14/9/17

VIVE TUS FOTOGRAFÍAS





Reflejos en un lago, Parque Nacional de Aigüestortes, Pirineos, 2001
@Oriol Alamany

Hola. 

Sí, tú, fotógrafo "de la naturaleza". Déjame hacerte una pregunta: ¿tú fotografías lo que vives, o lo que te imaginas que vives? 

O dicho de otra manera: ¿Fotografías el mundo en el que físicamente habitas, o prefieres crear un mundo ficticio que solo existe en tu imaginación?

¿Que a qué viene este interrogatorio? Pues porque vamos a meternos en un berenjenal y así sabemos de qué lado te inclinas: de los “fotógrafos puristas” "retrógrados" o “faltos de evolución” (como los califican los partidarios del retoque fotográfico a ultranza), pero que también podrían denominarse “auténticos”, “veraces” o “documentalistas”. Aunque en este último calificativo no estoy muy de acuerdo, ya que una fotografía no manipulada no significa que sea simplemente documental. 

O bien te inclinas del lado de los “fotógrafos artistas” (como les gusta autodenominarse a ellos), aunque también podrían calificarse como "retocadores", “manipuladores” o “ilustradores digitales”. Sí, los que en el mismo momento que están realizando una foto ya te comentan que van a borrar con Photoshop esa rama que les molesta, en lugar de buscar un encuadre alternativo. O quienes fabrican escenas inexistentes mezclando una montaña de ahí, con un suelo de allí y un cielo de otro país. 

El riesgo es que con el paso del tiempo, al manipulador fotográfico ninguna escena real le parezca ya apetecible. Cada vez va un poco más allá. Cada vez se aleja algo más de sus vivencias reales en la naturaleza. Y cierto tipo de público le jalea más y más en las redes sociales, arrastrándole a la exageración. 

(INTERLUDIO: Si eres adepto a realizar encendidos comentarios en las redes sociales o, simple y llanamente el típico “troll” de internet, te ruego que respires profundamente, cuentes hasta tres y, antes de correr a dejar directamente tu encendida opinión en la sección de comentarios, leas el artículo completo. O, al menos, el siguiente párrafo. 

Y si eres un defensor del retoque sin límite en pro de la libre creatividad fotográfica, tus comentarios y aportaciones al debate serán bienvenidos. La finalidad de esta entrada es expresar mi opinión y filosofía personal, pero también hablar y debatir este espinoso tema).



Una conocida imagen de Ted Gore, uno de los fotógrafos de paisaje más de moda en las redes sociales. Como él mismo explica, toda la vertiente en primer plano no corresponde a la fotografía del fondo, son dos imágenes captadas en dos momentos distintos. Y habiendo estado en este sitio de la Patagonia argentina, yo diría que las montañas del fondo también han sido estiradas para añadirles altivez.
@Ted Gore

Vamos a ver, aunque yo practico la primera opción, en realidad opino que ambas son respetables y existen todos los estadios intermedios imaginables. Pero para mí una cosa es fotografía y la otra ilustración digital. Todo es lícito... siempre que el autor no lleve a su público a engaño. Ahí radica el límite. En dar a entender a la gente que algo inexistente es real. Por poner un ejemplo práctico: no entiendo que se anuncie un viaje fotográfico a un destino ilustrándolo con una escena que los participantes jamás van a ver, porque ese lugar simplemente no existe como tal. Eso es engañar. Y también lo es explicar en un foro o en las redes sociales el enorme esfuerzo y la pericia sin par que te llevó a obtener una imagen fantástica que, en realidad, jamás viste ni existió.


Invierno en las islas Lofoten, Noruega, 2015
@Oriol Alamany


LA CULPA NO ES DEL PHOTOSHOP
Conviene aclarar que en toda la historia de la fotografía el retoque y la manipulación siempre han estado presentes (No, siento decepcionarte, la manipulación fotográfica existió mucho antes que el tan encumbrado por unos y denigrado por otros Adobe Photoshop). 

La culpa no es de Photoshop, que es una aplicación neutra, sin intelecto, opinión ni tendencia. Yo lo uso a diario para ajustar mis fotografías y no por ello parecen salidas del mundo fantástico de El señor de los anillos o  Juego de tronos, como algunas que se ven en las redes sociales o en portales como 500px. La culpa es de la manera en que algunos usan o abusan del Photoshop.

También conviene no olvidar que hay otras muchas maneras de manipular la naturaleza o no contar la verdad al público sin recurrir al ordenador. Por ejemplo, fotografiando animales en cautiverio, amaestrados o rapaces de cetrería haciéndolos pasar por salvajes (Sobre ello Eulàlia y yo escribimos hace años un artículo en la revista IRIS de AEFONA). O bien colocando fondos falsos a las fotografías de insectos o flores silvestres. O utilizando cartulinas de colores delante del objetivo para simular inexistentes nieblas o desenfoques naturales. Todo ello y más constituyen distintos niveles de manipulación. O sea que no nos limitemos a culpar tan solo al Photoshop.

 
Este tipo de imágenes de ranitas con posturas irreales tienen mucho éxito en internet. Los animales son manipulados mediante hilos que luego son borrados en Photoshop.


Los partidarios de la segunda de las facciones, los creadores de imágenes de naturaleza oníricas, suelen responder a la pregunta de por qué manipulan tanto sus fotografías con un: "Es que ahora es más fácil hacerlo" o  la clásica: "Es que mis fotografías son arte, y al arte no se le pueden poner límites". Que queda superchulo decirlo pero es una sandez, ya que da a entender que toda fotografía realizada a lo largo de la historia antes del Photoshop, o bien en la actualidad pero sin manipulaciones, no debe ser arte.

Jirafa reticulada comiendo follaje, reserva Nacional de Samburu, Kenia, 2010
@Oriol Alamany


¿ES QUE NO TE GUSTA LA NATURALEZA?
Quizás es que mi pregunta inicial es equivocada. Quizás la pregunta correcta debería ser: ¿No te gusta el mundo en que vives? O bien ¿no te llena lo suficiente y piensas que con unos retoques aquí y allá vas a mejorarlo cual Dios Todopoderoso? Si prefieres deformar unas montañas estirándolas hacia arriba para que tu imagen tenga un mayor impacto, quizás es que no has sabido apreciar su belleza real. O también que no has sido capaz de captarla correctamente con tu cámara. 

¿Qué sucede si un día la naturaleza no te concede una luz espectacular? ¿La suples con unos bits informáticos y Santas Pascuas? Cómo fotógrafos que somos, sabemos que la gracia y el valor de las luces inhabituales es precisamente eso: que no son habituales. Hay que esperar y hay días en que no aparecen. ¡Ahí está el reto, la grandeza de la fotografía de la naturaleza! No es malo salir al campo y volver sin la fotografía imaginada. No hay que sentirse frustrado, hay que sentirse más motivado si cabe.

Si cada vez que saliéramos al monte lucieran grandilocuentes cielos rojizos y púrpuras con voluptuosas nubes, los árboles y plantas fueran perfectos sin ramas u hojas rotas, los animales lucieran sus mejores galas, etc, todo eso ya no nos llamaría la atención. Que es precisamente lo que empieza a suceder cuando miras fotografías en ciertas redes sociales, donde los paisajes son siempre magníficos, espectaculares, sin fallo alguno... Pero que a mí, con 59 años a mis espaldas, bastante curtido en viajes y con miles de horas pasadas en la naturaleza, no me evocan las sensaciones verdaderas y tan satisfactorias que yo experimento en ella. No me emocionan, no transmiten autenticidad.


Vía Láctea en un macizo desértico, Namibia, 2013
@Oriol Alamany


¿INVENTAR O VIVIR?
¿Y si resultara que el fotógrafo de naturaleza verdaderamente artista es el que es capaz de obtener una buena fotografía sin necesidad de eliminar sus imperfecciones, sin manipularla excesivamente, sin exagerar la realidad? Hay que saber apreciar la belleza de una imperfección. Es como sucede con las personas: no todos somos agraciados y perfectos. Los/las supermodelos son minoría. ¡E incluso a ellos y ellas las retocan con Photoshop! Pero hay chicas con pecas que son un encanto, personas maduras fascinantes, hombres fofos atractivos… Eso lo han descubierto hace años los fotógrafos de retrato y algunos de ellos sí que saben sacar partido de esas imperfecciones en lugar de eliminarlas. Los fotógrafos de naturaleza deberíamos tomar buena nota de ello.

Tomar la decisión personal de mostrar en nuestras fotografías el mundo natural auténtico, parecido a la realidad, aunque sea a través del filtro de nuestra mirada personal de fotógrafo ¿es purismo? ¿No es arte? ¿Es cerrarse a las nuevas tecnologías? ¿Es ser retrogrado? Yo considero que en absoluto. Es una valiente y difícil apuesta personal como autor (o artista si prefieres llamarlo así), mucho más arriesgada que recurrir sistemáticamente a la manipulación. 

Crear algo en casa, cómodamente sentado ante un ordenador con música de fondo y una cerveza fría al lado, es algo que no me interesa. En mi obra fotográfica deseo plasmar y transmitir a otras personas la naturaleza que amo, escenas que yo he vivido y experimentado, lo que me emociona, mostrar aquella imagen que creé cuando estaba agotado o helándome de frío Yo necesito VIVIR mis fotografías. Lo otro, repito, no me interesa.


19 comentarios:

  1. Aquests es dels tòpics que hi ha, i de difícil solució, ja que cadascú tria la seva opció. Jo estic amb la teva i crec amb ella. Avui dia no Caldria sortir a la natura per crear imatges de natura. Precisament, lo encisador es viure en contacte amb ella i poder compartit la teva vivència amb la resta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, si no fuera así, para mi no tendría ningún sentido.

      Eliminar
  2. Yo también me considero "purista", porque lo que me gusta experimentar con mis fotografías son las mismas sensaciones que tuve en el momento de hacerlas, en revivir estos instantes cuando las miro transcurrido un tiempo. Me gusta guardar y mostrar la naturaleza tal como la veo y la vivo. Pero eso no quita que admire el trabajo de muchos "artistas" del Photoshop, que lo que hacen es mostrar su mundo imaginario, pero no por ello menos real.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calificación "purista" no me gusta demasiado porque suena a intransigente o falto de evolución. Pero veo que estamos en el mismo tren.
      Por otra parte hay autores que crean sus mundos artificiales mediante imágenes magníficas, que a mi mismo me impresionan desde un punto de vista estético. Pero son otra cosa, me cuesta considerarlas como "fotografía".

      Eliminar
  3. Buena entrada Oriol y puede fomentar cierta polemica ya que cada uno lo ve de su manera y cree ciegamente que esa es la buena. A mi gente que no me conoce realmente me ha encasillado con una etiqueta que cree que me define (purista, clásico, paiajista, concursista...) pero solo puedo decir que conocen una parte de mi archivo, la que me interesa mostrar publicamente pero detras hay cientos, miles de fotografias que no han visto la luz y que harian dudar de sus "certeras" afirmaciones, con esto quiero decir que lo mas importante, al menos para los que amamos la naturaleza es lo que ella te permite vivir de vez en cuando, tengas o no la foto perfecta y cada vez es mas asi...
    Tambien creo que algunos tienen prisa por "progresar" y ser "famosos" en las redes sociales y recurren a todos los medios a su alcance pero ya estamos hablando de mezclar la velocidad con el tocino, no es la foto, es el reconocimiento social lo que buscan, hay de todo y de todo tiene que haber.
    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La entrada esta hecha con ánimo de polemizar, precisamente. Pero también escrita con un cierto tono satírico. La tenía escrita hace más de un año y no me decidía a acabarla precisamente porque sé que algunas personas enseguida saltan y agreden cuando opinas distinto de ellos. Pero bueno, hace pocos días, en el avión de regreso de un viaje a Kenia me puse a terminarla y hoy la he publicado. Esa es mi opinión y en el texto insisto que respeto (casi) todas las tendencias siempre que no llamen a engaño. Y si, tienes razón, para ciertas personas es más importante los Likes o galardones que su foto sea realmente creativa y original.

      Eliminar
  4. Fantástico y, creo, más que acertado artículo.
    Mi amor y pasión por la naturaleza y todo lo que ella me hace sentir nació muchísimo antes que mi pasión por la fotografía. Con ella precisamente lo que trato es de "atrapar" para luego poder volver a sentir y compartir todas esas emociones que la naturaleza me despierta en los cinco sentidos.
    Una pequeña muestra de lo que aquí se debate es como, tras estar cuatro años viajando en vacaciones con mi vieja furgoneta hasta Zermatt con la ilusión de conseguir fotografiar al monte Cervino (Matherhorn) nevado y con resplandor Alpino, un amigo, aficionado a la fotografía, me comentó que no perdiese más tiempo ni dinero y que la hiciera con un filtro y unos retoques en PS y listo... le contesté que era lícito (siempre que se reconozca) pero eso no es fotografía de naturaleza y lo más importante, al menos para mi, es el vivir esos momentos, tan mágicos en la naturaleza, con la vista, con sus olores,con la piel...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vivencias personales no se pueden crear con un filtro y PS. Muy buen ejemplo el tuyo. Has preferido vivir que tener luna foto falsa.

      Eliminar
  5. Muchas gracias por esta reflexión Oriol, estoy totalmente de acuerdo contigo. La naturaleza nos ofrece muchisima arte para buscar y interpretar en el momento en que estamos allí, congelándonos o muriéndonos del calor, bajo la lluvia o un sol que te seca los labios, con los músculos tensos y la cabeza que en pocos segundos después de ver, imagína y traduce. Muchas veces me ha pasado de hacer muy buenas fotografías (muy buenas para mí, claro) en sitios que parecen no decir nada, mirándolos así rapido. Hay muchos secretos escondidos por todas partes, que se discubren solo viviendo la fotografía en el momento.
    Me parece que más a menudo las imágenes que "parecen salidas del mundo fantástico de El señor de los anillos o Juego de tronos" no solo se encuentran en redes sociales sino también en concursos de fotografías...y muchas veces ganan, o casi.
    Aún así yo prefiero quedarme con mi filosofía y disfrutar de la naturaleza en todo lo que ofrece, también con sus imperfecciónes.
    ¡Buena luz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotografía de la naturaleza debe ser introspectiva, pienso. Yo, mis fotos, las hago primordialmente par mí. Si luego gustan a otros, fantástico. Pero las hago porque me gusta hacerlas, tal y como tú también apuntas.
      Y si, algunos concursos fotográficos son muy responsables de están favoreciendo lo "espectacular por espectacular", alejándose de la simple creatividad fotográfica.

      Eliminar
  6. Yo no entiendo otra forma de realizar mis fotografías que viviéndolas previamente, incluso antes de realizarlas. Es la expresión de unas sensaciones interiores que plasmas en una imagen, pero que estás sintiendo o has sentido antes y que te evoca lo que estás viendo (o no, ya que a veces la imagen no la has captado con la cámara y tu estás sintiendo que está allí); es la percepción, la culminación de los sentidos, un olor, una brisa, un sonido ... o todo junto y que te lleva a tomar la cámara y enfocar incluso con los ojos cerrados, con el corazón. Si no te mojas, no sientes la brisa y el aroma de los frutos mojados o la tierra en tu cuerpo, cómo vas a trasmitir tus sentimientos en una imagen?, que en definitiva es para lo que haces la fotografía.
    Siente tus imágenes, vívelas.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Veo que estamos en la misma filosofía de trabajo.

      Eliminar
  7. Sublim. Un article que reflecteix el que molts sentim -i ens agrada sentir i dona sentit- al que és, en el meu cas, un magnífic hobbie. Sense anar més lluny, m'has fet recordar el que m'ha passat aquest cap de setmana quan, amb tota la il·lusió, feia una escapada per la zona de la Vall de Benasque. Quan vam arribar la situació era força complicada: fred, molt vent i neu. Vam haver de canviar de plans, volíem acampar, i no vam tindre sort amb les llums de les sortides que vam haver d'improvisar. Justament, la reflexió que fèiem era aquesta. Si a totes les sortides la natura ens regalés sempre situacions de llum límit, espectaculars... les valoraríem igual? O potser, pitjor encara, no sabríem -o apreciaríem- allò que tenim davant, encara que en aquest precís moment, no llueixi amb les millores gales? No rau pas en això la foto de natura? de buscar, explorar, mirar una mica més enllà... i deixar-nos sorprendre per tot allò que ens envolta?

    ResponderEliminar
  8. Buen artículo Oriol. Hecho de menos la Fuji Velvia, pero esa manera de trabajar ya no volverá, aunque aun se pueden encontrar grandes retos para el que ama la naturaleza y la fotografía. El magnífico Jim Brandeburg se propuso salir al bosque y hacer una solo foto por día, no importa el motivo o la hora del día, el resultado se publico en National Geogrpahic y ha dado como resultado un bonito libro: https://www.amazon.com/Chased-Light-Journey-Jim-Brandenburg/dp/1559716711 Podéis verlo en su página web: http://www.jimbrandenburg.com/ en la sección del menú que lleva por título "Chased by de light."
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy buen artículo y muy esclarecedor y que dice exactamente lo que muchos pensamos. Como bien dices, el retoque y la manipulación fotográfica ha existido siempre, de maneras más chuscas o más elaboradas, pero al menos para mí, la fotografía de paisaje o de fauna, por citar solo un par de ejemplos debe transmitir lo que sientes en el momento de hacerla, porque sino el primero que te engañas eres tú mismo. Como bien dices, un paisaje o una escena de acción es espectacular porque no es frecuente, porque hay que salir mucho para que ocurra, porque tienen que coincidir muchas cosas para que salga y porque cuando al final sale y la consigues captar, el primero que te quedas satisfecho eres tú. Quizás sea que como dijo Pere en un mensaje anterior, a la gente le puedan las prisas o las ganas de notoriedad en las redes sociales, y eso no pasa solo con la fotografía.
    Pero además de la manipulación, yo creo que cada vez hay menos imaginación a la hora de hacer fotos, cada vez se ven más paisajes e incluso más encuadres iguales, con pequeñas variaciones, pero iguales, cada vez la gente sale menos con la cámara al monte a buscar animales y prefieren ir a un hide a hacer las mismas fotos que el resto de la gente, cuanto más cerca mejor y sin importarle que para conseguirlas haya que atar un conejo a una cuerda para que se lo coma un águila real delante de sus narices.
    En fin, que no me enrollo más, me ha gustado mucho el artículo.

    ResponderEliminar
  10. Pobres los que se engañan a sí mismos, los que sin conocimientos ni paciencia pretenden llevase a casa la foto que han visto hacer al vecino, al cuñado o al ídolo de masas en las redes sociales. Todos, o al menos yo, alguna vez hemos pasado por etapas en las que hemos querido aquella instantánea X, aquel quebrantahuesos en vuelo, un urogallo cantando o esas luces rosas sobre un lago alpino con las montañas de fondo, pero cuando lo hemos intentado hemos visto que no, que no es ni tan fácil, ni mucho menos original. Lo más normal es fracasar y creo que esa es una de las cosas que forja al fotógrafo de naturaleza, el intentar e intentar, y quizás es así como los buenos llegan a tener un estilo propio, no lo sé. Todo es licito en la fotografía, modificar, retocar, alargar, poner, sacar...pero ojo, eso lo puede hacer todo el mundo, es lo fácil, tener una instantánea con la cara de un león macho hipercontrastada y recortada, una magnifica costa vasca con colores sobresaturados y texturas hiperenfocadas que te dejan atónito , imágenes envidiables! Pero cuidadín, han vivido la fotografía de naturaleza? Pues seguramente no, porque se habrán perdido el oler un bosque húmedo , el despertarse con el canto de un cuco, el rodearse de niebla, el mancharse la ropa, el meter el pie en el rio helado y el descubrir que se mueve alrededor del escondite donde uno lleva metido horas...todo eso claro, volviendonos a casa sin ninguna fotografía buena... ya se sabe...es la dura vida del fotógrafo de naturaleza y muchos "artistas " se lo pierden.

    ResponderEliminar
  11. A pesar de lo recurrente del tema ya que esta polémica va saliendo de vez en cuando, igual que la del uso o no de filtros durante la toma fotográfica, no por ello deja de ser una buena reflexión.
    Desde mi punto de vista, seas del "equipo A" o del "equipo B", el simple hecho (o no tan simple) de tomar una fotografía implica un ejercicio intelectual sobre el sujeto u objeto fotografiado. ¿Por qué fotografío?, ¿qué fotografío?, ¿cómo lo fotografío? ¿cuándo lo fotografío? ¿qué es lo que busco?, ¿con qué cámara? (si es que tenemos varias) ¿con qué focal? ... Y posiblemente hayan otras muchas preguntas que consciente o inconscientemente nos planteamos antes de tomar esa instantánea tan deseada. Por otro lado están todos aquellos procesos mentales de "previsualización" de la imagen. Cuantas veces hemos pensado justo antes de accionar el obturador de nuestra cámara: "Esta es la imagen que yo quiero!". Después, una vez en casa cuando descargamos las fotos en el ordenador, empieza otro proceso intelectual de decidir cual o cuales de esas imágenes satisfacen nuestros objetivos (y/o responden esas preguntas que nos habíamos formulado con anterioridad), luego viene el "revelado" digital si trabajamos en "raw" donde nos guste o no, realizamos una reinterpretación de esa "realidad", que nunca va a ser objetiva, para obtener nuestra imagen final. Unos se limitarán a realizar un mínimo reencuadre, ajustar la exposición, el brillo, el contraste y aplicar una máscara de enfoque, y otros sin límites tocarán hasta el más allá los ajustes de saturación o crearán imágenes HDR pasadas de rosca, o tomarán varias fotografías para crear una nueva imagen. Como bien dices, todas las actitudes son respetables, siempre y cuando el autor sea honesto y explique qué es lo que ha hecho. Y por supuesto, en fotografía de fauna considero absolutamente inadmisible las imágenes de animales en cautividad en las que no se informe debidamente al espectador (como fotos en zoológicos o parques tipo Reserva Africana de Sigean, al sur de Francia)

    ResponderEliminar