16/1/15

• Test del teleobjetivo Canon EF 400mm f/4 DO IS II usm




••• READ THE ENGLISH VERSION OF THIS REVIEW •••


Parecía que los fotógrafos nos habíamos olvidado ya de la tecnología DO. Quizás algunos de los que me leéis ni tan siquiera sabéis qué carajo es eso. Pero en la feria de fotografía Photokina 2014 que tuvo lugar el pasado mes de octubre, Canon nos sorprendió tirándose de nuevo a la piscina con la presentación de un teleobjetivo de 400 mm f:4 de tan sólo 23 cm de largo y dos kilos de peso. Parámetros físicos mucho más reducidos que los de un teleobjetivo fabricado con tecnología óptica convencional. 

Pero esta joya no es más que el remake o la segunda parte, si usamos términos cinematográficos, de algo que en su día fue revolucionario, que pudo haber sido un éxito entre los fotógrafos de la naturaleza, pero que lamentablemente no lo fue.

2001: LA REVOLUCIÓN DO

Remontémonos trece años atrás. Cuando en diciembre de 2001 Canon comercializó la versión original del objetivo EF 400 mm f:4 DO IS, pensé que desde Japón habían oído mis deseos más secretos. 


Canon EF 400 mm f:4 DO IS en su polémica versión original de 2001


En aquel momento la mayoría de fotógrafos de fauna salvaje usábamos teleobjetivos de 500mm f:4L de unos 40 cm de longitud y con un peso de entre 4 y 5 kilos o, algunos, los 400 mm f/2.8 o 600 mm f/4 que superaban los seis. Moverse con cualquiera de ellos yendo de viaje o subiendo por las montañas era (de hecho, sigue siendo) un suplicio. Además, con los teleobjetivos voluminosos, disparar fotografías a mano alzada resulta difícil y seguir los movimientos rápidos de algunas aves en vuelo casi imposible. 

Las alternativas de menor tamaño o peso que en aquel momento permitían una mayor movilidad eran, o bien el ya antiguo Canon EF 400 mm f:5.6L (lamentablemente sin estabilizador de imagen IS), o la primera versión del 100-400 mm f/4.5-5.6L IS, que a 400mm no era ninguna maravilla óptica. Su segunda versión mejorada acaba de ser también presentada por Canon, aunque ambas pecan de una limitada luminosidad máxima f:5.6.

Así que cuando en 2001 vi el anuncio del 400 mm f:4 DO, más compacto que un 300 mm f:2.8 y de un peso cercano a la mitad del de un 500 mm, me pareció la óptica ideal para recorrer montañas a la búsqueda de animales salvajes. 

Para lograr esta proeza del diseño industrial los ingenieros de Canon habían incorporado al teleobjetivo una lente especial en material sintético (Fresnel, Diffractive Optic o DO) basada en las que incorporan los lectores láser de CD,  los faros, o los teleflash. Eso permite acortar la longitud total de la óptica así como reducir mucho su peso.





El Canon EF 400 mm f:4 DO IS versión I de 2001, junto al prototipo de un hipotético EF 400mm f:4L IS de diseño óptico convencional que jamás se fabricó, pero que Canon mostraba en las ferias de fotografía a título comparativo.



Sin embargo, la tecnología aún no estaba bien desarrollada y aquel 400 mm tenía una excelente resolución siempre que se cerrara un poco el diafragma (a partir de f:5.6). A f:4 pecaba de un contraste bajo y, aunque mejorable por post-procesado, la calidad de la imagen se veía algo comprometida.  En 2004 tuve la oportunidad de probar un ejemplar y la comparativa que hice con mi 500 mm me convenció de que los sueños, sueños son. No era una mala óptica ni mucho menos, pero para estar trabajando siempre que fuera posible a f:5.6, para eso ya existía el super manejable 400mm f:5.6L que, además no tenía un precio tan desorbitado. Ciertos fotógrafos aseveran que a partir de una fecha determinada, los ejemplares que salieron de la fábrica ofrecían un rendimiento mejorado. Pero la suerte ya estaba echada, la mala fama acompañaría a este teleobjetivo hasta el fin de sus días.

Por otra parte, la inclusión de la lente DO grabada con anillos concéntricos era responsable de que algunos usuarios se quejaran de los reflejos y del bokeh de esta óptica que creaba extraños desenfoques.

Así que fueron pasando los años y fue triste ver como una lente a priori específicamente diseñada para nosotros, los fotógrafos de vida salvaje, era utilizada por bien pocos. Para los profesionales no proporcionaba la calidad extrema de otros teleobjetivos de la Serie L, y para los aficionados el precio era inalcanzable. 

Canon realizó otro intento de lente DO en 2004 con el diminuto 70-300 mm f:4.5-5-6 DO IS, que tampoco tuvo mucha repercusión.


2014: NUEVA VERSIÓN EF 400 mm f:4 DO IS II

Photokina 2014: sorpresa mayúscula en esta feria de la fotografía. Canon anuncia la versión II de aquel teleobjetivo maldito. Algo que nadie se esperaba, ni un sólo rumor había corrido por internet. Fué esta la feria de las segundas versiones: nuevo objetivo 100-400 mm L IS II, nuevo 400 mm DO IS II y nuevo modelo de 24-105 mm.


Canon EF 400 mm f:4 DO IS II


Canon ha diseñado este teleobjetivo de nivel profesional pensando específicamente en los fotógrafos de vida salvaje, de viajes y en los fotoreporterosAparte de un diseño exterior más refinado y atractivo, las diferencias principales entre las versiones I y II anunciadas por Canon son:

- Nueva fórmula óptica de 18 elementos, combinando lentes DO de tercera generación y asféricas, así como construcción en aleación de magnesio para obtener un tamaño compacto y peso ligero.

-Recubrimiento SWC que reduce los destellos y reflejos, así como flúor que facilita la limpieza de la suciedad de las lentes exteriores. 

- Estabilizador de imagen de última generación de 4 pasos en lugar de 2, y con modo para el seguimiento de sujetos de movimiento irregular (Modo 3).

Distancia mínima de enfoque 3,3 metros en lugar de 3,5 (Lástima que aquí no se haya podido lograr una distancia más corta para la fotografía de pequeños pájaros o lagartijas o mariposas, por ejemplo). Mediante el uso del tubo de extensión Canon de 25 mm esta distancia de enfoque se reduce a 2,36 m.




- Sistema de enfoque silencioso motorizado Power Focus para tomas de video. 

- Peso de 2.100 gramos. Aquí se aprecia un ligero aumento del peso, ya que en la versión I  era de 1.940 gramos. Si le sumamos el parasol (que los fabricantes jamás incluyen en el peso indicado en sus catálogos), el total asciende a 2.275 gr.

- Medidas:  12,8 x 23,3 cm.

- Nueve laminillas de diafragma en lugar de ocho, para lograr un mejor bokeh en los fondos desenfocados.

- Desplazamiento del elemento DO hacia el interior del teleobjetivo para minimizar los reflejos.




¿NUNCA SEGUNDAS PARTES FUERON BUENAS?

Durante unos días del pasado mes de diciembre pude usar este teleobjetivo gracias al préstamo de Canon España. Hasta el momento de recibirlo aún no había visto ni una solo prueba de este modelo y me sentí un tanto privilegiado.

Fue un amor a primera vista, tan sólo abrir el pequeño maletín y cogerlo con las manos aprecié su excelente acabado, diseño y ligereza. Ligereza relativa, ya que son dos kilos, pero para alguien acostumbrado a trabajar con un tele de más de cuatro kilos, todo parece ligero. Colocarlo al lado de mi habitual 500 mm ya fue una revelación. ¡Qué diferencia de tamaño para una focal tan similar!

El 400 mm f:4 DO IS II puede substituir con ventaja al tradicional, mayor, más pesado y costoso 500 mm f:4.
© Oriol Alamany


Normalmente toda la zona central de mi mochila Lowepro está ocupada por un 500 mm. Con el 400 DO, mucho más corto, se gana espacio para otras ópticas y accesorios. ¡O puedes comprar una mochila más pequeña!
© Oriol Alamany


Enseguida hice unos primeros disparos por la ventana para una rápida comparativa con mi 500 mm y comprobé con sorpresa que los resultados eran prácticamente idénticos. No era muy optimista al respecto dada la experiencia negativa con la primera versión, pero mis reticencias se derrumbaron de inmediato. ¡Ahora había que probarlo sobre el terreno!



Recorte al 100% comparando la calidad óptica con teleconvertidor 1.4x del 500 mm f:4L IS y del 400 mm f:4 DO IS II (Hacer clic para ampliar a tamaño real).
(El texto de esta fotografía tiene un error, ya que aunque el teleobjetivo trabaje a f:4, en realidad la abertura funcional es f:5.6).
© Oriol Alamany



Un amigo fotografiando con el 400 mm f/4 DO IS II en el Delta del Llobregat
© Oriol Alamany


Zampullín en las marismas de Les Filipines
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 1.4x-III, 1/250 f:5.6, hide
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de la fotografía anterior (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 1.4x-III, 1/250 f:5.6, hide
© Oriol Alamany


Tras una matinal haciendo diversas pruebas en los aguardos públicos del Delta del Llobregat, viajé luego hasta el Estany d'Ivars i Vilasana en Lleida. La primera tarde estuve por los alrededores del lago, probando el teleobjetivo haciendo caza fotográfica, que es donde esta óptica excele. Su portabilidad es genial y me permitió moverme con libertad fotografiando diversas especies de aves y recechando algún que otro conejo.



Conejo común al atardecer en el Estany d'Ivars i Vilasana.
Canon EOS 7D MkII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II a f:4 en rececho a mano alzada
© Oriol Alamany



Paloma torcaz al anochecer en el Estany d'Ivars i Vilasana.
Canon EOS 7D MkII a ISO 1600, 400 mm f:4 DO IS II a 1/250 f:7.1 en rececho a mano alzada
© Oriol Alamany


Tras un corto sueño, la madrugada siguiente Roger Santmartí de la empresa Photo Logistics me acompañó hasta uno de los hides que gestionan en esta zona húmeda. Se trata de un tumb-hide situado a nivel del agua desde donde pueden fotografiarse diversidad de aves acuáticas con un agradable punto de vista muy bajo. Allí me instalé en compañía del 400 y el 500 mm, mi cámara 5D Mk III y otro préstamo, la nueva 7D Mk II. Además de un termo lleno de chocolate caliente que me ayudó a pasar las largas y frías horas estirado. 




Trabajando con el 400 mm DO II dentro del tumb-hide de Photo Logistics en el Estany d'Ivars i Vilasana.
© Oriol Alamany

Tras usar este teleobjetivo durante unos pocos días creo que no hay mejor manera de resumir la experiencia que diciendo que no me importaría en absoluto que esta lente formara parte de mi equipo profesional. Usarlo es una gozada. Respecto al 500 mm f:4L IS con el que trabajo habitualmente la diferencia de tamaño y peso es muy notoria. Dos tardes estuve cargándolo al hombro paseando alrededor del Estany d'Ivars y hacerlo no tiene nada que ver con llevar un 500 mm, siendo muy utilizable sin trípode, a mano alzada.

Y no es tan sólo el peso, si no la absoluta manejabilidad para captar aves en vuelo con gran rapidez. 


Calamón común al amanecer en el Estany de Ivars.
Canon EOS 5D MkIII a ISO 1600, 400 mm f:4 DO IS II, 1/160 f:4, Hide Photo Logistics
© Oriol Alamany



Cormorán en el Estany de Ivars.
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 1.4x-III, 1/80 f:8, Hide Photo Logistics
© Oriol Alamany


Es cierto que la reducción de aumento al usar una focal de 400 mm en lugar de 500 es visible, aunque no demasiado considerable. Enseguida ví que el 400 hace un tándem perfecto con la 7D MkII, cuyo sensor APS-C aporta un aumento adicional de 1,6x (Distancia focal equivalente 640 mm).

En mi experiencia los puntos fuertes de este nuevo teleobjetivo son:

- Mejora notable de la resolución y contraste respecto a la versión original de 2001. Excelente ya desde la máxima abertura f:4, que en fotografía de fauna es siempre la más utilizada. No resulta necesario diafragmar para mejorar la imagen. Ausencia de aberración cromática. Totalmente comparable a los famosos teleobjetivos Canon de la serie L. 

- Fantástica compenetración óptica con los teleconvertidores 1.4x y 2x, resultando un 560 mm f/5.6 y un 800 mm f/8 de buena calidad (o bien equivalente a un 900 mm o un 1280 en una cámara de formato APS-C).

- Construcción robusta impecable, del mismo estilo y nivel profesional de los objetivos de serie L, protección sellada todo-tiempo.

- AF ultrasonico interno, rápido y silencioso. Anillo de foco manual extraordinariamente preciso y agradable al tacto, un placer utilizarlo. 

IS de cuatro pasos, silencioso y sin saltos como las versiones más antiguas.

- Acepta filtros de 52 mm en un cajetín trasero, incluso un polarizador específico.

- Gran parasol protector.

- Precio elevado, pero algo más comedido que la antigua versión 1 (6198 € contra 6455 €)  y menos que un 500 mm (8374 €).



Polla de agua en el Estany de Ivars.
Canon EOS 7D MkII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II, 1/640 f:4, Hide Photo Logistics
© Oriol Alamany


Aguilucho lagunero en el Estany de Ivars.
Canon EOS 7D MkII a ISO 800, 400 mm f:4 DO IS II, 1/2500 f:5.6, Hide Photo Logistics
© Oriol Alamany



Palomas torcaces en el Estany de Ivars
Canon EOS 7D MkII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II, 1/400 f:8, rececho a mano alzada
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de la fotografía anterior (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 7D MkII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II, 1/400 f:8
© Oriol Alamany



Nido de Cigüeña blanca en un poste, Ivars.
Buen rendimiento combinado con los teleconvertidores 1.4x e incluso 2x. 
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 2x-II (Distancia focal equivalente = 1280 mm), 1/160 f:8
© Oriol Alamany

Soy consciente de que mis conclusiones pueden parecer casi propagandísticas, pero esta es una de estas ópticas que enamora y que tras realizar la prueba me dio mucha pena devolver. Pero como soy bastante crítico con cualquiera de las herramientas que uso en mi trabajo profesional, siempre les encuentro algo que no resulta de mi agrado. Así que para que no todo resulte perfecto vamos a criticar algo inherente a todos los objetivos que usan lentes Fresnel o DO.



EL ÚNICO PUNTO OSCURO DEL 400MM DO IS II, LOS PUNTOS BRILLANTES

Garceta común a contraluz en el delta del Llobregat, Catalunya
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 1.4x.III, 1/1000 a f:5.6
© Oriol Alamany

Recorte al 100% de la fotografía anterior, donde se aprecia tanto la buena resolución con el 1.4x, como la peculiar forma que en ocasiones adquieren algunos brillos del fondo (Hacer clic para ver a tamaño real)
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II + teleconvertidor 1.4x.III, 1/1000 a f:5.6
© Oriol Alamany

La inclusión de la lente DO grabada con líneas concéntricas es la responsable del único problema o quizás debería llamarle "peculiaridad" de este singular teleobjetivo. La manera en que, en ciertas situaciones, se plasman los brillos desenfocados. A la primera versión del 400 DO se le acusó de producir extraños halos y también plasmar los brillos fuera de foco en forma de aros de cebolla cortada. Ese tema parece haber sido cuidadosamente re-estudiado en la versión II para evitar en lo posible su aparición.

Sin embargo, en el manual de instrucciones ya encontramos un aviso al respecto:

"Para evitar un mayor flare causado por luz fuera de de la imagen incidiendo en el elemento de la  lente DO, la colocación de la lente DO se ha optimizado, colocándola más profundamente dentro del objetivo y por lo tanto previniendo que la luz directa cree reflejos en la óptica DO. Junto con la lente de tercera generación DO, la alta calidad de imagen y reducción de tamaño y peso ha sido posible gracias a la combinación de esta lente DO con un elemento Ultra-dispersión (UD) y una lente asférica de gran diámetro.

Precauciones para las tomas:


Como característica de la óptica difractiva, en ocasiones puede aparecer un destello (flare) coloreado alrededor de la fuente de luz dependiendo de las condiciones de la toma."


Imágenes extraídas de un video sobre los objetivos Canon

La realidad es que en el uso cotidiano no he apreciado ni extraños reflejos ni un bokeh molesto ni mucho menos, al contrario. Canon parece haber realizado un trabajo a fondo en este sentido. Hay que forzar mucho la situación para que las cosas se empiecen a torcer. 


Y eso hice: llevar el objetivo al límite fotografiando brillos especulares sobre el agua a contraluz, o luces artificiales lejanas. 



Recorte al 100% de brillos sobre agua a contraluz, donde se aprecian los anillos producidos por la lente DO.
Canon EOS 5D MkIII, 400 mm f:4 DO IS II
© Oriol Alamany

En esos casos sí que pueden aparecer los brillos formados por aros concéntricos, pero no siempre y no de manera muy palpable. En realidad depende mucho del grado de desenfoque respecto al sujeto principal. En general, cuando más desenfocado está el fondo menos se ven estos anillos. Os muestro aquí los casos peores, buscando intencionadamente provocar ese efecto. En la mayoría de imágenes que he realizado de sujetos con brillos a contraluz eso no resulta tan patente, y sólo suele ser apreciable aumentando la imagen al 100%.

Si esta peculiaridad resulta motivo suficiente o no para desdeñar este teleobjetivo DO ya es una decisión que corresponde a cada fotógrafo: las ventajas de este óptica singular son varias, los posibles problemas tan sólo uno. 


 Luces lejanas de un pueblo, desenfocadas intencionadamente para provocar brillos.
Canon EOS 5D MkIII, 400 mm f:4 DO IS II a f:4
© Oriol Alamany

Recorte al 100% de los brillos de la fotografía anterior, donde se aprecian los anillos concéntricos producidos por la lente DO. En la mayoría de situaciones desenfocando un poco más o un poco menos los anillos desaparecen.
Canon EOS 5D MkIII, 400 mm f:4 DO IS II a f:4
© Oriol Alamany


ALTERNATIVAS AL CANON EF 400 MM f:4 DO IS II



Nido de Cigüeña blanca en lo alto de un silo, Ivars.
Aquí se aprecia la diferencia de aumento entre las focales de 400 y de 500 mm. Las leves diferencias de color se deben a un cambio de luz entre las dos instantáneas, no a los objetivos.
Canon EOS 5D MkIII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II y 500 mmm f:4L IS
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de la fotografía anterior (Hacer clic para ver a tamaño real).
Canon EOS 5D MkIII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II y 500 mmm f:4L IS
© Oriol Alamany


Recorte al 100% de otras fotografías tomadas con el 400mm DO (version II) y con el 500mm L (versión I) combinados con teleconvertidor 2x-II (Hacer clic para ver a tamaño real).
Canon EOS 5D MkIII a ISO 400, 400 mm f:4 DO IS II +2x-II y 500 mmm f:4L IS + 2x-II
© Oriol Alamany


Canon ofrece hoy en día numerosas alternativas para el fotógrafo interesado en la fotografía de fauna salvaje. Entre los 300 y los 600 mm existe una amplia variedad de focales y luminosidades, a las que ahora se ha unido este nuevo EF 400 mm f:4 DO IS II.

En general los 300 mm resultan demasiado cortos para la desconfiada fauna salvaje de España, a menos que los usemos con una cámara de formato reducido APS-C. O bien que aceptemos usarlos casi siempre con teleconvertidores. En este último caso el 300 mm f:2.8 es una buena opción.

Los 400 y 500 mm de luminosidad f:4 son los teleobjetivos en que aumento, peso y volumen combinan mejor. Por ello son los más usados por los fotógrafos de naturaleza y son los que yo claramente recomiendo. Las versiones menos luminosas f:5.6 son más portátiles y económicas a base de sacrificar luminosidad, mientras que el luminoso 400 mm f:2.8 se dispara en precio y peso. Pienso que el 400 o el 500 mm f:4 son el punto intermedio perfecto.

Con el 600 mm f:4 obtenemos un aumento superior que será muy bienvenido, pero a un coste y peso algo excesivos, sólo apto para personas con posibilidades económicas y si no hay que andar.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

GAMA ACTUAL DE TELEOBJETIVOS CANON EF

300 mm f:4L IS...  1278 €   /    1190 gr

300 mm f:2.8L IS II... 5813 €   /   2350 gr + parasol


400 mm f:5.6L... 1179 €   /   1250 gr + aro trípode


100-400 mm f:4.5-5.6L IS...  1498 €   / 1380 gr + parasol + aro trípode


100-400 mm f:4.5-5.6L IS II...  2162 €   / 1570gr  + parasol + aro trípode


400 mm f:4 DO IS... 6455 €   /1940 gr + parasol

400 mm f:4 DO IS II... 6198 €   /   2100 gr + parasol


200-400 mm f:4L IS 1.4x...   10.372 €   /   3620 gr + parasol


400 mm f:2.8L IS II... 9249 €   /   3850 gr + parasol


500 mm f:4L IS II... 8374 €   /   3190 gr + parasol


600 mm f:4 L IS II... 10.563 €   /   3990 gr + parasol

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Tamron y Sigma ofrecen también algunos teleobjetivos y telezooms más económicos y generalmente poco luminosos que no detallo aquí.


Reflejos al anochecer en el Estany d'Ivars
Canon EOS 7D MkII a ISO 800, 400 mm f:4 DO IS II, 1/125 a f:4
© Oriol Alamany



Cigüeñas blancas y Grajillas en Ivars
Canon EOS 5D MkIII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II, 1/640 a f:5.6
© Oriol Alamany



Cormoranes en el Estany d'Ivars
Canon EOS 7D MkII a ISO 200, 400 mm f:4 DO IS II, 1/160 a f:6.3
© Oriol Alamany



A nivel de focal, luminosidad y precio este nuevo teleobjetivo Canon EF 400 mm f:4 DO IS II se encuentra en un término medio-alto. Sin embargo, en cuanto a rendimiento óptico se sitúa claramente en la clase más alta, de excelente resolución, siendo luminoso pero a la vez muy portátil. 

Ello lo hace la herramienta ideal para la fotografía de acción, tanto para profesionales como para prosumers que puedan costear los más de 6.000 € que vale. 

A la hora de decidir la adquisición de un teleobjetivo para fauna salvaje habría que poner en una balanza los pros y contras que he enumerado del 400 mm DO II y ver hacia donde nos decantamos.



Canon EF 400mm f/4 DO IS II y Canon EOS 7D MkII, una poderosa y portátil combinación para la fotografía de fauna


Enlaces de interés sobre el Canon EF 400 mm f:4 DO IS II y la tecnología DO en general

Iré actualizando esta sección con nuevos enlaces a medida que aparezcan:

Explicación de la tecnología DO (2004)

Explicación de la tecnología DO (2009)





Agradecimientos

Gracias a Canon España por cederme temporalmente este objetivo, antes incluso de su comercialización. Y a Photo Logistics por dejarme usar su hide en el Estany de Ivars para realizar una prueba real sobre el terreno. 

Canon España me ha prestado esta óptica pero sin pedirme nada a cambio. Mis textos y conclusiones no están en absoluto impuestos por la marca. Son mis observaciones personales y las publico porque pienso que pueden ser de utilidad a los aficionados a la fotografía.


Postdata: El AF-S Nikkor 300 mm f:4E PF ED VR

Ya redactado este artículo y ultimándolo para su publicación, el 6 de enero de 2015 Nikon anunció su AF-S Nikkor 300 mm f:4E PF ED VR que, usando la misma tecnología de incorporar una lente fresnel a la fórmula óptica, aquí llamada PF (Phase Fresnel) en lugar de DO, conseguía diseñar un teleobjetivo pequeño y ligero. 

Nikon mismo ya reconoce asimismo los posibles problemas en reflejos debidos a la tecnología utilizada y ofrece una solución para minimizarlos mediante su software de revelado de Raws. Estaría bien que Canon incorporara algo parecido a su software DPP.









11 comentarios:

  1. Hola Oriol!

    M'encanten les comparatives de material. Me l'haig de llegir en temps i calma però he donat una ullada a les fotos i diria que a la comparativa del 500mm+1.4x i del 400mm+1.4x, on diu "a f:4" no hauria de dir "a f:5.6", doncs porta l' 1.4x muntat?
    Salutacions i gràcies per les teves comparatives. Gràcies a elles tinc un 17-40mm amb 6 mesos per vendre doncs em vaig fer amb el 16-35mm f/4 IS.... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes todo la razón Xavi, ha sido un lapsus. Ya ves que en el resto de fotografías realizadas con teleconvertidores la abertura está bien escrita teniendo en cuenta la pérdida de luminosidad que producen, excepto en este caso. El teleobjetivo realmente trabaja a su máxima abertura f:4, pero el uso del teleconvertidor reduce un paso. Y lamento ser el responsable de tu cambio de zoom gran angular ;-)

      Eliminar
  2. Hola Oriol,
    Te comenté por facebook pero a mi lo que realmente me gustan son los blogs de fotografía (debo ser de los románticos empedernidos que aún los tenemos y nos causa mucha satisfacción publicar y compartir).

    El artículo me parece excelente y muy detallado, cosa que me gusta mucho porque acerca tu opinión basada en tu experiencia y conocimientos a aquellos de nosotros que no manejamos normalmente este tipo de objetivos con lo que nos podemos hacer una idea bastante fiable con lo que nos cuentas.

    Especialmente interesante me ha parecido la relación de teleobjetivos con sus pesos y precios.

    Un objetivo de 6000 € para un aficionado que solo hace fotos para si mismo (y para su blog) y que por tanto jamás va a amortizar el capital invertido me parece mucho dinero (opinión personal). En mi caso estoy interesado en saber más de la 2ª versión del 100 - 400 que según he leído tiene bastante más calidad óptica que la versión I (que era bastante justita). La intención sería sobretodo avifauna (no se si 400 es suficiente o no y por ello me interesa un buen rendimiento a 400mm) ya que vivo al lado de los Aiguamolls de l'Empordà.

    A ver si des de Canon te mandan una unidad del 100 - 400 II para que lo testees y nos cuentas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Daniel, te sorprenderías de los teleobjetivos de 6.000, 9.000 o 12.000 € que tienen muchos aficionados a la fotografía de fauna que sólo hacen fotos para si mismos, como dices. Vete un fin de semana a los aguardos del Delta del Llobregat y ya verás. Normalmente nos cuesta mucho más a los fotógrafos profesionales adquirir y/o renovar estos teleobjetivos, ya que nos debemos autoconvencer de que el cambio será empresarialmente justificable.

    Aún no he tenido la oportunidad de ver el nuevo Canon EF 100-400 mm f:4.5-5.6 L IS II, ya le tengo ganas. En los test que he leído, parece que a 400 mm es mejor que la versión I (algo no muy difícil), pero levemente inferior a este magnífico 400 mm f:4 DO IS II. Lo cual también es lógico ya que es un zoom y cuesta casi tres veces menos.

    Pienso que el nuevo zoom 100-400 mm II va a ser un superventas, ya que incluso parece funcionar bien con el 1.4x. Respecto al 400 mm DO II supongo que se venderá más que la versión I, que fue un fracaso. Aunque cueste en torno a los 6.000 €, para nuevos compradores hay que pensar que eso es 1/3 parte menos que el 500 mm II.

    Para fotografiar en los Aiguamolls como aficionado, el zoom Canon 100-400 mm o uno de los 150-600 mm de Tamron o Sigma es la mejor opción.

    ResponderEliminar
  4. Hay ocasiones en que no te comprendo Oriol. Muchas veces tienes dicho, y con razón, que en la mayoría de las ocasiones en que usamos teleobjetivos para fauna, principalmente en Europa, éstos se nos quedan cortos, incluido el 500 F4, y a los que habitualmente hay que poner el TC 1.4 para salvar la situación de las distancias con respecto a los animales que pretendemos fotografiar. Ahora, resulta que un teleobjetivo de 400 mmm. es una maravilla!!! Si resulta qué, al final hay que ponerle también el 1.4 para poder trabajar con la mayoría de animales, incluso con hides, y se nos va a F/5.6, en que quedamos pues?? Un saludo
    J. A. García Fernández

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces yo tampoco me entiendo ;-)

      A ver: en la fotografía de vida salvaje hay muchas y variadas situaciones y cada una tiene su objetivo ideal. Lo que sucede es que algunos no podemos comprarnos uno específico para cada situación.

      Las razones para cada focal ya los explico en este artículo en el apartado "Alternativas al 400mm f:4 DO". Pero los repito de nuevo un poco más argumentados.

      Para caza fotográfica en España) o en Europa en general, muchas veces pienso que me gustaría tener un 600 o un 800 mm para fotografiar a los casi siempre asustados animales de nuestro país. Pero estás ópticas son carísimas (en torno a los 12.000 €) y muy pesadas para andar por el campo tal y como indico en este mismo artículo.

      La alternativa por precio y portabilidad son los 400 y 500 mm, que son los más utilizados por los practicantes de esta disciplina. La diferencia de aumento entre una focal y la otra no es muy considerable. De hecho los 400mm f:5.6 siempre fueron los favoritos de los fotógrafos de fauna en los años 70 y 80.... antes de que las marcas sacaron los excelentes 500mm f:4. Por el elevado precio de estos últimos, la gran mayoría de aficionados siguen usando la focal de 400, ahora en la forma de zooms 100-400mm f:4.5/5.6.

      Por lo tanto en mi opinión personal los 400 mm están dentro de este límite entre portabilidad, precio y aumento donde también están los 500 mm. También en mi opinión los 300 ya son demasiado cortos y sólo utilizables con animales confiados (básicamente en lugares como África u otros destinos lejanos) o para fotografía escondidos en un hide. Piensa que hay gente que casi no hace fotos de fauna a lo larg del año, sólo en vacaciones, cuando suelen viajar a algún destino bueno para fauna donde un 400 mm ya les resulta adecuado.

      Por eso me gusta este 400 mm f:4 DO: el aumento es relativamente bueno (aunque ya sé que puede quedarse corto en ocasiones, al igual que se queda corto un 500). Pero respecto a las opciones actuales de 500 mm estevresulta tremendamente ligero y muy portátil: ideal para caza fotográfica, montaña o para viajes al extranjero en que haya que coger vuelos en avión con sus conocidas limitaciones. Todo ello sin renunciar a la luminosidad f:4, algo que los tan usados zooms 100-400mm no alcanzan con su limitación a f:5.6.

      Si, este 400mm en concreto es una maravilla: por su enorme calidad óptica, su luminosidad y su tremenda facilidad de uso. El único pero son los reflejos y el precio.

      Eliminar
  5. En ése caso, por que no el super-luminoso 300 2.8, con un excelente bokeh y que soporta bien cualquiera de los TCs? En fin, para gustos........ hay colores. Que reza el dicho. Gracias por tus apreciaciones Oriol.
    Un fan de tú blog
    J. A. Garcia Fernández

    ResponderEliminar
  6. Ya he explicado tanto en el artículo, como de nuevo en mi respuesta, que en mi opinión un 300mm me parece una focal muy corta como punto de partida inicial. Al menos en España. Si vamos acortando más y más la focal, ¿porqué no en lugar del 300 mm f:2.8, el 200 mm f:2 con teleconvertidores? A mi parecer, creo que para mi trabajo necesito de 400 mm para arriba como punto de partida inicial, luego más los teleconvertidores cuando convenga. Y que conste que el 300mm f:2.8 me parece una belleza de óptica. Yo usé uno de la montura FD durante años y la razón por la que no lo tengo en montura EF es porque siempre se me quedaba corto, excepto en algunos casos de trabajo co Hides a escasa distancia.

    ResponderEliminar
  7. Publicada una nueva comparativa con el excelente 300mm f:2.8L IS II con y sin teleconvertidor, y el 400mm f:5.6L. A máxima abertura el 400mm DO II los supera a todos.
    http://www.lensrentals.com/blog/2015/01/more-canon-400m-do-ii-comparisons

    ResponderEliminar
  8. Hola ,muchas gracias por tu trabajo y esfuerzo para todas estas comparaciones.
    Mi pregunta es diferente pues este 400mm me queda muy lejos.Quiero comprar un tele usado y no se cual me dara mas calidad y busco informacion.
    Canon 500mm f4,5 L
    Sigma 150-600mm sport

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Canon EF 500mm f4.5L fue mi teleobjetivo de 1995 a 2007, cuando lo cambié por el primer modelo 500mm f4L IS. Siempre me pareció un tele espectacular, pero no tengo manera de compararlo con el reciente Sigma 150-600mm Sport, ya que jamás lo he probado. Por cierto, que de este último no debe de haber muchos de usados a la venta.

      Sin entrar en las diferencias de calidad óptica, que desconozco (ambos tienen fama de ser buenos), ambas opciones son radicalmente distintas: el 500 es una focal fija más luminosa, pero sin estabilizador de imagen, mientras que el 150-600mm es menos luminoso, pero si incorpora estabilizador. No desdeñes el también nuevo Sigma 150-600mm que no es de la serie Sport, pero del que hablan muy bien de calidad también. O el modelo similar de Tamron.






      Eliminar