17/3/15

• Cómo fotografiar un eclipse solar


Eclipse parcial de sol del 3 de noviembre 2013 que tuvo lugar al atardecer, fotografiado en pleno desierto de Rub al-Khali, Omán
Canon EOS 5D MkIII a SO 400, 500 mm f:4L IS + Extender 2x-II, 1/125 f:22
© Oriol Alamany


Este próximo viernes 20 de marzo 2015, además de empezar la ya ansiada primavera, va a producirse un eclipse solar total que va a ser visible en los archipiélagos de Svalbard y de Feroe. Como la mayoría de nosotros no podremos viajar allí para apreciarlo en toda su grandeza, nos conformaremos con verlo desde España donde, si las nubes nos lo permiten, podremos disfrutar de un eclise parcial de entre el 60 y el 80% de cobertura.

Según el Observatorio Astronómico Nacional, en el centro de la península ibérica la luna empezará a sobreponerse al sol a la 9h04 de la mañana y dejará de hacerlo a las 11h18. El máximo de cobertura se dará a las 10h08.

En Barcelona empezará a las 9h11 y terminará a las 11h27. El máximo de cobertura se dará a las 10h16.

Cada vez que se produce un fenómeno astronómico de estos, a los amantes de la fotografía nos vienen unas ganas locas de plasmarlo en imágenes. Pero fotografiar un eclipse no resulta fácil y, además, puede resultar muy peligroso para la integridad de nuestros ojos e incluso de nuestra cámara.


Video del eclipse parcial de sol del 63% que tuvo lugar el 4 de enero 2011 en Barcelona
Canon EOS 1D MkIV a ISO 800, 500 mm f:4L IS + Extender 12x-II, filtro solar Baader
© Oriol Alamany

CÓMO FOTOGRAFIAR UN ECLIPSE

Lo primero y más importante que hay que tener en cuenta al intentar fotografiar un eclipse solar, es que los rayos del sol dañarán de modo permanente nuestra retina en un instante si no nos protegemos debidamente. Ninguna fotografía que pueda hacerse merece perder la vista por ella.

Aquí de poco nos van a servir los clásicos filtros ND8 o similares de densidad neutra que utilizamos para reducir la luz en la fotografía de larga exposición. Ni tan siquiera los afamados BigStopper ND1000 de 10 pasos nos protegeran de las invisibles y  perjudiciales radiaciones solares. Aún con ellos, al mirar por el visor óptico de una cámara réflex quemaremos nuestro ojo irremediablemente. Estos filtros fotográficos simplemente restan luz, pero no filtran otras radiaciones tremendamente dañinas.

Por ello, tanto para fotografiar como para simplemente mirar un eclipse hay que usar filtros astrosolares especiales, tanto si lo vemos a simple vista, como si ampliamos la imagen mediante el uso de teleobjetivos, o mirando el fenómeno con unos binoculares. Incluso con eclipses de cobertura del 99% es indispensable el uso del filtro solar. Por lo tanto, o bien usamos un filtro solar específico, o bien está prohibido mirar por el visor óptico, ni tan siquiera para encuadrar ni para enfocar.

Por otra parte, el filtro solar también protegerá el costoso sensor de imagen de nuestra cámara, que igualmente puede verse afectado por el calor fuerte y la intensidad de los rayos. 

Los filtros solares astrosolares se venden en comercios de astronomía (o por internet en lugares como Amazon) en forma de laminas flexibles que recuerdan al papel de aluminio que se usa en la cocina. Tienen un factor de exposición de 100.000x: en el año 1999 yo compré en Barcelona un filtro de la marca Baader, lo monté en un anillo de fabricación casera, y es el que he usado a lo largo del tiempo en los distintos eclipses que se han sucedido desde entonces. Incluido el espectacular eclipse total que tuve el privilegio de fotografiar en 2012 en Australia. Una experiencia difícil de transmitir con palabras o imágenes.





Aspecto de la sabana arbolada de Queensland durante el eclipse total de sol de 14 de noviembre 2012 en Australia
Canon EOS 5D MkIII a SO 100, 17-40 mm f:4L, 1/10 f:4
© Oriol Alamany

Fotografiando el eclipse total de sol de 2012 en Australia
Canon Powershot G10
© Eulàlia Vicens


Para que el sol no nos aparezca como una redondita minúscula en la imagen deberemos utilizar el teleobjetivo más potente que tengamos a mano. Yo uso un 500 mm, combinado con un teleconvertidor, ya sea un 1,4x o bien un 2x. No hay que preocuparse mucho por la calidad, ya que la imagen del sol no suele ser muy nítida debido al calor emitido. Las focales ideales serían de 600 a 1000 mm en formato FF, y algo menos con formatos menores como el APS-C o el Micro 4/3. 

Debido al considerable aumento, hay que montar la cámara con el teleobjetivo en un trípode y utilizar preferentemente un cable disparador y usar el bloqueo de espejo en las cámaras réflex a la hora de disparar.

Insisto en que jamás hay que mirar por el visor a menos que usemos un filtro astrosolar. La alternativa si no disponemos de él es usar algun ND o disparar a diafragmas muy cerrados y entonces fotografiar a través de la función LiveView. (O por el visor electrónico en una cámara CSC o sin espejo). Mirando al LCD de la cámara no hay peligro alguno para nuestra vista, aunque sí para la cámara. No conviene exponer el sensor durante largo rato al calor y radiación concentrados por el teleobjetivo. Mejor usarlo tan sólo para el disparo y cerrarlo de inmediato o bien poner la tapa al teleobjetivo en los intervalos.

Para afinar la exposición lo mejor será comprobar el histograma: debido al elevado contraste entre el sol y el cielo, este mostrará dos picos: uno de tonos oscuros a la izquierda correspondiente al cielo y uno del tono blanco del sol que deberá estar lo más a la derecha posible, pero sin llegar a quemarse. A menos de que haya nubes o el eclipse coincida con la puesta o la salida del sol, normalmente resulta imposible captar el tono del cielo correctamente sin sobrexponer el sol.

Histograma de una correcta exposición de un eclipse solar parcial.
© Oriol Alamany


Eclipse parcial de sol del 63% con algo de nubes el 4 de enero 2011 en Barcelona
Canon EOS 1D MkIV a ISO 800, 500 mm f:4L IS + Extender 12x-II, 1/50 f:10 + filtro solar Baader
© Oriol Alamany


Eclipse parcial de sol del 83% el 3 de octubre 2005 en Barcelona
Canon EOS 1Ds MkII a ISO 320, 500 mm f:4.5L + Extender 2x, 1/50 f:11 + filtro solar Baader
© Oriol Alamany



Proyectando sobre una superficie la imagen proyectada por unos binoculares, un buen método para apreciar la forma del sol durante el eclipse sin arriesgar la vista.
© Oriol Alamany



Momento culminante del eclipse total de sol de 14 de noviembre 2012 en Australia
Canon EOS 1D MkIV a ISO 800, 500 mm f:4L IS + Extender 1.4x-III, 1/125 f:5.6
© Oriol Alamany



Observadores de eclipses provenientes de diversos países del mundo durante el eclipse total de sol de 2012 en Australia
© Oriol Alamany




Observadores de eclipses ocupando todos los sitios libres antes del eclipse total de sol de 2012 en Australia. La autocaravana que usábamos Eulàlia y yo es la pequeñita Toyota, la segunda por la izquierda.
© Oriol Alamany


Observadores de eclipses preparándo sus aparatos la tarde anterior del eclipse total de sol de 2012 en Australia
© Oriol Alamany



Inicio del eclipse total de sol al amanecer del 14 de noviembre 2012 en Australia
Canon EOS 5D MkIII a SO 200, 500 mm f:4L IS + Extender 2x-II, 1/8000 f:45
© Oriol Alamany




Secuencia del eclipse parcial(78%) de sol de 11 de agosto 1999 en la Cerdanya, Pirineos
Bronica ETRsi, Zenzanon PE 100 mm f:4 + filtro solar Baader, 12 multiexposiciones sobre una única diapositiva Fujichrome Velvia 50.
© Oriol Alamany


Esta imagen final que os muestro la realicé en 1999. Consta de 12 multiexposiciones previamente calculadas, realizadas con una cámara de formato medio 4,5x6 sobre una única diapositiva Fujichrome Velvia de 50 ISO. 

Partiendo de la hora de máxima cobertura anunciada por los astrónomos, calculé los instantes en que debía realizar una toma a intervalos de 16 minutos, tanto antes del punto culminante (el sol central, el núm. 6), como después. Así logré captar las distintas fases del eclipse de sol, así como su punto álgido que cubrió un 78% del astro rey. Debido a la intensidad de la luz solar incluso durante el eclipse, la imagen la fotografié a través de un filtro Baader de astronomía, casi absolutamente opaco.

Tras finalizar el eclipse, en ese punto del proceso lo que tenía captado sobre la película era una fotografía con las distintas fases, sobre un cielo absolutamente negro (cuando en realidad el eclipse se produjo a pleno día). Por lo tanto, para recuperar el cielo azul real realicé una última exposición del cielo y las copas de unos pinos sin el filtro, procurando que no se sobrepusieran con los soles previamente captados, y que tenía marcados con un rotulador en un acetato que había puesto sobre la pantalla de enfoque. La imagen no está reencuadrada, ni se trata de ningún montaje posterior o digital. ¡Esto hoy en día se solucionaría en diez minutos de Photoshop!


6 comentarios:

  1. Hola Oriol,

    Fantástica entrada al teu blog un cop més!

    Per mi la que més "mèrit" te perque m'entenguis és la de la Cerdanya pel fet de ser analògica i el haver pre-calcul·lat la tragectòria del sol i les exposicions amb el mètode que expliques sobre pel·lícula i una làmina d'acetat! Avui día amb les càmeres digitals i les App's que tenim als mòbils és tot "més fàcil" que no pas abans...un valor afegit més de la fotografia analògica!

    Com sempre enhorabona per l'entrada! Estarem atents al eclipsi!

    Salutacions

    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Joan, en aquellos tiempos no habia apps de astronomía, ni la posibilidad de ver lo que estabas haciendo hasta días después. Recuerdo que dudé mucho en hacer la última exposición de los árboles, ya que con ella me podía cargar todo el trabajo previo.

      Eliminar
  2. Molt util, gràcies! les fotografies són genials.

    ResponderEliminar
  3. Moltes gràcies per les explicacions tant detallades! Jo pensava retallar el filtre i posar-lo entre l'objectiu i el filtre Uv protector de la lent....seria una bona idea?
    gràcies per avançat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sería una buena solución, siempre que no quede ningún resquicio por los que puedan entrar luz por los bordes. Agarrarlo por la parte exterior del objetivo con una goma elástica es otro sistema adecuado, aunque entonces, a veces, hace alguna arruga.

      Eliminar