30/5/08

• Manifiesto en defensa de los derechos de los fotógrafos



Vieja Haya entre la niebla, valle de Aspe, Francia, 1991
Canon T90, 400 mm f/4.5, Kodachrome 64, trípode
© Oriol Alamany

Esta es una de mis obras pirateadas por una editorial que, en una reciente sentencia judicial, se considera como una "mera fotografía" con menos valor que el texto de un folleto de instrucciones de una mampara de baño.

La misma justicia de nuestro país que considera que un folleto de instrucciones de una mampara de baño es una "obra literaria" y le concede el mismo grado de protección que al "Quijote", ha denegado a diez fotógrafos cualquier tipo de protección para casi 300 de sus trabajos. Les ha negado el rango de "obras fotográficas" relegándolas al de "meras fotografías" sin derechos de protección moral alguno. Lamentablemente no se trata de un caso único.

Todo empezó cuando hace unos años estos fotógrafos descubrieron que una editorial de libros de texto escolares estaba lucrándose ilustrando sus publicaciones a costa de robar imágenes publicadas en revistas o libros de otras editoriales. Los fotógrafos (entre los que me cuento yo y otros conocidos profesionales del país) nos unimos y interpusimos una demanda conjunta. A pesar de que en el juicio la editorial reconoció su delito, la sentencia dictada por el juez fue negar a los fotógrafos cualquier derecho moral sobre sus obras y que había que pagarles... ¡el precio de tarifa sugerido por el mismo ladrón!, muy inferior al habitual en el mercado editorial.

En la posterior alegación a la Audiencia Provincial de Barcelona, otro juez ha reconocido que el precio por los derechos de reproducción no era razonable y lo ha elevado al habitual en las tarifas del mercado. Pero a vuelto a calificar nuestros trabajos como "meras fotografías" sin valor intelectual alguno, lo que nos impide reclamar derechos morales como indemnización. Es decir, la empresa que ha robado nuestro trabajo profesional ha pagado el precio de tarifa como cualquier cliente honrado, sin penalización alguna por su delito.

En nuestra actual Ley de Propiedad Intelectual, la distinción entre "obra" y "mera" tan sólo se da en el arte fotográfico. No existe la "mera literatura" para calificar un texto sin sentimientos como puede ser un folleto de instrucciones, no existe la "mera pintura", ni la "mera música", ni la "mera arquitectura". En nuestra opinión, como ya se reconoce en otros países, la calificación de "mera fotografía" tan sólo debería aplicarse a las imágenes realizadas por mecanismos automáticos sin un operador, como las fotografías de los radares de tráfico, de las cámaras de vigilancia, etc. 

Para eliminar esta discriminación anticonstitucional que puede conducir a nuestra desaparición como colectivo profesional, los fotógrafos hemos redactado un Manifiesto donde exigimos que se modifique la actual Ley de Propiedad Intelectual y se elimine esta injusta distinción, que abre las puertas a las triquiñuelas legales de los ladrones de nuestro trabajo creativo. 

Podéis leer más sobre el tema y, si lo deseáis, firmar el Manifiesto aquí.

5 comentarios:

  1. Después de leer el artículo y recordar la charla que mantuvimos al finalizar el curso de este fin de semana, no he podido hacer otra cosa que firmar el manifiesto.

    La verdad es que es vergonzoso, tanto el pirateo sufrido (menuda cara) como el trato que da la administración...(estos tampoco se salvan)

    Suerte y ánimos!

    ResponderEliminar
  2. Es una buena manera de pensar, pero es más importante firmar físicamente -por internet nadie cree bien las firmas- y conseguir que fotógrafos con renombre sigan la causa.

    fácil de decir... difícil de hacer.

    ResponderEliminar
  3. ¿Que conocimientos de fotografía tiene un juez? Posiblemente menos que yo que soy un mero aprendiz. Y si puede calificarlas de "mera fotografía", ¿Porqué prohíben hacer "meras fotografías" en todos los sitios, catedrales, conciertos, centros comerciales, edificios...?
    Firmaré el manifiesto.
    ArturoCar

    ResponderEliminar
  4. me parece alucinante como la ley está del lado del empresario y nunca del artista/autor. como fotógrafo freelance tengo una galeria en flickr y desde ahí promuevo el manifiesto. la imagen podéis descargarla para ponerla en vuestros blogs, webs y galerías para movernos más y formar masa: http://flickr.com/photos/rauldapena/2725971289/
    copiad el texto que copio integro de la web xatakafoto (donde conocí yo el tema) con los enlaces pertinentes, GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  5. Como te comenté por correo,
    ¿ Porqué todo el mundo interpreta que el legislador redactó la ley de "meras fotografías" en referencia a creatividad ?, cuando solo se refiere a que no sean originales. Original se refiere a que no sea una copia o reproducción.

    ¿ Qué letrado se atreve a negar que el legislador se refiere a “obras fotográficas” cuando se trate de una representación original, en dos dimensiones de un espacio de tres dimensiones ?, dejando la definición de “meras fotografías” para cuando se trate de fotografías obtenidas de un original (obra fotográfica) copia (reproducción) fotográfica, obtenida con la técnica fotográfica.

    La fotografía “no es” lo que aparece en ella, ni es una copia de lo que tiene delante, es simplemente una representación.

    La valoración de copia está contemplada en cualquier disciplina. En escritura se habla de determinado numero de concatenación de palabras (idéntico), que se ha considerado por parte de los entendidos, que no puede ser casualidad.

    En fotografía no existe la copia idéntica del original, puesto que, o se trata de una reproducción “mera fotografía” o será una interpretación del mismo tema, que será una nueva representación y por tanto una nueva obra fotográfica.

    La originalidad de las capturas fotográficas de espacios de tres dimensiones es un hecho. Reto a cualquier que afirme lo contrario, que seleccione una captura fotográfica, la que quiera, y que "realice" una igual.

    Es imposible tener dos originales idénticos de un mismo tema o una escena si no es mediante las técnicas de reproducción fotográfica o copia fotográfica, que utilizan, el original en ampliadora para obtener copias fotográficas o una cámara fotográfica para reproducir el original colocado frente a ella.

    En mi especialidad, la fotografía de estudio-bodegón (producto) no conozco a ningún fotógrafo de mi sector que sea capaz de copiar ni siquiera sus propios originales de los que sabe los detalles de iluminación y se deberían poder reproducir en su propio estudio. Si en un estudio es imposible, no hablemos de las fotografías realizadas en con luz natural, que cambia cada minuto de cada día de cada mes de cada año. Sin hablar del punto de vista y del objetivo utilizado.

    Quizás la palabra “original” que se utiliza en fotografía con todo su significado, para hablar de la captura plasmada en un soporte químico, toma inicial e irrepetible, está llevando a confusión hasta a los propios letrados que están del lado de los autores, confundiendo la originalidad con creatividad. ¿Quíén es capaz de valorar la creatividad?, es seguro que se puede, pero no podemos creer que la ley pretenda entrar en valorar y diferenciar las obras de los autores, como no diferencia a las personas por su sexo, raza, creencia. aspecto, vestuario o creatividad.

    ( Si no estoy equivocado, todos y todo somos y es química. La captura digital también nace de una reacción química convertida a electricidad y a valores 0 y 1 )

    Javier Sardá
    Http://www.autor.org/sarda/index.htm

    ResponderEliminar