23/2/16

• A paso lento por el altiplano de Chile


Este relato fue publicado en la sección "Peripecias" de la revista de viajes Altaïr en el año 2005. Hoy lo publico aquí acompañado de algunas fotografías de aquel memorable viaje por el altiplano chileno que Eulàlia y yo hicimos en noviembre de 2004, en la autocaravana más lenta que hemos alquilado en nuestros muchos viajes por el mundo. Fue, asimismo, el primer gran viaje que hice con una cámara digital, tras haber estado fotografiando con película fotográfica hasta junio de aquel mismo año.
. . . . .



Salar en el altiplano en el desierto de Atacama, Chile, 2004
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f:4L
© Oriol Alamany



Iglesia de Parinacota, Parque Nacional Lauca, Chile, 2004
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f:4L
© Oriol Alamany



A PASO LENTO

No fue hasta llegar a la primera cuesta de la carretera Panamericana que mi compañera y yo fuimos conscientes de lo que nos esperaba durante el viaje que acabábamos de empezar por el Norte de Chile. Al primer repechón la velocidad de crucero de nuestro vehículo descendió de manera alarmante a unos fastidiosos 30 km/h de máxima. Fastidiosos porque son nada menos que 2.200 los kilómetros de carretera que separan Santiago —la capital del país— de Arica, localidad de inicio de nuestro periplo por el altiplano andino. ¡A aquel ritmo se nos terminarían las vacaciones antes de haber llegado donde propiamente empezaba nuestro viaje! La infinita recta de asfalto transcurría a través de un paisaje desolado, descarnado por los años de insaciable explotación de las compañías salitreras; los pesados camiones chilenos nos avanzaban cual si viajáramos en una antigua carreta de caballos.

La flamante autocaravana 4x4 que alquilamos desde España "especialmente diseñada para travesías en zonas remotas" como afirmaba la web de una empresa de alquiler chilena, se había materializado ­—ya con un día de retraso sobre fecha de entrega acordada, ¡mal augurio!— en una sencilla furgoneta coreana con un rudimentario habitáculo de fabricación casera montado a su grupa.

Cuando pasada Arica la carretera internacional a Bolivia empezó su empinado ascenso hacia los 4.500 metros de altitud del Parque Nacional Lauca, el velocímetro decidió que corríamos demasiado y descendió hasta los 15 km/h de máxima. El débil motor no podía con la pesada carga puesta a sus espaldas. Recorríamos los kilómetros en primera marcha, a base de consumir horas y litros de gasoil. 


Al alcanzar la localidad de Putre nuestras reservas de gasoil previstas para realizar una travesía de varios días por el altiplano andino habían mermado de manera alarmante.


Eulàlia, Oriol y "ella" en los Andes a 4.800 metros de altitud, Chile, 2004
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f:4L
© Oriol Alamany


Oriol fotografiando flamencos en el Monumento Natural Salar de Surire, Chile, 2004
Canon PowerShot S60 a ISO 80
© Eulàlia Vicens



PROBLEMAS VARIADOS

Pero las sorpresas no habían hecho más que empezar: La primera noche en el altiplano fue la última para el “sofisticado” sistema de agua caliente de nuestra autocaravana. La temperatura descendió varios grados bajo cero y el calentador a gas (un sencillo modelo para vivienda, denominado califón por los chilenos) reventó por varios sitios. Durante el día, al fundirse el hielo que durante la noche se formaba en su interior, el goteo era incesante, cual si se tratara de una fuente decorativa de estas que tanto parecen gustar a los médicos naturistas. Tras diversos intentos fallidos de reparación, unas toallas y una palangana le hicieron compañía el resto del viaje.


Volcanes Parinacota (6342 m) y Pomerate (6282 m), Parque Nacional Lauca, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f:4L
© Oriol Alamany


Para amenizar algo más nuestro trayecto, la batería auxiliar de la autocaravana no recargaba correctamente. Así que a los pocos días nos quedamos sin luces para cenar o leer por la noche. Eso lo solucionamos a base de linternas, pero debido a los fallos de la corriente la alarma montada en el interior del habitáculo insistió en dispararse a cualquier hora del día o de la noche, entrara un caco o no en nuestra furgoneta. Con la esperanza de poder dormir por las noches revisé a fondo todas las conexiones, pero no hubo otra manera de hacerla enmudecer que no fuera arrancándola de cuajo de la pared donde estaba fijada.

Al empezar nuestro descenso en dirección el Sur a través de las maravillosas montañas andinas percibí con perplejidad que la brújula instalada en el salpicadero, que solía indicar el Norte mientras nos dirigíamos hacia el Norte, seguía empeñada en indicar la misma dirección ahora que nos dirigíamos hacia el Sur. ¿Acababa de descubrir un problema de magnetismo del planeta Tierra?

La chapuzera mesa del “comedor” se desmoronó tras los primeros kilómetros de pista recorridos, el claxon dejó de funcionar en el momento que le apeteció, y el tubo de escape se partió en dos en un paraje desolado en medio de la nada. Tras varios intentos fallidos de repararlo, metido bajo la furgoneta en medio de una tempestad de arena, logré que aguantara en su lugar gracias a que tomé prestado del gobierno chileno el herrumbroso alambre que sostenía una solitaria señal de tráfico.

Puedo afirmar con orgullo que aquellas semanas batimos records de velocidad: en la carretera de San Pedro de Atacama a Argentina recorrimos la friolera de 30 kilómetros tras dos horas de trayecto. En primera, con el acelerador a fondo, y el ruido del motor asustando a llamas y campesinos. ¿Y que contaros del recorrido por pista hasta los géiseres del Tatio, que los tour-operadores suelen realizar en un par de horas? ¡A nosotros nos llevó un día entero!



Tagua gigante (Fulica gigantea) en su nido, Parque Nacional Lauca, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f/4L
© Oriol Alamany


Una Vicuña (Vicugna vicugna) vigila los alrededores desde lo alto de una roca mientras la manada está pastando, Monumento Natural Salar de Surire, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 500 mm f/4.5L
© Oriol Alamany


Crepúsculo en el Salar de Surire, Monumento Natural Salar de Surire, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f/4L
© Oriol Alamany


Flamenco grande (Phoenicoparrus andinus) en unas fuentes termales, Monumento Natural Salar de Surire, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 200, 500 mm f/4.5L
© Oriol Alamany



Cuando al llegar a una zona civilizada logramos contactar con el teléfono de asistencia de la empresa de alquiler para presentar una queja formal, la telefonista respondió sorprendida que aquello era un comercio de venta de pinturas. Desconocía la empresa que nos había alquilado la autocaravana, pero al decirle el nombre de la persona que nos había entregado el vehículo resultó ser su jefe. La posibilidad de obtener un vehículo de repuesto para proseguir el viaje se desvaneció cuando el hombre reconoció que todos los vehículos que aparecían en la web “aún no habían sido fabricados”. Nos habíamos topado con alguien que había fabricado una autocaravana casera y la publicitaba en Internet cual si fuera la gran empresa de alquiler de vehículos. Al final del viaje, visiblemente avergonzado, nos devolvió buena parte del alquiler cobrado. ¡Ay, los peligros escondidos de Internet!

Dicen que los viajes se disfrutan más a paso lento. Sin duda alguna, nuestro viaje por el Norte de Chile fue el más lento de cuantos hemos realizado.



Vizcacha (Lagidium viscacia), Parque Nacional Lauca, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 500 mm f/4.5L
© Oriol Alamany


Volcanes Parinacota (6342 m) y Pomerate (6282 m), Parque Nacional Lauca, Chile
Canon EOS-1D MkII a ISO 100, 17-40 mm f/4L
© Oriol Alamany

. . . . .

Si deseas ver más fotografías de este viaje, visita la galería "Andean Altiplano" en nuestra web.

30/1/16

Jurado en el VI Concurso Nacional de Fotografía Canson Infinity



“Travesía Colores” de Jaume Llorens
3er Premio Canson Infinity 2016


Tras haber ejercido de jurado en el reciente Certamen de Fotografia de Natura IX Memorial Climent Picornell de AFONIB, este mes también he tenido el placer de ser invitado como miembro del jurado del VI Concurso Nacional de Fotografía Canson Infinity 2016, labor que he compartido con compañeros de oficio de la talla de Tino Soriano, Sofía Santaclara, Dolors Porredón y Frederic Garrido.

Este certamen de fotografía de autor es de categoría única y temática libre, estando dotado con 10.000 € en premios y es patrocinado por la Federació Catalana de Fotografia y por la Confederación Española de Fotografía.


Los cinco miembros del jurado, Frederic Garrido, Tino Soriano, Sofía Santaclara, Oriol Alamany y Dolors Porredón, reduciendo poco a poco el número de fotografías seleccionadas para llegar al veredicto final.


Tras encontrarnos en Girona el 21 de enero de 2016, dedicamos todo el día 22 a valorar las 1.382 fotografías validadas (otras incumplían las bases), correspondientes a 532 participantes. Todas ellas debían venir impresas sobre papeles de la gama Canson Infinity, como requerían las bases.

Siempre resulta curioso y educativo ver como la fotografía no es una ciencia exacta y las imágenes que gustaban a algunos miembros del jurado no nos decían nada a otros y viceversa. Además, yo era el único fotógrafo de naturaleza, lo cual complicaba aún la valoración de ciertas imágenes.

Por cierto, que la fotografía de la naturaleza no estaba muy presente en este certamen, por lo que vale la pena que en ediciones posteriores los especialistas de esta disciplina aportemos más obras. Eso si, por favor que no sea la imagen de un grupito de árboles con un barrido de cámara en vertical con una velocidad lenta, ya que una sorprendente cantidad de las fotos de temática de naturaleza que vimos este año eran este motivo. Eso quizás resultó creativo hace dos décadas cuando lo hizo por vez primera un fotógrafo americano, pero ya hace años que es un sujeto tan manido que no sorprende a nadie, excepto en casos muy puntuales.

Tras largos debates y negociaciones, por la tarde alcanzamos un acuerdo. El 1er Premio (5.000€) fue para “Serendipal” de Fernando Flores Huescas. El 2o Premio (2.500€) para “Estudio Miralda” de Gemma Planell Bartolomé. Y el 3er Premio (1.000€) para “Travesía Colores” de Jaume Llorens i Bach. El Accésit (500€) se concedió a “Tenderness” de Antonio Peinado Muñoz. Y el premio especial 150 Aniversario de Canson a Miquel Àngel Artus con su obra "Huellas de un antiguo glaciar".

"Huellas de un antiguo glaciar" de Miguel Angel Artus
Premio Especial 150 Aniversario Canson


Estudio Miralda” de Gemma Planell
2o Premio Canson Infinity 2016



“Serendipal” de Fernando Flores
1er Premio Canson Infinity 2016




Las fotografías ganadoras y finalistas pueden verse en la web del concurso.

Si te interesa leer una artículo más extenso sobre el funcionamiento interno de los concursos fotográficos, lee la entrada ASFERICO 2014: interioridades de los concursos fotográficos que escribí hace dos años.