19/9/16

Olympus OM-D E-M1 Mark II, el formato Micro 4/3 se pone serio




Desde hace un par de años tengo una cámara Olympus OM-D E-M1 del formato Micro 4/3 que como profesional de la fotografía uso como complemento de mi habitual equipo Canon réflex Full Frame. Esta misma semana, por ejemplo, he estado tres días en la ciudad de Lisboa y tan sólo me he llevado esa cámara dada su gran portabilidad y reducido tamaño, algo que se agradece en la fotografía urbana y de viajes. Mi gran mochila Lowepro se quedó en casa y la substituí por una diminuta bolsa de hombro con la cámara y un par de ópticas.


Como comenté diversas veces en mi serie de artículos sobre las cámaras sin espejo (Olympus, Fujifilm, Panasonic, Sony...), su principal problema para la fotografía de naturaleza y viajes es la escasa rapidez y exactitud de los sistemas de autoenfoque en el modo AF Continuo. 




- El sistema fotográfico del futuro -II: Las cámaras sin espejo o Mirrorless para fotografía de paisaje.



Los mismos fabricantes de cámaras mirrorless son bien conscientes de esta debilidad de sus sistemas y por ello han diseñado nuevos cuerpos dispuestos a paliar este problema. Fujifilm ya presentó hace unos días su remozada XT-2, que promete una seria renovación de su sistema AF. Y hoy (19 septiembre 2016) lo ha hecho Olympus, anunciando su modelo cumbre: la OM-D E-M1 Mark II, cuyas mejoras se han centrado también en ofrecer mejores prestaciones para la fotografía de acción.







Exteriormente la nueva E-M1-II se parece un montón a su antecesora, y tan sólo una inspección cercana delata la multitud de cambios. La empuñadura ha crecido bastante en tamaño y toda la cámara parece un poco más grande. El peso ha aumentado un 15% pasando de los 497 a los 574 gramos. Personalmente habría marcado una mayor diferencia estética con el modelo anterior, limpiando un poco el diseño e imprimiéndole un carácter propio que marcara que estamos ante algo realmente nuevo y distinto, de prestaciones rompedoras. Pero al igual que comenté hace pocos días en mi anterior artículo sobre la nueva Canon EOS 5D Mark IV, dejar todos los botones donde estaban aporta un cambio poco traumático para los usuarios fieles a la marca.


Con esta nueva cámara Olympus promete una construcción más sólida y mayor resistencia a los elementos, algo que le hacía falta a este modelo si desea atraer a los fotógrafos más profesionales que trabajamos en el campo, en condiciones duras con polvo, nieve, lluvia o humedad.


Como en toda cámara digital, el elemento principal es el sensor de imagen, que aumenta su resolución de 16 a 20 MP. A pesar del aumento en la densidad de píxeles, según el fabricante se mejoran en un punto ISO los niveles de ruido. Habrá que comprobar si eso es en los Jpeg procesados por la cámara, o bien en el Raw original sin toquetear por software.


Las sensibilidades ISO de trabajo van de los 200 a los 6.400 ISO (64 a 51.200 ISO en modo expandido).


Otro aspecto mejorado es el sistema de estabilización de imagen de 5 cinco ejes, que ahora se dice que consigue una compensación de 5,5 pasos (hasta 6,5 pasos si se combina con un objetivo que disponga de estabilizador óptico integrado (como el nuevo 12-100 mm f:4 Pro o el 300 mm f:4 Pro).


Ahora la E-M-II incorpora también el sistema de Alta Resolución por disparo múltiple de las M5-II y Pen-F, con el que se obtiene un Raw de elevada resolución de nada menos que 80 MP, o bien un Jpeg de 50 MP.


La nueva cámara tiene dos ranuras para tarjetas SD en lugar de una, algo que es habitual en todas las réflex profesionales del mercado, pero se echaba en falta en el Micro 4/3. Bienvenidas sean.


La batería es de un nuevo modelo más grande y potente, aumentando su capacidad, en torno al 37%, algo muy necesario en estas cámaras de visor electrónico que consumen mucha energía.


La pantalla LCD posterior, que antes tan sólo basculaba arriba y abajo, ahora se puede mover hacia todos los lados, un diseño algo más arriesgado que esperemos no repercuta en una menor resistencia.


El video pasa de Full HD a 4K, como era deseable, y con unos codecs interesantes. Parece que Olympus presta un poco más de atención al video en sus nuevas cámaras, un aspecto que (al menos hasta ahora) su competidora Panasonic cuida mucho más.


En lo que respecta a la fotografía de acción, las características son a priori increíbles: 60 fps en Single AF y nada menos que 18 fps en Continuous AF. si utilizamos la obturación electrónica. Si usamos la mecánica, son 15 y 10 respectivamente.


Pero es que además, la con el obturador electrónico la cámara ofrece un modo denominado Pro Capture que guarda las 14 imágenes anteriores al momento en que el fotógrafo aprieta el disparador y las 25 posteriores a ello, para así asegurar la captura del instante culminante de una acción. 

Si todo ello se combina con un sistema de enfoque automático que habrá que ver si realmente está a la altura de las mejores cámaras réflex, ese sería el mayor cambio y el más deseado por los fotógrafos de acción. El fabricante habla de un nuevo sistema AF Fast Dual muy mejorado, pero que habrá que ver que tal funciona, ya que ahí va a radicar la aceptación o no de la cámara (o incluso del sistema M4/3) por parte de los fotógrafos de fauna salvaje y deportes.


Una de las cosas que escribí en mi test sobre el M.Zuiko 300 mm f:4 Pro era que se creara un menú para poder personalizar el limitador de enfoque... Y allí está Olympus innovando de nuevo ofreciendo ahora esta opción desde la cámara!




Hace dos años escribí en este mismo blog que a las mirrorless les faltaban grandes teleobjetivos y un buen autoenfoque continuo para ser tenidas en consideración por nosotros, los fotógrafos de naturaleza. Con la aparición en este último año de varios teleobjetivos por parte de Fujifilm, Leica y Olympus, y si ahora se cumplen las mejoras en el AF prometidas por Fujifilm y Olympus, podría ser que estas limitaciones estuvieran ya desapareciendo. Esto nos ofrecería a los fotógrafos una mayor gama de opciones a la hora de escoger equipo para nuestro trabajo.



14/9/16

Canon EOS 5D Mark IV: primer contacto




Ayer por la tarde tuvo lugar en FotoK la presentación oficial de la nueva cámara Canon EOS 5D Mark IV. La presentación de un nuevo miembro de la familia 5D siempre es noticia, ya que en estos últimos años son las cámaras más usadas por los fotógrafos profesionales y aficionados avanzados.

En ESTE ARTÍCULO ANTERIOR ya detallé las características de la cámara y ahora tan sólo voy a hacer algunos comentarios adicionales fruto de haberla tocado por primera vez, aunque fuera tan sólo unos breves minutos y en unas condiciones que nada tienen que ver con mi entorno de trabajo habitual.

Durante la detallada presentación que nos hizo Daniel Sastre de CPS, nos habló de todas las novedades de este modelo respecto a su antecesora, que no son pocas. Según él, son al menos 21 cambios, aunque yo creo que son algunos más. Estos días estoy leyendo por las redes sociales algunos comentarios de decepción de usuarios de la serie 5D por esta actualización, argumentando que los cambios son escasos y menores. No sé muy bien qué esperaba la gente que hicieran los diseñadores en tan sólo 4 años, pero a mi no me parecen pocos cambios ni desdeñables, aunque es cierto que uno siempre espera la aparición de algo maravilloso.

En esta cuarta generación de la 5D ha aumentado la resolución del sensor, su rango dinámico, la velocidad de la ráfaga, ha mejorado el sistema AF y su sensibilidad al trabajar con luz escasa o con teleconvertidores, incorpora el seguimiento del sujeto en base a su forma y color (algo hasta ahora exclusivo de las EOS 1Dx... y de las Nikon), dispone de un nuevo botón para cambiar rápidamente el tipo de punto AF, ha incorporado temporizador, intervalómetro, video 4K, cámara lenta en video HD, video HDR en modo HD, WIFI para manejar la cámara a distancia con un smartphone u ordenador, GPS, conector del disparador para que no interfiera con las platinas L, nuevo formato de Raw Dual Pixel Raw que permite algunas curiosas opciones, menú Q personalizable, pantalla táctil y otras mejoras menores que sería largo detallar.

Como ya expliqué en el artículo anterior, varios de estos cambios han satisfecho mis deseos de mejora como profesional usuario de la 5D Mark III. Otros son cambios que no necesito especialmente o que ni se me habían ocurrido, pero que bienvenidos sean. Y otros no creo que los use nunca, pero a alguien le gustarán. Como apuntaba Daniel Sastre en su presentación, las 5D III y IV son cámaras versátiles, que se defienden bien en muchas disciplinas, desde el paisaje, a la fotografía de bodas, el fotoperiodismo o la fotografía de naturaleza. Está claro que unos usuarios se deleitarán por unas características que otros ni usaremos. ¡Así que mejor que la cámara las tenga todas!

PRIMER CONTACTO
Es posible que en los próximos meses la 5D Mark IV pase a ser mi herramienta de trabajo para los años venideros, dejando que mi actual 5D Mk III pase a ocupar el segundo plano en mi equipo, que bien merecido se lo tiene tras cuatro años y medio currando de lo lindo. Pero antes de decidirme a gastar cerca de 4.000 €, lo que necesito es tocar y probar el nuevo modelo.

Durante la presentación tuve la oportunidad de tener la cámara unos pocos minutos en mis manos: la primera sensación fue la de pisar suelo conocido. Desde el punto de vista de la ergonomía todo estaba donde está en mi actual 5D Mark III. La sensación no fue de novedad, si no de evolución. Podría empezar a usarla mañana mismo igual que la mía y, poco a poco, ir incorporando a mi método de trabajo sus nuevas y bienvenidas funciones.

Lo primero que me llamó la atención, aparte del visor con más información superpuesta, fue el sonido. A pesar de su mayor velocidad de ráfaga la 5D IV sonaba más suave que la 5D III, que ya es una cámara relativamente silenciosa. Nada que ver con las ruidosas EOS 1D. Ese es un punto a favor para la fotografía de fauna. Y eso sin necesidad de usar el modo silencioso, que es el que suelo usar para la fotografía desde hides.

También ha mejorado el tacto y funcionamiento del joystick, que ahora se agarra mejor a la yema del dedo pulgar. En la 5DIII a veces me cuesta seleccionar el punto AF exacto que deseo. Con este joystick me pareció más fácil y preciso.

El nuevo botón para cambiar el patrón de puntos AF es cómodo y está muy a mano. Seguro que nos acostumbraremos rápido a él. De todos modos es pequeñito y quiero comprobar si usando unos gruesos guantes árticos funcionará o no.

Otras muchas novedades ya no pude probarlas, dado el reducido lapso de tiempo disponible. Para mí lo más importante en una cámara es la calidad de imagen y la rapidez y exactitud de su sistema AF. Y ninguna de estas cosas las pude probar en condiciones. Espero poder escribir sobre ellas en el futuro.

UNA PRUEBA APRESURADA E INCOMPLETA
En FotoK éramos 50 personas queriendo tocar la cámara. Nos permitieron hacer algunas fotos con nuestras tarjetas de memoria, siempre recalcando que eran Samples, prototipos no definitivos. A toda prisa le coloqué una tarjeta de memoria a una 5D IV e hice la misma foto, con la misma óptica con mi 5DIII. Disparé a ISO 3200 que es mi límite aceptable actual. En aquella sala no podía probar otros parámetros que me interesaban como la rapidez del AF, así que me limité a probar las diferencias en el ruido a esta única sensibilidad.

Para revelarlas he usado el software original de Canon, el DPP 4.5.0.0, ya disponible en las webs de Canon y que permite abrir los Raws de la 5DIV. Aunque la publicidad argumenta que el ruido se ha reducido gracias al procesado que del archivo original hace la cámara o el DPP, a mi me interesa ver si existe una mejora real en el sensor, sin aplicar toqueteos de software al archivo. Por lo tanto, he puesto todos los parámetros de reducción de ruido a O, para poder valorar el archivo real que obtiene la cámara.

Una vez examinados los escasos archivos que pude realizar con ambas cámaras constato que las diferencias en las tomas me hacen imposible sacar una conclusión clara. Debería haber trabajado con ambas cámaras en un trípode, afinando el foco y obteniendo encuadres idénticos  con idéntica luz. Y además ya nos han avisado que no son cámaras definitivas, si no Samples. Teniendo en cuenta todos estos factores negativos, mi conclusión preliminar es que observando al 100% los archivos de ambas cámaras, sin aplicar reducción de ruido alguna, a 3200 ISO en concreto ambas ofrecen un nivel de ruido similar, sin una clara ventaja aparente de la 5D IV.

Alguien dirá que qué pena (yo el primero, que uno siempre espera milagros). Pero hay que tener muy presente que el sensor ha aumentado de manera notable su resolución de los 22,3 a los 30,4 MP. Eso significa pixeles de menor tamaño, menos sensibles a la luz, por lo que quizás deberíamos dar gracias de que la nueva cámara no dé más ruido que la anterior. Eso ya es una hazaña.


Pero quizás comparar los archivos en un monitor al 100% no sea justo, ya que eso significa que la imagen de la 5DIV juega con desventaja ya que está a mayor tamaño. La siguiente prueba ha sido igualar el archivo de la 5DIV al tamaño del de la 5DIII. En este caso empieza a verse algo de ventaja a favor de la 5DIV. Es decir, en ampliaciones fotográficas o en publicaciones a un mismo tamaño determinado, la 5DIV obtendría una pizca de mejores resultados.

He realizado la misma comparativa aplicando mis parámetros de reducción de ruido habituales y aunque su apariencia se reduce, la ligera diferencia a favor de la 5DIV se mantiene.

De todos modos, una cosa a valorar es el buen resultado obtenido por la 5DIII. Que vaya a ser substituida en el catálogo de Canon no significa que no siga siendo una cámara excelente.


Canon EOS 5D Mark IV (Sample) con EF 24-70 mm f:2.8L, fotografía comparativa, encuadre completo (Atención: la imagen no és en blanco y negro, pero el motivo disponible era totalmente monocromo).


Canon EOS 5D Mark IV(Sample, a la izquierda) y Canon EOS 5D Mark III (a la derecha). 
En este caso he igualado los tamaños de ambos archivos reduciendo el tamaño del archivo de la 5DIV al de la 5DIII. Ampliación al 100% sin aplicación de ninguna reducción de ruido, y con un aclarado muy forzado de 3 puntos realizado posteriormente en Photoshop para favorecer la aparición del ruido sobre el fondo negro. 
Esta situación es absolutamente irreal, ya que siempre se aplica algo de reducción de ruido en el revelado y tampoco nunca se forzará tanto un archivo. Pero puede apreciarse el ligeramente distinto rendimiento de las cámaras. En ampliaciones fotográficas o en publicaciones a un mismo tamaño determinado, la 5DIV obtiene una pizca de mejores resultados.
© Oriol Alamany


Es seguro que en las próximas semanas van a aparecer múltiples test y reviews con opiniones muy dispares, según sean las condiciones en que trabajé cada testeador y la cantidad de reducción de ruido en software que aplique cada uno de ellos. En esta primera e incompleta prueba lo único que observo es que aunque el sensor haya aumentado de resolución, el ruido no se ha disparado ni mucho menos, más bien al contrario. De todos modos insisto de nuevo en las imperfectas condiciones de realización de este simple test y en que la 5DIV utilizada era un Sample

Espero con ganas la posibilidad de sacar una de las cámaras "definitivas" al monte y probarla en condiciones reales, donde tanto la calidad del sensor como sus otras muchas virtudes puedan aflorar. Siempre que lo anunciado se cumpla, esta va a ser la cámara de elección para muchos de nosotros.

10/9/16

Nature Photo Blog - 10 septiembre 2016



Esta fotografía de un Chacal dorado (Canis aureus) salpicándose el agua, es mi imagen del mes de agosto en Nature Photo BlogAllí puedes verla a mayor tamaño. La imagen la tomé en junio de este año, durante un trabajo que realicé en el Delta del Danubio, Rumania.

Mis fotografías aparecen en esta web de fotógrafos europeos el día 10 de cada mes. Estas son las publicadas hasta ahora. No todas las voy comunicando en mi blog. Tan sólo de vez en cuando para recordaroslo.

Si quieres leer sobre fotografía de naturaleza y viajes, lee mi libro: Fotografia en tus viajes - inspiracion y tecnica para conseguir fotos espectaculares (Foto-Ruta)

17/8/16

Canon EOS 5D Mark IV, la evolución de la saga




(Artículo totalmente remozado y actualizado el 7 septiembre 2016)



Han pasado ya cuatro años y medio desde que la cámara 5D Mark III fuera presentada en sociedad (Marzo 2012). Desde entonces se ha convertido en la cámara más utilizada por los fotógrafos profesionales de diversas disciplinas, entre ellos, muchos fotógrafos de naturaleza y/o de viajes que preferimos su menor tamaño y peso respecto a las enormes EOS 1Dx. 

Si hoy en día miramos el ranking de cámaras utilizadas en certámenes como el World Press Photo o el Wildlife Photographer of the Year constataremos que la 5D Mark III es una de las más utilizadas. ¿Su secreto? Pues ninguno en concreto: una cámara muy equilibrada en cuanto a prestaciones, tamaño y precio. A mi parecer es una herramienta con la que da gusto trabajar: no me ha traído ningún problema técnico en cuatro años de uso y ha aguantado de maravilla trastearla por todo el mundo, habiendo realizado ya más de 100.000 disparos. Una cámara de aquellas a las que acabas cogiéndolo cariño. Aunque pronto desaparecerá del mercado, la 5D MkIII va a seguir siendo durante años una buena opción para la obtención de excelentes fotografías.

Tras comprarme la mía, publiqué en este blog diversos artículos sobre "la Mark III", como erróneamente la llaman muchos aficionados. Erróneamente porqué que ha habido otras cámaras Mark III en el mundo de la fotografía. Por si a alguien le apetece repasarlos, aquí tenéis los enlaces. 





Entonces, si una cámara funciona bien y sigue teniendo tanto éxito ¿qué puede aportar una nueva versión IV? 

Tras años usándola intensivamente como fotógrafo profesional yo tengo muy claras las mejoras que le pediría a Canon. Básicamente un mejor y más vigoroso AF, que además tenga en cuenta el color y forma del sujeto para mejorar el seguimiento en el modo AF-Contínuo, tal y como hacen diversas cámaras Nikon y las Canon EOS-1DX y 1DX Mark II. También me gustaría disponer de más puntos de enfoque que funcionen con ópticas de luminosidad máxima f:8 (no sólo uno central como en el modelo MkIII). Asimismo un sensor de imagen con un más amplio rango dinámico, menor ruido a altas sensibilidades ISO y sin filtro de paso bajo para poder exprimir toda su capacidad de resolución. Y otros detalles como una mayor velocidad de la ranura SD, mejor buffer que no se sature en las ráfagas, ráfagas de motor a 8-10 fps, velocidades de obturación de 1 y 2 minutos, cambio de posición del botón Lupa a la mano derecha, botones retroiluminados en la oscuridad, video 4K, posibilidad de uso remoto a través de Wi-Fi...  

Bueno, finalmente algunas de estas mejoras han sido incorporadas a la MkIV y otras no. ¡No siempre se puede tener todo pro avanzamos en el buen camino!

CAMBIOS E INNOVACIONES EN LA CANON EOS 5D MARK IV

La Canon EOS 5D MkIV continúa con la misma linea estética y ergonómica conservadora seguida por las réflex Canon. Poca revolución en este sentido desde que hace treinta años sorprendió al mundo con el rompedor diseño de la Canon T90. Lo cierto es que tampoco Nikon destaca en este sentido, repitiendo ambas marcas una y otra vez diseños ya un tanto manidos. A veces uno está tentado de pensar que un destello de originalidad en el rediseño, algún detalle simplemente bonito, daría una alegría a los usuarios. 

Pero desde el punto de vista del uso diario, el hecho de que todos los controles permanezcan en el mismo sitio facilita el trabajo instintivo del fotógrafo. De este modo el cambio de un modelo al siguiente se produce sin traumatismo alguno. El único cambio ergonómico destacable en esta versión IV es el cambio del conector del cable disparador del lateral al frontal. Eso facilitará el trabajo de los diseñadores de platinas de trípode en forma de L, que siempre deben realizar piruetas en los diseños para no bloquear este puerto de entrada. 

Otra pequeña pero interesante novedad es el nuevo botón para cambiar el patrón de los puntos AF, un pulsador que apareció con la 7D MkII y que ha sido aclamado por los usuarios.

La característica que muchas personas suelen tener más presente a la hora de actualizar una cámara es la resolución del sensor de imagen. En este caso el sensor de formato Full Frame aumenta de los 22,3 MP actuales hasta los 30,4 MP. Se ha especulado con que durante el desarrollo de esta cámara hubo pruebas con otro sensor de unos 24 MP, pero la decisión final se ha inclinado por el de mayor resolución. Dado que Canon ya comercializa sus modelos 5Ds y 5DsR de 51 MP para los forofos de los megapíxeles, personalmente me apetecía más que se hubieran comedido en este aspecto y se hubieran decantado por mejorar de manera notable el ruido a las sensibilidades de la gama 1.600 a 12.800 ISO, las ideales para la fotografía de fauna en acción, animales con luces crepusculares o para la fotografía de paisaje nocturno. Pero como Canon se ha decidido por un incremento de resolución, la posible mejora en el ruido será mucho menor. Nota importante: los fotógrafos queremos una mejora del ruido REAL que sea visible no en el archivo Jpeg procesado por la cámara, si no en el archivo RAW neto, sin aplicar reducción de ruido alguna. 

Lo que si que parece es que al fin Canon habría logrado mejorar de manera notable el rango dinámico de sus sensores y la posibilidad de aclarar las sombras sin que aparezca un grano excesivo. Hasta ahora eso parecía una exclusiva de los sensores fabricados por Sony, que también incoproran algunas Nikon.





Dado que el sensor de la Canon 5D Mark IV incorpora ahora la tecnología Dual Pixel que mejora en gran medida el enfoque en video y en el modo Live Viewla cámara tiene la opción de fotografiar en un nuevo formato denominado DPRAW. Si hemos fotografiado en este formato (cuyos Raws ocupan el doble de lo normal), la aplicación de revelado Canon Digital Photo Professional será capaz de realizar algunas funciones especiales con la información proporcionada por esos píxeles de dos fotodiodos, como realizar a posteriori un microajuste del enfoque de la imagen, desplazar el bokeh y/o reducir las luces o reflejos parásitos.


Otras mejoras son la incorporación del GPS (algo que a mi no me quita el sueño pero parece deleitar a algunos aficionados ) y la conexión Wi-Fi. Esta sí que puede ser interesante para conectar la cámara a distancia de vez en cuando para manejarla desde un smartphone. Dado que tanto la Wifi como el GPS no funcionan bien bajo una cubierta de metal, eso a obligado a diseñar la cubierta del pentaprisma en policarbonato. ¡Cuidado! Ambas funciones suelen gastar un montón de batería.


Respecto a las dos ranuras para las tarjetas de memoria se había especulado sobre si al igual que la nueva EOS-1DX-II, la 5D-IV también se pasaría al nuevo estándar CompactFast. Pero ahí los diseñadores han querido marcar la diferencia de clases y han mantenido en la nueva 5D-IV el Compact Flash de toda la vida, acompañado de la SD.



En fin, como la decisión ha sido a favor de incrementar la resolución y ya no hay nada que podamos hacer, la ventaja es que vamos a tener la capacidad de hacer ampliaciones de mayor tamaño (¿qué porcentaje de la población las hace?), así como mayores posibilidades de recorte en las fotografías de fauna salvaje. Y, eso también, mayores problemas con la difracción a diafragmas cerrados en la fotografía de paisaje.



El sistema AF se mantiene en 61 puntos. La verdad es que tampoco necesito muchos más, aunque me gustaría que estuvieran distribuidos de manera más amplia, cubriendo un área más extensa del visor. En la MkIV se ha ampliado un poco su cobertura, pero sólo en altitud (un 24%), no en amplitud. 

Además, y lo que más celebro personalmente en esta cámara, incorpora puntos AF más sensibles en luz escasa (-3EV en contra de -2 EV) y todos ellos son funcionales para ópticas de luminosidad máxima f:8, una característica extremadamente útil para la fotografía de fauna salvaje con teleconvertidores. Por ejemplo, si queremos añadir un teleconvertidor 1,4x a un 100-400 mm f:5.6, o un 2X al 500 mm f:4, algo de lo más común en la fotografía de fauna salvaje. Eso si, para ello parece que el teleconvertidor tiene que ser de la última generación III.

Otra alegría es que la serie 5D incorpora al fin el EOS iTR (Intelligent Tracking and Recognition), seguimiento de sujeto teniendo en cuenta su color y forma, hasta ahora exclusivo de las EOS-1DX.

La velocidad de ráfaga tan sólo aumenta una foto por segundo, pasando de 6 a 7. No es mucho, pero es lógico al haberse inclinado por aumentar tanto la resolución. Si se hubieran mantenido en uno de 24 MP quizás habrían podido exprimir 8 o 9 imágenes por segundo.

También por fin las velocidades de obturación no están limitadas a tan sólo los clásicos y aburridos 30 segundos. Un temporizador interno permite realizar exposiciones más largas sin necesidad de recurrir a un cable y un reloj, o bien a un incómodo mando a distancia-temporizador. Ahora todo se puede controlar desde la misma cámara. Asimismo existe la función de intervalómetro y un modo para hacer películas timelapse directamente desde la cámara.


El monitor LCD trasero es de mayor resolución y táctil, al estilo de los smartphones. Nada que me emocione, la verdad, lo tengo en mi Olympus OM-D EM-1 y no lo uso nunca. Supongo que será acostumbrarse a ello.

Una cosa que me gusta es la posibilidad de personalizar los parámetros que se gestionan desde el menú rápido del botón Q. Allí hay cosas que jamás cambio y ahora puedes adaptarlo a tus necesidades, quitando los parámetros que nunca usas y añadiendo los más útiles para ti.



El nuevo formato de video 4K de mayor resolución es de agradecer, ya que ahora es el formato estándar mundial, de mejores prestaciones que el ya clásico HD. Y si queremos grabar en Full HD dispondremos de cámara lenta a 60 fps y de 120 fps en HD 720. El sistema de video ofrece la posibilidad de extraer fotografías de 8,8 MP de un plano de video.

Hace unos meses ya se especulaba con que Canon intentaría reducir algo el tamaño y peso de la cámara. Y lo han conseguido en parte, ya que a pesar de las nuevas prestaciones el peso es de 890 gramos (en lugar de los 950 actuales). Sin embargo las medidas serían casi idénticas: 116.4 x 150.7 x 75.9 de la Mark IV en lugar de los actuales 116 x 152 x 76.




Otras novedades de Canon son las nuevas versiones de sus objetivos 24-105 mm L IS II y 16-35 mm f:2.8 L IIICon la llegada de la feria Photokina las próximas semanas van a ser interesantes para los aficionados a la fotografía.


----------


PD 8 septiembre

Como por lo que leo en internet y se ha escrito también en la sección de comentarios de este mismo artículo, se está comparando esta nueva Canon con la Nikon D810 y con la Sony A7RII, he confeccionado una tabla de algunas de sus características más importantes. He destacado en Rojo cuando una cámara destaca sobre las otras, y en Azul cuando es inferior. 

Hay temas como el rango dinámico, el color, el ruido, la rapidez del AF, que en este momento en que la 5D-IV aún no está en el mercado son de imposible comparación. De todos modos, ambas réflex seguro que enfocan mucho más rápido los sujetos en movimiento que la Sony sin espejo.







No te pierdas el siguiente artículo: Canon EOS 5D Mark IV Primeras impresiones




11/8/16

Osa con cachorros en Pirineos, otro sueño cumplido


Osa con dos cachorros atravesando un canchal, Vall d'Aran, junio 2016
Olympus OM-D E-M1 a ISO 640, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III con adaptador Canon EF a M 4/3, trípode.
© Oriol Alamany


Observar a un Oso pardo en libertad en los Pirineos fue durante décadas uno de mis mayores sueños. Aquel deseo se convertiría en realidad el año 2010 cuando pude ver a uno de ellos en Vall d'Aran. Pero no me conformé con aquella sola observación, y aquel mes dediqué doce días intensos a buscar y fotografiar a Nheu, la osa joven que aquella primavera y las dos siguientes deleitó a numerosos observadores de la naturaleza (Ver mis artículos al respecto en este blog: de Julio 2010 y Junio 2012). Con las grabaciones en video de Nheu y su hermana Noisette monté un corto titulado "Bru: Doce días con el oso de los Pirineos". Aquellas imágenes aparecieron en numerosas cadenas de televisión, en periódicos y revistas, e incluso en un reportaje en la revista National Geographic. La última vez que ví a Nheu fué en 2012. Por aquel entonces ella ya tenía cuatro años y mi sueño era poder verla con un cachorro. Pero la fortuna ya no me sonrió más.

Por eso cuando este junio de 2016 Marc Alonso, del equipo de seguimiento del Oso pardo de la ONG conservacionista DEPANA, me llamó desde Vall d'Aran para contarme que acababa de localizar a una osa con dos cachorros, mi corazón dio un brinco. Esa era la ocasión esperada. A lo largo de mi carrera he visto y fotografiado osas con crías en otros lugares, como Alaska y Asturias, pero jamás en "mis" montañas, los Pirineos. Con una población esquiva y limitada a tan sólo unos 40 ejemplares eso es tremedamente difícil aquí.

Lamentablemente tenía una semana de lo más ocupada y un ineludible taller de fotografía el fin de semana que me impedían saltar al coche e ir en su busca. Así que tuve que esperar a finalizar mis compromisos profesionales para poder volar con mi Kangoo hasta las montañas pirenaicas.


De izquierda a derecha, Marc Alonso, Migel Elosegi y Guillermo Palomero buscando a la osa y su hijos, Vall d'Aran, Junio 2016
Canon EOS 5D MkIII a ISO 800, Canon EF 24-70 mm f:4L IS, portafiltros y filtro GND Benro.
© Oriol Alamany

Llegué a Aran un domingo por la tarde: allí estaban Marc Alonso y Teresa Camins, Guillermo Palomero (director de la fundación Oso Pardo) y Migel Elosegi (autor del libro "El oso pardo en los Pirineos"). ¡Vaya lujazo de equipo! Nos distribuimos en grupos y nos fuimos en busca de la familia que permanecía escondida en una zona escarpada con fuertes pendientes, grandes peñas, bosques y canchales. Montamos varios puntos de observación a gran distancia, en la vertiente opuesta del valle, y empezó la minuciosa tarea de escasear la ladera, metro a metro, con binoculares y telescopios.

A primeros de junio la montaña estaba esplendorosa. El verde y las flores dominaban el paisaje por el que a lo largo de los días siguientes veríamos deambular a ciervos, rebecos, corzos, gamos, jabalies, buitres leonados, águilas reales...

Fue una satisfacción adicional para mí ser el primero en descubrir la osa aquella tarde: una cabeza asomando fugazmente durante un segundo en el bosque de hayas. ¡Bueno, mi capacidad para localizar a uno oso en la inmensidad de la montaña no estaba tan oxidada como pensaba! Un WhatsApp de aviso a los compañeros y al poco rato ya los tenía a todos reunidos a mi lado con sus potentes telescopios. Pero la osa era muy celosa de sus cachorros y los intuíamos más que verlos. Durante aquella primera espera tan sólo pude obtener una fotografía mediocre a las 21h30 de la noche.

Primera fotografía de la osa en la ladera enmarañada, Vall d'Aran, Junio 2016
Canon EOS 5D MkIII a ISO 1600, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III, trípode.
© Oriol Alamany

La madrugada siguiente, despertador a las cinco y media y nueva sesión de observaciones efímeras. Tras marchar Guillermo y Migel a sus respectivas tierras, Marc, Teresa y yo seguimos pasando horas y horas observando aquella ladera, sin lograr ver bien a la familia a pesar de saber el rincón de bosque donde se refugiaban: Un segundo una cabeza por ahí, otro segundo un dorso por allá, unas ramas que se movían sospechosamente, un destello de un pequeñuelo entre los arbustos... Durante la mayor parte de los cuatro días que permanecí en el valle haciendo esperas de madrugada y al atardecer, la osa demostró una discreción absoluta. Nadie que pasará por allí jamás la descubriría. En el lugar parecía abundar el alimento por lo que no necesitaba desplazarse, y el abrupto relieve protegía a la familia de los grandes machos de oso, enemigos potenciales de los cachorros.


Marc y Teresa observando a la osa, Vall d'Aran, Junio 2016
Canon EOS 5D MkIII a ISO 100, Canon EF 70-200 mm f:2.8L IS II, trípode.
© Oriol Alamany


Para este trabajo necesité toda la potencia proporcionada por mi Canon 500 mm más un duplicador de focal, adaptado a un cuerpo de cámara Olympus de formato M4/3, Vall d'Aran, Junio 2016
Teléfono móvil BQ Aquaris
© Oriol Alamany


El bosque estaba rodeado de algunos canchales abiertos, prometedores para hacer fotografías, pero los osos jamás se aventuraban por allí. Cada vez que una cabeza asomaba entre la vegetación yo rogaba para que dieran un paso más al descubierto, para poder obtener alguna fotografía clara.

La distancia que nos habíamos marcado para las observaciones era considerable, en torno a un kilómetro. No queríamos molestar a la osa en absoluto y tampoco llamar la atención de la gente. Eso dificultaba mucho mi trabajo como fotógrafo. Para lograr el aumento deseado tuve que recurrir a una solución extrema: usé mi teleobjetivo Canon EF 500 mm f:4L IS II, le añadí un teleconvertidor 2X-III para convertirlo en un 1000 mm f:8, y lo monté con un adaptador en un cuerpo de cámara Olympus OM-D E-M1, cuyo factor de reencuadre es 2x. El resultando era una distancia focal equivalente de 2000 mm. Y a pesar de ello no podía obtener primeros planos.



Marc Alonso y Oriol Alamany una tarde lluviosa, tras una espera sin éxito, Junio 2016
© Teresa Camins


Además la actividad de la osa era más frecuente en las frías madrugadas y también al crepúsculo, cuando había menos luz para obtener imágenes. Y para acabarlo de arrreglar, la niebla y la lluvia tan frecuentes en Vall d'Aran nos estropearon alguna de las esperas.

Algo inquieto por no haber conseguido ninguna imagen decente, decidí prolongar mi estancia un día adicional. Mi agenda de trabajo en Barcelona ya no me permitía más. ¡Acertada decisión!: el crepúsculo de mi tercer día en el valle la osa decidió empezar a andar. ¡Qué maravilla cuando asomó en los canchales seguida de sus juguetones oseznos de tan sólo medio año de edad! ¡Y qué difícil obtener alguna fotografía decente en tan malas condiciones de luz y desde tanta distancia!


Al tercer día, al anochecer la osa sacó a sus cachorros del bosque, Vall d'Aran, Junio 2016
Canon EOS 5D MkIII a ISO 1600, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III, trípode.
© Oriol Alamany



Oriol Alamany durante una espera, Vall d'Aran, Junio 2016
Teléfono móvil

© Marc Alonso

Como ya me ha sucedido en diversas ocasiones en mis trabajos en la naturaleza, la última sesión fue la definitiva. A veces parece que la naturaleza te hace sufrir para que te ganes el premio. La última madrugada Marc, Teresa y yo (acompañados en esta ocasión por Joan y Sergio, guardas del Conselh Generau d'Aran), disfrutamos de lo lindo con el derroche de actividad que demostraron la madre y sus dos traviesos hijos. Durante más de dos horas les vimos desplazarse, alimentarse, jugar, arrancar enormes rocas... observando su comportamiento natural en una mañana sin niebla ni lluvia. Al fin pude realizar algunas fotografías interesantes y Marc me insistía en que hiciera video, más atractivo para las campañas de concienciación de DEPANA. Son imágenes que hechas en la Cordillera Cantábrica no tendrían tanto valor,  pero en Pirineos es una de las pocas ocasiones en que se ha grabado a una osa con crías sin recurrir a cámaras-trampa automáticas.

A partir de las nueve de la mañana la reverberación producida por la humedad ambiental ya impedía la obtención de fotografías nítidas con tan largas focales, pero seguimos observando su comportamiento hasta que la osa se encamó en una sombra.




Osa atravesando un canchal, Vall d'Aran, junio 2016
Canon EOS-1D MkIV a ISO 800, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III, trípode.
© Oriol Alamany


Osa seguida por uno de sus cachorros en un prado, Vall d'Aran, junio 2016
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III con adaptador Canon EF a M 4/3, trípode.
© Oriol Alamany


Osa con sus dos cachorros trepando por las rocas, Vall d'Aran, junio 2016
Olympus OM-D E-M1 a ISO 400, Canon EF 500 mm f:4L IS II + Extender EF 2X-III con adaptador Canon EF a M 4/3, trípode.
© Oriol Alamany


Al mediodía, y tras tomar un café bien cargado para no dormirme en la carretera, conduje de regreso a Barcelona, no sé si con más ganas de ver con detenimiento las fotografías y videos realizados, o de echarme en la cama a dormir unas horas seguidas. Mi cuerpo estaba agotado, pero mi cabeza estaba repleta de experiencias apasionantes.

Gracias Pirineos, por volver a darme lo mejor de vosotros mismos.



- - - - - - - - - - - - - -


Aquella misma tarde, 8 de junio, la familia dejó de verse y sigue en paradero desconocido. De nada habría servido que hubiera podido quedarme más. 

Tras dejar pasar unos días por seguridad, Marc y los guardas del Conselh Generau d'Aran ascendieron por la ladera para recolectar restos de excrementos y pelos para hacer un análisis de ADN de los osos y así averiguar la identidad de la hembra y del padre de los cachorros. Tanto Marc como yo desearíamos que fuera Nheu, aquella jovencita que nos dió tan buenos momentos años atrás. Pero los análisis de laboratorio tardan tiempo y a día de hoy aún no sabemos los resultados. Habrá que esperar. 

El 14 de julio DEPANA hizo una nota de prensa divulgando la noticia y el video obtenido, que ha aparecido en diversos periódicos y cadenas de televisión.




Osa con cachorros en Vall d'Aran, Pirineos from Oriol Alamany on Vimeo.

(Mejor pulsando HD y a pantalla completa)